Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Titanic
Hubo una época en que yo también esperaba ansiosamente a que llegara la “temporada de premios” para decidir que película ver en las salas de cine; una época en la que seguía sin parpadear la ceremonia de los premios de la Academia para conocer las mejores películas del año. Todo cambió cuando conocí un poco mejor el entramado detrás de bambalinas y caí en la cuenta de que los Academy Awards (más conocidos como Óscar) no premian las películas si no la industria.
Al inicio de cada año, el mundo recuerda que el cine existe y los críticos y analistas somos indagados por los medios sobre nuestras preferencias o pronósticos basados en la calidad de las cintas y, no pocas veces, en rumores de sitios web dedicados a especular al respecto con experticia de corredores de bolsa.
Para mí es claro que los premios Óscar no reconocen las mejores películas del año y que, eventualmente, se cuelan entre las ganadoras algunas películas “infladas” por los premios que no tienen mayor mérito cinematográfico. Si los Óscar midieran la calidad de las películas que se exhiben cada año, Titanic y El señor de los anillos 3: El retorno del rey serían las mejores de la historia del cine.
Detrás de cada premio hay una gran cantidad de factores, por lo que no siempre se trata de un ejercicio serio de evaluación cinematográfica.  Después de 86 versiones, los productores ya han aprendido a hacer películas “ganadoras” y la estrategia de los grandes estudios se enfoca en hacer historias taquilleras usando recetas que le gustan al público y películas “oscarizables” usando fórmulas que han conmovido a la academia en el pasado. (pueden ver aquí mi video sobre secuelas y remakes).

Basado en lo anterior, si algún día aspiras ganar un Óscar debes tener en cuenta algunos de los siguientes aspectos:

  1. Tu historia debe ser políticamente correcta, aunque por el camino suelte alguna indiscreción. La Academia fue creada para vender películas de Hollywood y perpetuar el modo de vida americano y la política exterior de los Estados Unidos, pero de vez en cuando le gusta posar de democrática y de mente abierta. Si un director de prestigio incumple esta regla, podría ser nominado pero difícilmente ganador.  Basta repasar, por el contrario, la lista histórica de ganadoras para ver muchos títulos de dudosa calidad pero perfecta armonía con el sistema.
  2. Acude a historias que ya se han visto, con empaques novedosos. El éxito de películas como El señor de los anillos y Avatar está en que han usado fórmulas narrativas tan antiguas como “El viaje del héroe” o “El colonizador arrepentido” usando efectos visuales novedosos y nuevas técnicas cinematográficas.  En mi libro Cine: Recetas y símbolos menciono algunas de estas recetas.
  3. El drama funciona mejor que la comedia, el terror, la ciencia ficción o cualquier otro género.  Si la historia, además, es de superación personal o, mejor, trae la idea de que el corazón todo lo puede, hará llorar a cada uno de los votantes.
  4. Es buena idea repasar las películas ganadoras de años anteriores.  La Academia está conformada en su mayor parte por los ganadores históricos de los premios, por lo que es lógico que se elijan películas similares a las que ya han ganado.
  5. No puedes ser tan iluso de pensar que la calidad cinematográfica o narrativa de la película basta para impactar en los premios.  Ganar un Óscar es muy costoso. Es necesario hacer lobby con los miembros de la Academia, enviar copias a todos ellos, hacer mucha publicidad, tener en el elenco o entre los productores algunos pesos pesados y pertenecer de alguna forma al cerrado mundo de Hollywood. Piensa, por ejemplo, en la única película colombiana que ha hecho presencia en los Óscar: María llena eres de gracia, que nadie en el mundo conocería si no hubiese sido producida por HBO. Lo que sí es cierto es que la estatuilla es más que un honor, significa muchos ceros a la derecha.
  6. Si tu película no es en inglés (el único idioma que la gran industria reconoce) sólo hay un premio al que puedes acceder y en el que tendrás que competir con el resto del mundo. Un truco que ha funcionado para algunos es hacer películas en ese idioma (Lo imposible de Bayona) o cine mudo (El artista de Hazanavicius). Una razón más para comprobar que los Óscar no premian el mejor cine del mundo. La culpa no es de los premios, por supuesto, si no de quienes les dan tanta importancia.
  7. De todas formas, es casi indispensable que tu película sea producida o distribuida por uno de los seis grandes estudios cinematográficos (llamados “Majors”) que cada año apuestan sus millones de dólares en películas dirigidas a captar el gran público o acaparar premios. Si tu película independiente es nominada, ganar el premio será un milagro pero podría pasar que en el futuro te llamen para hacer la séptima parte de Hulk.  Entre los nominados, no obstante, siempre hay un par de títulos que posan de independientes y que llevan a que muchos proclamen una apertura en los premios (Como El artista por hacerse en blanco y negro, The hurt locker por su cámara al hombro o Quien quiere ser millonario? por sus guiños a Bollyood).

oscars

No quiero decir con esto, por supuesto, que premios como los de Cannes, Venecia o Sundance sean totalmente transparentes o que solo allí se vea lo mejor del cine mundial, de hecho se ha llegado a que también los directores independientes acudan a fórmulas como la del plano eterno que no dice nada, para ganar uno de estos festivales.  Lo que sí puede aun rescatarse de estos espacios es la diversidad de miradas que ofrece la posibilidad de ver historias de muy distintos estilos y condiciones.
Por eso para mí, antes que esperar los Óscar con entusiasmo (aunque por supuesto los veré), el mejor programa es festivaliar y disfrutar con cineastas que aun quieren contar buenas historias antes que llenarse los bolsillos con fórmulas facilistas.

 Espere en mi próxima entrega: 6 películas para recordar a Philip Seymour Hoffman

Para ver otros textos sobre cine y cultura visita Jerónimo Rivera Presenta
Sígueme en twitter: @jeronimorivera  

Anteriores entradas:

(Visited 506 times, 5 visits today)
PERFIL
Profile image

Jerónimo Rivera Betancur: PhD en comunicación. Profesor universitario, autor de seis libros sobre cine, investigador en temas de imagen y cultura y fundador de la Red Iberoamericana de Investigadores Audiovisuales pero, antes que nada, cinéfilo. Web: www.jeronimorivera.com Canal de Youtube: Amigos del Cine.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Por comer la clara y botar la yema muchos sufren de mala(...)

3

Un artículo reciente de El Tiempo nos compartía cuánto gana un Youtuber(...)

9 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Guía para ver las nominadas a los Oscar 2015 parte III | Blogs El Tiempo

    […] Algunos textos que he escrito sobre los Premios Oscar: Los Oscar premian la industria, no al cine Oscar y Propaganda ¿Cómo ganar un Oscar? […]

  2. Guía para ver las nominadas a los Oscar 2015- Parte II | Blogs El Tiempo

    […] Algunos textos que he escrito sobre los Premios Oscar: Los Oscar premian la industria, no al cine Oscar y Propaganda ¿Cómo ganar un Oscar? […]

  3. acasonecesitorazones

    Lastimosamente esos premios siempre han sido un negocio y aunque en un principio fuesen creados con una intencion noble ya hoy en dia no vale la pena botarle tiempo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar