Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Intentaré desarrollar el argumento de que el colombiano es un ser más bien maluco a riesgo de granjearme insultos. Acometo la tarea con el pleno conocimiento de que más de uno me condenará a los infiernos profundos, pero con la firmeza de quien se siente iluminado por la luz de la verdad. Ojalá esté equivocado.

No mencionaré los casos interminables de corrupción que nos presenta la prensa todos los días, cada uno más espeluznante que el del día anterior. Van rodando cabezas de individuos de cuyos prestigios hace rato se sospechaba que no correspondían con el cargo que ostentaban pero que de todos modos se sostenían interminable e insolentemente y peor, ascendían en la escalera de la administración pública ante el estupor del ciudadano común. También ruedan cabezas de personajes que todos teníamos como honrosas excepciones de pulcritud en medio de un paisaje tristemente contaminado. Pareciera que el noble estamento del servidor público hubiese sido acaparado por una especie de ciudadano aventurero, insensible y codicioso, protegido y auspiciado por una funesta red de intereses egoístas y criminales enraizados en la maraña profunda y oscura en que se ha convertido lo público.

Pero como diría la sabiduría popular, “al menos están saliendo a la luz pública”. Estoy convencido de que donde se levante un tris el tapete, allí encontraremos porquería. Y no solo ocurre en el ámbito de lo público. También en la empresa privada se maneja el amiguismo, la influencia, la guerra de poder, el chanchullo, la supervivencia del más avispado en detrimento del más capaz, el interés creado, y en fin, todas las lacras que han llegado a ser el aceite de la maquinaria en las organizaciones. Pero al menos en el sector privado la platica que se diluye la pierden los accionistas o los dueños de las empresas y no usted y yo, como sí ocurre con la tremenda desplumada de los recursos públicos que estamos presenciando con impotencia los ciudadanos de a pie.

Por supuesto aún quedan remansos de honradez, eficiencia y genuina actitud de servicio, minúsculas islas en el mar de la inmundicia que no han sido azotadas por los huracanes de la codicia y la mediocridad, y si usted se siente ofendido por las palabras que escribí o escribiré, consuélese con la idea de que usted forma parte de esa élite de personas pulcras que anteponen el sentido del deber y del servicio al afán de lucrar y sacar provecho. Ni más faltaba. Todavía quedan. Siquiera. Pero también le aseguro que todo el mundo cree pertenecer a esa élite o ilusamente se considera parte de ella. Si no me cree pregúntele a cualquiera si se considera un pillo y si considera que su trabajo tranza con la mediocridad. Invariablemente la respuesta será no y no, y eso ocurrirá incluso con aquellas personas sobre las que recae toda la sospecha o la certeza de que son unos consumados pícaros. Y no es que los pícaros recalcitrantes hagan gala de un cinismo abyecto y pretendan negar lo evidente. No. Lo que ocurre es que en su fuero interno todos nosotros, los colombianos, nos hemos acostumbrado a convivir con la cochinada y consideramos la transgresión un simple desliz que en nada desdice de nuestra pulcritud ética. Pero eso sí, ante la realidad de un latrocinio como el que estamos presenciando rutinariamente, todos sin excepción nos rasgamos las vestiduras y pensamos que los ladrones y corruptos deberían ser castigados con silla eléctrica, o como dijera recientemente un connotado periodista, los deberían colgar de sus testículos. Pero eso es en abstracto y estamos convencidos de ello, pero en la vida real, enfrentados a la situación concreta, en el terreno, se desdibujan las proporciones y se pierde la perspectiva y es ahí donde comienza a funcionar el colombiano real, el de carne y hueso, el que se acomoda, el que se hace el de la vista gorda, en suma, usted y yo. Como sospecho que usted estará pensando “no señor, nunca, yo no soy así, yo soy la punta de lanza del colombiano correcto, el arquetipo de la transparencia y la diligencia”, entonces ahí sí me toca quedarme callado e inventarme una explicación como que la corrupción generalizada es una orquestación de alienígenas o algo así, algo traído de los cabellos. Pero la realidad es contumaz y toca enfrentarla si se quieren resolver los problemas partiendo de su meollo, que es como se deben resolver. Lo demás son paliativos.

Llegados aquí y suponiendo que usted sigue leyendo, no importa si ya me echó la madre, lo invito a responder el siguiente cuestionario con una mano en el corazón y la otra en la cabeza, es decir despojándose de la coraza protectora, aquella que todos vestimos y que nos hace creer a cada uno que somos la virtud en pasta pero los demás no. Cambiemos por un momento el vestido holgado y complaciente del autoengaño por el más ajustado y doloroso de la autocrítica. No abrigo muchas esperanzas pero hágale si tiene los cojones.

Responda sí o no.

¿Paga sus deudas a cabalidad y en el tiempo pactado? ¿Las contrae con la intención anticipada, férrea e inapelable, de que va a cumplir? ¿o por el contrario se va a relajar una vez que el marrano ha desembolsado el dinero del préstamo?

¿Compra contrabando o copias pirata de libros y películas?

¿Saca a pasear el perro y recoge el excremento o se hace el loco? Si lo recoge, ¿dispone de “eso” apropiadamente o deja la bolsita por ahí en cualquier lado haciéndose a la idea de que “cumplió”?

¿Si es empresario paga a sus proveedores y contratistas en un plazo apropiado o posterga el pago a dos, tres o cuatro meses, forzando a que en la práctica esos pobres diablos financien su empresa?

¿Si tiene empleada doméstica, le paga todos los beneficios y prestaciones a los que obliga la ley?

¿Parquea en una avenida mientras espera a alguien o mientras usted o su acompañante bajan a “hacer una vuelta” que no demora mucho tiempo y en el entretanto les fastidia la movilización a los demás?

¿Cuándo monta bicicleta usa la calzada de los automóviles aunque al lado tenga una ciclorruta?

¿Hace doble o triple fila en un cruce a la izquierda, en todo caso formando filas en mayor número del que puede absorber la vía a la que desemboca? En este punto la conducta más irritante es la de aquellos conductores que se forman en doble fila para hacer la U pero esa conducta atroz es casi exclusiva de los taxistas.

¿Realiza maniobras extremas como atravesar varios carriles para evitarse tener que dar una vuelta grande, teniendo que asumir los demás el costo de una maniobra que solo lo beneficia a usted?

¿En el supermercado pone a su hijo o su cónyuge a formar en otra fila para finalmente pagar en la que llegue primero a la caja, para disgusto de los desdichados a los que les afrijoló adelante un mercado que no tenían contemplado en el momento de comenzar a formar en la fila?

¿En los bancos u otras entidades, le pide el favor al que está detrás que le “guarde el puesto” mientras usted se dedica a otras gestiones?

¿Si alguien le reclama por una conducta incivilizada usted se aguanta y encaja la reconvención de manera constructiva y autocrítica, o sale con el clásico “no sea sapo” tan característico del colombiano o intenta justificarse?

Si por desgracia ocasiona un daño menor a otro vehículo, pongamos, saliendo de un estacionamiento, y nadie se da cuenta, ¿espera al dueño del otro vehículo o le deja un mensaje, en resumen, asume su responsabilidad y responde, o como es lo común se hace el pendejo?

¿Vota?

¿Paga impuestos y no intenta evadir? En este punto tengo mis dudas respecto del carácter ético de la evasión pero eso será tema de otro artículo.

¿Adelanta por las bermas cuando hay embotellamiento?

¿Ha comprado repuestos de dudosa procedencia para evitar los costos de una tienda acreditada, con el conocimiento de que posiblemente se trate de mercancía robada?

¿Ha efectuado giros a la izquierda en cruces en los que una señal o el sentido común indican que se trata de una maniobra incorrecta?

¿Acelera cuando el semáforo cambia a amarillo y hubiera podido frenar holgadamente? ¿Lo hace cuando alcanza a ponerse en rojo? Yo lo he hecho, lo admito,  y para mi sorpresa por el espejo retrovisor advierto que detrás de mí pasan dos, tres, cinco carros más, con lo cual se cumple una de las leyes del cafre, la cual reza que por más cafre que uno sea, siempre habrá otros cafres dispuestos a superarnos.

¿Ha incurrido en la mordida al agente de tránsito para evitar que lo multen? Aquí también abrigo dudas respecto del carácter ético de la mordida pues es sabido que el agente impone la multa con la expresa intención de vacunar al infractor y no por su sentido del deber.

¿Recurre a maniobras torticeras para pasarse por la galleta el Pico y Placa, tales como agenciarse un permiso especial de minusválido o de vehículo blindado?

¿Vota por un candidato pensando que si sale elegido, usted o sus allegados van a obtener un beneficio particular?

