Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Al cierre de la jornada electoral del 11 de marzo, la confianza en el proceso electoral colombiano quedó malherida por la falta de tarjetones para las consultas inter-partidistas que se presentó en varios puestos de votación. Y es que no se trató de una falla de importancia menor. Aunque matemáticamente no haya afectado de forma significativa el resultado final de las consultas, representa un grave daño con un costo incalculable para la democracia colombiana; un error inadmisible por parte de la Registraduría que no se puede minimizar ni justificar de ninguna manera.

¿Pero por qué fue tan grave? A continuación comparto cinco razones:

  1. Se vulneraron dos derechos fundamentales sagrados para la democracia: el derecho a votar y a la igualdad ante la ley. La voz de algunos votantes no se contó y ellos nunca lo olvidarán. Por otra parte, la voz de unos ciudadanos contó más que la voz de otros, hecho que nos debería importar a todos porque a cualquiera le hubiera podido pasar. Esto no se puede minimizar argumentando que no afectó el resultado final. Lo que ocurrió era previsible y evitable, y es completamente inaceptable en pleno siglo XXI.  Aunque hoy damos esos derechos por sentado, no debemos olvidar que la humanidad tardó siglos en conquistarlos.
  2. Se perdió confianza en el proceso electoral entre gran parte de la opinión pública. Desde el medio día hasta que comenzaron a emitir los primeros resultados, los hashtags #Fraude o #FraudeElectoral, se alternaron puestos entre las cinco principales tendencias en Twitter para Colombia.  Aunque esas tendencias pueden reflejar opiniones informadas, desinformadas o desinformadoras, lo cierto es que alimentan la cobertura noticiosa y el análisis de los medios masivos. Es muy posible que la palabra “fraude” quede asociada con las elecciones legislativas de 2018 en las mentes de muchos colombianos; todo esto, en un entorno de creciente desconfianza en la democracia y una preocupante polarización. Así las cosas, es probable que el error de la Registraduría sea interpretado por los millones de indignados o incrédulos como evidencia de falta de imparcialidad o falta de garantías, validando los discursos populistas de quienes hacen política a costa de las instituciones. Y si bien es cierto que el error no afectó el resultado final en esta ocasión, si deja un mal olor en el ambiente de cara a las presidenciales. ¿Qué pasará si las elecciones de mayo son tan reñidas como las de hace cuatro años o cómo lo fue el plebiscito?
  3. La reputación de Colombia ante la comunidad internacional sufrió un revés. El retroceso llega justo en un momento en el que nuestro país busca ejercer un mayor liderazgo regional y está tramitando el acceso a la OCDE (irónicamente, el club mundial de las “buenas prácticas”). Esto socava nuestros esfuerzos por cambiar la imagen del país ante el mundo para fomentar más confianza, ejercer mayor influencia y atraer más inversión. La gran mayoría de quienes forman sus opiniones leyendo únicamente titulares volverán a asociar a Colombia con subdesarrollo, corrupción y trampas. Muchos incluso nos meterán en la misma bolsa que Venezuela. Entretanto, la opinión informada se preguntará si puede confiar en las prácticas de la institucionalidad colombiana.
  4. En las primeras elecciones en las que participa la Farc, el estado no podía darse el lujo de fallar. Los ojos del mundo estaban puestos en Colombia. La premisa central del proceso de paz fue cambiar balas por votos. Desde su origen, las Farc siempre argumentaron que acudieron a las armas porque, desde su punto de vista, no tenían garantías para participar en política. No en vano, la participación política fue un punto clave en la negociación. Desde ese punto de vista, e independiente de si se está a favor o no del proceso, la credibilidad del estado estaba en juego. Nada debía poner en duda la organización, la transparencia o la imparcialidad del proceso electoral. Lo que estaba en juego era nada menos que la confianza de decenas de miles de exguerrilleros que hacen parte de un frágil proceso de desmovilización y reincorporación a la vida civil. Este error no solo juega a favor de las disidencias, sino que también se presta para validar esa rancia retórica de la Farc con la que siempre ha buscado justificar lo injustificable.
  5. Finalmente, el mal cálculo de la Registraduría en Colombia desafortunadamente le dió oxigeno al régimen de Maduro en Venezuela. En un momento en el que la tiranía de la dictadura chavista de Maduro es cada vez más evidente para el mundo, el aparato oficial propagandista tuvo la oportunidad de utilizar lo que ocurrió en Colombia para minimizar las múltiples evidencias de falta de garantías y los serios indicios de fraude electoral que se han venido presentando en el vecino país en los últimos años y que quedaron consagrados en la ilegítima reelección de Maduro del pasado 20 de mayo. Esas son malas noticias para Venezuela, que tendrá que sufrir el régimen de Maduro 6 años más, y también para Colombia, que es hoy la principal afectada por la crisis humanitaria que desató el fallido proyecto del “socialismo del siglo XXI”.

Los invito a seguir el debate en Twitter. Me pueden encontrar en @CamiloDeGuzman.

(Visited 64 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Creo en el poder de las ideas. Pienso que vivimos en el siglo de las oportunidades. Busco comprender, compartir y colaborar. Economista (B.A.), McGill University (Montreal, QC). Abogado (J.D.), The George Washington University Law School (Washington D.C.) con un programa en derecho internacional y comparado en Cornell Law School & Université Paris I Pantheón-Sorbonne.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles con(...)

2

Si hay algo difícil en la vida es decir adiós. Por eso(...)

3

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar