Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Despacio

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Vidrio carro roto LRÉrase una vez el vidrio de mi carro. Digo érase, porque el sábado pasado en la noche lo rompieron. Lo más interesante de todo es que lo rompieron para robarse algo y no encontraron nada. Un pierde-pierde total: el ladrón salió con las manos vacías, y nosotros con la ventana vacía.

Más allá de los aprendizajes prácticos que trae consigo la experiencia de perder un vidrio (por ejemplo, aprender dónde venden plástico grueso, qué cinta sirve más para pegarlo en el carro, cómo se debe instalar una ventana de plástico y cuáles son las medidas necesarias para que no salga volando el plástico), hay reflexiones interesantes que se pueden hacer al respecto.

Principalmente: ¿por qué tanto escándalo al perder un vidrio? Las reacciones iniciales ante la pérdida del susodicho material fueron siempre similares: además de los desubicados que preguntaban “¿quién rompió el vidrio?”, las demás reacciones típicas tenían relación con el gran peligro que implica perder un vidrio, andar en el carro sin ventana, VIVIR LA VIDA SIN LA VENTANA TRASERA DEL CARRO, etc etc.

Recapitulemos algunos aspectos de nuestra existencia: cuando caminamos por la calle, ¿lo hacemos con vidrios entre nosotros? ¿Carga usted, señora lectora, un vidrio consigo para situaciones inesperadas de inseguridad percibida? Puede ser que un espejo, pero… ¿carga también un vidrio? Ah, bueno… entonces, ¿por qué debería ser indispensable un vidrio cuando va en carro?

Andar en carro es muy raro: uno siente que necesita muchas cosas, y que su vida es distinta: uno necesita vidrios, y en parte porque tiene el privilegio de tener un mundo propio y distinto de los demás. Parece que nos obliga a ser exclusivos y tener un espacio propio, “nuestro” y no “suyo”. Andar por una ciudad en carro es como una visita invertida a una pecera, y estamos cómodos con (y sentimos indispensable) que sea así. Nuestra experiencia es propia y diferente a la de los demás. Y, lo más triste de todo, tenemos que protegernos de los demás.

Hagamos un experimento mental (lo haría visual, pero no soy tan bueno para fotochop), imagínense esta situación con vidrios propios para cada persona:
ciclovia Bog Tr CC dia 4 (33)

Y si le damos un vidrio a él:
Bogota- Parque Simón Bolivar

y si ella tiene vidrio:
cometas natalia soltando

O ellos:
IMG_1227.jpg

Ahora demos la vuelta. ¿Éste sería más feliz sin ventana?
Get me out of here!

(podría ser, como este):
El perro en el tren

Y ahora ellos, ¿será que sienten que su vida es mejor gracias a los vidrios?
Puente Calle 100 x 15

Parece que él quisiera imitarlos:
bici con vidrio

Si todo es así, entonces es mejor buscar lugares para reposar como este:
Pompeya death

Miren, el tema es el siguiente: vivimos en un mundo que fue creado para que salgamos saltando por las praderas y encontrando a nuestros seres amados con una margarita en sus manos. El mundo que tenemos es para vivirlo como está, con el olor y color y sonido que viene. Montarse en un carro para tener una vida “propia” o “privada” es medio egoísta… si ya tenemos un sitio donde dormimos después de cerrar una puerta y desconectarnos de los demás, y otro sitio donde trabajamos y nos encerramos en nuestros pensamientos y nuestros proyectos y nos apartamos de gran parte del mundo, para qué queremos otro lugar (un automóvil) donde también estemos desconectados del mundo? Es medio extraño querer ser tan privado y tan individual y tan desvinculado del resto del mundo, ¿o no? El acuerdo general de la sociedad es que podamos discutir y hablar y estar en desacuerdo, pero encontrarnos en un lugar del espacio para expresar esos acuerdos y desacuerdos con todos los olores y colores y texturas y sabores que eso pueda generar. ¿Lo queremos cumplir? ¿O nos quedamos solos íngrimos para tratar de resolver nuestra propia individualidad? Si me preguntan, somos bien idiotas. O bueno, seré yo bien idiota por pensar esto, aunque uso mi carro una vez a la semana y de resto voy en bicicleta o Transmi…

… qué tal. Lo mejor de todo: no les digo mentiras, el martes corrimos a comprar un vidrio nuevo para el carro. Porque ni siquiera yo soy capaz de buscar una experiencia del mundo automovilístico donde los vidrios no sean necesarios. Es miedo. Bonita ciudad.

texto vidrio

(Visited 858 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Creo que el servicio de transporte de Bogotá siempre ha sido un(...)

2

Estuve en Alimentarte con cule bollitas, ambas de la Arenosa y ambas(...)

3

Le calculo unos 40 años. Era un hombre de mediana estatura, vestido(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. robledoasesino

    Creo que la nota intento demostrar el egocentrismo de los que tienen carro propio y ven desde adentro a los que van caminando como pobres arrastrados o como si ningún mal les tocara a ellos cuando sabemos que es así, a menos que tengan un vehículo blindado, pero al final fue demasiado mediocre y se tiró toda la idea plasmada.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar