Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Reivindicación del vapuleado batracio y su beneficioso papel en la sociedad.

Hoy vamos a hablar del sapo. En la naturaleza el sapo es un animalito más bien feo, pero en su ambiente natural cumple un papel importante pues se encarga de mantener a raya insectos perjudiciales y alimañas. Es mera casualidad, pero veremos que esta función guarda semejanza con la de su homólogo humano.

Ya en pasadas entregas he mencionado las diferencias presentes entre las sociedades de los países altamente desarrollados y las de los países del tercer mundo, poniendo mayor énfasis en Colombia, que es el caso de estudio que nos interesa y tenemos al alcance de la mano.

Para no repetir, diremos resumiendo, que en el primer mundo las instituciones fueron creadas bajo los mismo principios que dieron forma a la sociedad en general, y se sobreentiende por parte de todos los ciudadanos que su función es la de conservar y proteger los valores sociales. Vemos que existe una estrecha relación de colaboración mutua entre los ciudadanos e instituciones tales como las fuerzas del orden, la justicia, etc. Además la sociedad y sus instituciones evolucionaron a la par y en sincronía desde sus comienzos. Estos factores en conjunto dan algunos indicios importantes para explicar el grado de coherencia que existe entre ellas.

En nuestro país, las élites gobernantes, ilustradas y educadas en el extranjero, conocieron las instituciones existentes en las sociedades desarrolladas. Después de la independencia, bajo las diferentes formas de gobierno republicano que hemos padecido, se fueron implantando y adaptando a la fuerza esas instituciones traídas de otras latitudes, hasta alcanzar la forma conocida por nosotros hoy en día, más parecida a una colcha de retazos.

Para entender los fenómenos de nuestra sociedad, es importante recalcar que nuestras instituciones, a diferencia del primer mundo, nos fueron impuestas desde arriba, un poco artificialmente, sin que mediara un proceso de crecimiento sincronizado entre los actores sociales. En el primer mundo las instituciones están íntimamente incorporadas en el entramado social. En nuestro caso, son entes alienígenas para el grueso de la población.

Por favor, no me malinterpreten. Yo no estoy hablando mal de las instituciones. Las instituciones democráticas para mí, son un logro capital del mundo moderno civilizado. Solamente estoy exponiendo realidades que ayudarán a entender muchos de los dolores de cabeza padecidos por nosotros los colombianos.

Ahora hagamos un contraste entre el sapo del primer mundo y el sapo colombiano. El primero es un animal grande, bonito, vigoroso y llega a ser tan apreciado que casi todos los ciudadanos quisieran serlo. El nuestro, no podía ser de otra manera en un país subdesarrollado, es un sapo escuálido, vituperado y digno de desprecio. Es un sapo satanizado por una sociedad con alma de traqueto.

Alguna vez vi en un programa de televisión donde presentaban videos de persecuciones policiales en EEUU, un caso de un delincuente que huía de los oficiales de policía y parecía conseguir su objetivo, pues era escaso el número de efectivos uniformados que iban tras él. De pronto, apareció de la nada un ciudadano espontáneo que se sumó a la persecución. Finalmente atraparon al maleante. Les propongo otro ejemplo menos espectacular. Vaya a EEUU o a Europa y pásese en rojo un semáforo peatonal, así no haya automóviles alrededor. Experimentará en carne propia el escarnio público por parte de las personas que estén cerca, quienes lo mirarán con desaprobación y posiblemente le dirán algunas palabras de censura. Es decir, en esas sociedades el sapo se da silvestre y está presente en cada esquina.

Aquí pasa al contrario. En nuestro ser colombiano anida una actitud de estolidez parecida a la complicidad en relación con la transgresión de la ley. Les voy a narrar brevemente una experiencia que tuve, esa sí de primera mano. En el centro de Bogotá presencié la captura de un raponero. Había sido capturado en flagrancia por parte de las fuerzas del orden. La gente curiosa se arremolinó incluyéndome a mí, como siempre pasa en estos casos. La persona que estaba a mi lado hizo un comentario de este tenor (perdón la expresión): “Que man tan güevón, pa’ qué dió papaya”. Increíble, ¿no? Uno esperaría una actitud de respaldo hacia los policías, pero no, el aspecto para destacar era que “el man dio papaya”. Esos somos los colombianos. Otro ejemplo sencillo, que creo todos hemos experimentado: Reclámele a una persona cuando comete una infracción menor, por decir, arroja basura al andén. Usted se expone pendejamente a recibir un recordatorio materno, muy en contra de sus deseos. Baste traer a colación el asesinato absurdo de un muchacho que se atrevió a reclamarles a dos desadaptados que orinaban en una estación de Transmilenio.

Es realmente triste pero tiene su explicación. Con el grado de disociación existente entre las instituciones y la sociedad, no podía ser de otra manera. Cuando el transgresor comete su desafuero, por ejemplo contra otra persona, siente que la agresión es contra un solo individuo, no contra la sociedad. Si se trata de una transgresión en contra de las normas de civismo, por ejemplo botar basura a la calle, es peor porque la ofensa es contra nadie. Si alguien reclama, el desadaptado, el colombiano, reaccionará violentamente, porque no se le pasa por la cabeza que es la sociedad la que está reaccionando, sino una persona, ¡UN SAPO! De la misma manera, los que somos testigos de la acción de los transgresores, no reaccionamos porque no sentimos que nos estén ofendiendo en lo personal. Bueno, también hay que reconocer que no queremos exponernos a recibir un insulto o una puñalada.

En las sociedades civilizadas la transgresión atenta contra todos y cada uno de los ciudadanos, y así lo entienden ellos, porque saben que está en juego todo su universo de valores que le da consistencia a la vida en comunidad.

Para resumir, propongo un homenaje de reivindicación al sapo. Elevemos el sapo al lugar que le corresponde. ¡SEAMOS TODOS UNOS SAPOS!

CROAC

Primer PD: ya imagino a más de uno diciendo: “y éste imbécil por qué no se va a los EEUU ya que no le gusta lo de acá y en cambio le parece tan maravilloso lo de allá”. Pues no me voy. Me quedo, y además rajando a porrillo, porque estoy convencido de que podemos mejorar esto pero con actitud crítica, no con nacionalismos de medio pelo.

Otro PD: Ya ha habido intentos tímidos por validar al sapo. No podían venir de persona diferente a nuestro querido profesor Mockus. Afortunadamente existe ya, aunque muy incipiente, cierta consciencia pública por los temas de colaboración y denuncia.

 

PIETRO ROCA

LA PIEDRA AFUERA

Correo: pietro.roca@hotmail.com

Blog: http://www.eltiempo.com/blogs/la_piedra_afuera/

(Visited 295 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Colombiano del montón, clase media, quien es testigo, víctima y protagonista de las situaciones absurdas que brotan silvestres en esta, su amada tierra. Le gusta pensar sobre ello e intenta encontrar las causas. Muy pocas veces lo logra, por lo que no es de sorprenderse que "se le salte la piedra" frecuentemente. Es entonces cuando aparece la sensatez precoz de su adorada hija, Serena Florentina, quien posee la capacidad innata de quitarles las arandelas a los razonamientos complejos, y también le hace ver que a veces él mismo es parte integral del problema.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Opinión

    ¿ES MALUCO EL COLOMBIANO?

    Intentaré desarrollar el argumento de que el colombiano es un ser más bien maluco a riesgo de granjearme insultos. Acometo(...)

  • El Tiempo

    ESA MALDITA AGRESIVIDAD

      Reflexión acerca del carácter violento de los colombianos.   Qué placer caminar. No hay nada como caminar por la(...)

  • El Tiempo

    Y DE LA CORRUPCIÓN, ¿QUÉ?

    Algunas palabras dedicadas a la más infame de las bestias. ¿Cómo hablar de la corrupción?, ¿para qué? Se ha escrito(...)

  • El Tiempo

    LA CULTURA DEL ATAJO Y SU PROTAGONISTA: EL AVIVATO

    Empeño fútil por cuantificar las desventajas de una cultura basada en el atajo. En artículos pasados reseñé brevemente los inconvenientes(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Si hay algo difícil en la vida es decir adiós. Por eso(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Gracias a PORejemplo. Sí es preciso reconocer que el empleo de la palabra “sapo” puede ser un préstamo del bajo mundo. De golpe se usa porque a pesar de sus connotaciones negativas, que las tiene, también produce más impacto, efecto que no se debe desconocer si de pedagogía se trata. Tampoco es de desconocer que es más frecuente y explicable encontrar comportamientos incivilizados en personas con un nivel de educación menor. Por lo mismo es más irritante ver que el avivato también campea en “estratos culturales” supuestamente mejor dotados intelectualmente. Es por eso por lo que digo que todos estamos contaminados en mayor o menor grado.

  2. Siempre nos estaremos lamentando ( y con razón ) de los efectos y seguimos cultivando las causas, el fulano que se acercó y se lamentó de lo “guevón” que fué el sinveguenza capturado, es un efecto, cuya causa fué su híbrida gestación, Ud., Pietro, que se molestó por dicho cometario, es igualmente un efecto, cuya causa fué el advenimiento de una vida, gracias a una concepción predeterminada, mi comentario conlleva que, el término: “nosotros los Colombianos” no es correcto en muchas ocasiones, por que somos muchos los bién gestados y aunque en menor cantidad que los “caballos de fuerza” ( H.P.), si podemos mantener vigente la objetiva conducta que interpretamos y aplicamos en la cotidianidad; Observo, por ejemplo que, en un barrio cualquiera 7 ú 8 bellacos siembran el terror y los 2 mil y pico de habitantes nada dicen “por que es peligroso”, qué tal ?; Eso de sapo, es invento coloquial del pícaro que pretende enlodar el acto valeroso de denunciar y que es obligación de los bién gestados.

  3. Andresfabian10

    Amigo Pietro,

    Este articulo me dio mucha risa, pero tambien me puso a pensar. Llevo ya casi tres años viviendo por fuera de Colombia y en alguna tarde de plan cerveza haciamos una similar comparacion entre las culturas. Me gusto mucho este articulo sobre el informante, mas conocido como el sapo, lambón, metido, etc. y en especial la forma en que ha narrado el momento de la colada…hehehehe. Quisiera discutir un comentario anterior que justificaba la colada en una fila, teniendo en cuenta que en las otras dos filas sus turnos fueron abandanados. Sinceramente, esta es la forma en que nosotros pensamos como colombianos, asi somos, que se le va hacer. Pero en otros lados, no se justifica bajo ninguna forma la colada y menos en la forma en que se hizo. Tal vez si la señora hubiera tenido la amabilidad de girar 180 grados y pedir la aprobación de los que seguían, la historia cambiaría totalmente y es lo que normalmente uno ve en estos casos por los supermercados de aca, siempre con el debido respeto. Un cordial saludo.

  4. apreciado PIETRO ROCA: que tan importantes han sido y seguirán siendo los sapos (la digo positivamente) en la lucha contra el crimen organizado, parte de los golpes a los narcoterroristas han obedecido a estos bellos batracios. ser sapo paga de todas maneras porque si todos tuviésemos algo de ello la sociedad habría avanzado más.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar