Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Para nadie es un secreto que Popeye fue un asesino en serie -según su propia confesión participó directa e indirectamente en 3300 homicidios-, que es cínico, frentero, descarnado, exhibicionista y morbosamente carismático, tal como lo demostró en una reciente entrevista que concedió a Crónicas RCN a propósito de su liberación. Por estas razones cada colombiano tiene un concepto y un juzgamiento sobre él, y también es evidente que la mayoría de esas calificaciones están cargadas de odio y rencor.

Lo primero que hay que lograr, antes de dar un debate a la altura, es bajarle a ese apasionamiento que enceguece la razón colectiva. La discusión no puede perderse en afirmaciones intrascendentes como que Popeye ha sido el empleado más leal que ha existido en Colombia y que su entrega a la empresa criminal fue tan incondicional que incluso asesinó