¿Celebra fiestas u oye música a un volumen tal que sus vecinos se ven obligados a oírla amparado en la idea de que los colombianos somos alegres? ¿lo hace después de las 10 de la noche?

¿Piensa que en las naciones civilizadas el ciudadano promedio cumple la ley únicamente porque “allá” las autoridades sí son efectivas y drásticas, es decir, por miedo al castigo?

Cuando funge como peatón, ¿respeta los semáforos peatonales o hace caso omiso de ellos si ve que el flujo de vehículos permite cruzar? Según un sondeo “muy por encima” que he podido adelantar en mi calidad de peatón, el semáforo peatonal lo respetamos a rajatabla diez personas en Bogotá, incluyéndome. Los recursos empleados en los semáforos peatonales se han podido aprovechar en algo más productivo, en campañas para proteger a los osos de anteojos, por ejemplo.

¿Piensa que el ciudadano virtuoso es aquel que se apega a la letra de la ley?

¿”Invirtió” en DMG?

¿Es miembro de una barra brava?

¿En política apoya al candidato de su orilla ideológica solo porque siente afinidad con su ideario pero hace caso omiso o minimiza sus más que conocidas sinvergüencerías?

Este cuestionario no tiene otro propósito que invitar a la reflexión. Es verdaderamente triste que este hermoso país ocupado por personas muy capaces pero éticamente blandengues, esté atorado en el subdesarrollo precisamente por nuestra sempiterna incapacidad para pensar y actuar en comunidad.

Es notorio que el cuestionario incluya un gran porcentaje de asuntos relacionados con el comportamiento en el automóvil, pero curiosamente es al volante donde se manifiesta mucho del talante tramposo y violento del colombiano.

Otro aspecto que vale la pena mencionar es que nos hemos acostumbrado a una mentalidad legalista. No es casualidad que estemos “protegidos” por leyes para lo divino y lo humano, para lo grande y para lo chico, para lo grave y lo leve. En definitiva, nos hemos creado la ilusión de que un sistema saturado en leyes no dejará espacio para la mala conducta. Pero lo que hemos presenciado es precisamente lo contrario: gran parte de la trapacería se ha cometido al amparo de la ley. Hay que tener muy presente que hay una gran diferencia entre lo legal y lo justo. Un cuerpo de leyes si no viene acompañado de una sana intención es como un exoesqueleto sin organismo, una mera cáscara.

(Visited 5.558 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Colombiano del montón, clase media, quien es testigo, víctima y protagonista de las situaciones absurdas que brotan silvestres en esta, su amada tierra. Le gusta pensar sobre ello e intenta encontrar las causas. Muy pocas veces lo logra, por lo que no es de sorprenderse que "se le salte la piedra" frecuentemente. Es entonces cuando aparece la sensatez precoz de su adorada hija, Serena Florentina, quien posee la capacidad innata de quitarles las arandelas a los razonamientos complejos, y también le hace ver que a veces él mismo es parte integral del problema.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Opinión

    ¿ES MALUCO EL COLOMBIANO?

    Intentaré desarrollar el argumento de que el colombiano es un ser más bien maluco a riesgo de granjearme insultos. Acometo(...)

  • El Tiempo

    ESA MALDITA AGRESIVIDAD

      Reflexión acerca del carácter violento de los colombianos.   Qué placer caminar. No hay nada como caminar por la(...)

  • El Tiempo

    Y DE LA CORRUPCIÓN, ¿QUÉ?

    Algunas palabras dedicadas a la más infame de las bestias. ¿Cómo hablar de la corrupción?, ¿para qué? Se ha escrito(...)

  • El Tiempo

    LA CULTURA DEL ATAJO Y SU PROTAGONISTA: EL AVIVATO

    Empeño fútil por cuantificar las desventajas de una cultura basada en el atajo. En artículos pasados reseñé brevemente los inconvenientes(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Una de las cosas que más disfruto cuando viajo por los diversos(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

3

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

24 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Me gustó el articulo, excelente para razonar en lo que hacemos, queremos mejorar el país? Hagamoslo, pero con sinceridad, dejemos de quejarnos que en otros países es mejor la vida, dejemos de creernos “vivos” porque asaltamos en su buena fe a otros. Hagamos el cambio. Gracias por el artículo.

  2. merlygaravito0709

    Con respecto a los deshechos de los perro siempre recojo los de mi perro pero a veces reconozco que no hay bolsa o caneca cerca para ponerlos., Entonces tengo que llevarlos
    Hasta donde encuentre una caneca o hasta que llegue a la casa.Aqui en Cartagena encuentro en el camino muchas bolsas tirada en el piso

  3. MIENTRAS EL SER HUMANO EXISTA SOBRE LA TIERRA SIEMRPE HABRA EN MENOR O MAYOR GRADO TODAS ESTAS ACTITUDES PROPIAS DEL SER MAS DESTRUCTIVO QUE HAYA EN EL MUNDO, INDEPENDIENTEMENTE DE DONDE SEA , ESO DEJEMONOS DE CUENTOS QUE ES SOLO EN LOS PAISES SUBDESARROLLADOS O TERCERMUNDISTA. EN TODAS PARTES CUECEN HABAS.

  4. estrategacreativ541008

    Los humanos somos una plaga… y los colombianos un cáncer tiene ud. razón… y aunque sólo a 1 puse que si con total honestidad no me considero un dechado de virtudes pues tengo muchas falencias y si muchos supieran en las cosas que pienso y me gustaría que sucediesen o le sucediesen a los demás cuando estoy sola muchos creerían que soy un monstruo… pero no… soy simplemente un bicho raro asqueado de los de su misma especie….

  5. MIRE SEÑOR PERIODISTA, YO VIVO EN MEXICO, Y TODO LO QUE USTED DICE DE LOS COLOMBIANOS, COMO ES UNA COPIA FIEL DE LOS MEXICANOS, ES IGUAL IGUAL, ES LO MISMO, SOLO CAMBIA EL GENTILICIO, Y CREO QUE PASA LO MISMO CON LOS ESPAÑOLES SEGUN LEO EN SU PRENSA, Y LO MISMO EN LA ARGENTINA QUE HASTA CACEROLOZOS LE HAN DADO A SUS GOBERNANTES.
    ASI QUE SEÑOR PERIODISTA NO ES VIRUS ESCLUSIVO DE USTEDES LOS COLOMBIANOS.
    SALUDOS DESDE MEXICO DE UN MEXICANO.

  6. Leí el blog, leí todos los comentarios, es obvio que como seres humanos aun estamos en pañales, a pesar de tantos siglos que estamos en la tierra. Si le pregunta a cualquier ciudadano de cualquier país del mundo, siempre va a encontrar defectos, y es que somos muy buenos criticando pero muy poco proactivos. Si en Colombia la gran mayoría fuéramos de verdad seres civilizados y sobre todo con educación profunda, entonces Colombia sería un paraíso. Pregunto que país es un paraíso, pero quiero una opinión de alguien que ha vivido en ese paraíso. Un asunto que si esta por resolverse es como carajos hacemos para que todas estas reflexiones y autocriticas realmente no se queden en solo eso, en quejas y lamentos. Una posible solución es una mejor educación, otra solución que ya la plantearon es el ejemplo que le dan los padres a los hijos. Y el asunto mas delicado es que aun en este país no condenan con la máxima sentencia a quienes roban la plata de nosotros los que pagamos impuestos. En eso si estamos muy atrasados y nadie dice nada al respecto. En Singapur al funcionario que haga eso le expropian todo incluido a la familia y sus testaferros y ademas va directo a la cárcel, y no es casa por cárcel, es cárcel, cárcel. Porque mientras un delincuente de cuello blanco sepa que puede pagar abogados y jueces y nada le pasa entonces siempre habrá delincuentes en este país. Eso si es realmente triste. El ejemplo que nos dan. Y la ignorancia masiva del pueblo cohonesta con eso al votar por tanto inepto ladrón.

  7. Considero muy acertada la autocrititica generalizada del ciudadano colombiano. Es imperativo que se genere una reflexión que invite a ir cambiando estas practicas. Recuerdo las campañas del Alcalde Antanas Mocus que en buena medida cambio la actitud de muchos ciudadanos, como por ejemplo el uso del cinturón de seguridad, el uso de la cebra, entre otras. Como padres inculcar a nuestros hijos ese buen comportamiento, que nos permitirá tener una Colombia mejor.
    Gracias.

  8. A ver estimado sr.: Yo digo sin falsa modestia puse a todo NO No compro chueco, no compro contrabando, pago todos mis impuestos asi me indigne saber que se los van a robar.. Aunque yo no le veo nada malo a que si usted esta en una fila de un banco que demora una hora o mas, le diga al vecino que le cuide el puesto para ir por cinco minutos al sanitario. Si usted cree que es ser deshonesto tal cosa, entonces en esa si peco. De resto excelente. Alguna vez viendo septimo dia, enconrtre la explicacion de por que estamos como estamos. El colombiano en su relacion con el estado y la sociedad, siempre habla de sus derechos y jamas de sus obligaciones.

  9. Excelente descripción del Colombiano desde estrato 1 a 6.

    Debemos autoevaluarnos y ver que muchos de los problemas que tenemos mejorarían es mas desaparecerían con un poco de cultura. Lamentablemente estamos tan tan lejos

  10. estebanmarque1015

    Excelente articulo. Nadie es perfecto, pero si hay un comun denominador por mas que queramos ver lo contrario. El Colombiano promedio siempre va a querer sacar ventaja de todo. El colombiano promedio no tiene sentimiento de bien comun por encima del particular. En todo el mundo hay corrupcion, crimen, desorden, etc… pero no por eso podemos justificar que ser ventajoso e irrespetuoso del espacio ajeno no es grave. Es como pretender que si uno tiene hambre no esta bien quejarse porque hay miles de personas literalmente muriendo de hambre en Africa. Excelente articulo.

  11. francisco327050

    Excelente artículo, es importante que los Colombianos reflexionemos sobre nuestro comportamiento y lo poco que nos interesa el bien común. Estamos haciendo entre todos un mierdero de país, y por muchas leyes y policías, si no cambiamos nuestra cultura nunca saldremos de ser un país subdesarrollado y con exageradas cifras de delitos. Va a llegar un momento en el que será insoportable vivir en Colombia, y lo primero que debemos hacer es ser honrados en nuestro día a día y dejar de votar a las mismas ratas-políticos de siempre.

  12. Basta leer algunos comentarios para darse cuenta de que el columnista no tiene la verdad absoluta pero, qué cerca está. Como se dice coloquialmente: al que le caiga el guante… Y debemos empezar por acabar con ese chiste que se cuenta sólo de que aquí los buenos somos más, ¿o qué les dijo el cuestionario si lo respondieron a conciencia?

  13. Bueno toda comparacion es odiosa pero creo que todo lo que enumera no es solo en Colombia, buena parte del mundo cabria en sus personajes. Lo que me indigna es su ignorancia. Los buenos somos mas. Colombia es un pais bueno que se puede rescatar de gente como usted que solo ve lo malo. Seguro es un levantado que cree que vivir en Europa o USA es lo mas cool y lo hace bueno y mejor que los demas humanos entre ellos los colombianos.

  14. manuelperez0516

    Sr. Pietro, interesante su artículo, un poco floral y algo parecidoa un poema en su inicio. Su larga lista de si o noha hecho, adolece de dos cosas: abusa del grado de culpabilidad o se imagina ud, que en los paises desarrollados, la gente no se atrsa en sus cuentas? o en la desarrolladoEuropa, no hay cárceles o policías. Talvez piense que en Canda donde resido, nohay conductores que se saltan una luz roja? si los hay y hay atracores, violencia doméstica, etc. etc.
    Pienso Don Petro es la incidencia y de esas faltas, pero enumerarlas co un si o no como respuesta es solo el comienzo de la reflexión. Un saludo desde el norte del contiente.

  15. carmelacastilla

    Totalmente de acuerdo. Lo más desmoralizador es que los jóvenes, los llamados millenials no sólo han heredado las malas conductas de sus antecesores sino que las superan. Y que los canallas avivatos colombianos se volvieron tan descarados que se burlan en la cara de la gente honesta porque tienen la certeza que siempre van a ganar.

  16. alfonsochacon1203

    Yo colaboro con otro poquito…….El chimchombiano desconoce su historia y para peor le da pereza leer….se pone la amarilla y canta el himno con la mano en el pecho, pero, no le pregunte que quiere decir inmarcesible y menos que es un gorro frigio…..El colombiano desconoce que la bandera que tenemos, encima de prestada, es robada…Para salir de todo el embrollo que vivimos: debemos comenzar por organizar un nuevo estado, con simbolos y todo y entre todos….T O D O S……y digo entre todos, porque la mayoria de los colombianos el 90 % somos descendientes de negros e indigenas, pero son muchos los que lo niegan y es mas: desprecian a estas etnias

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar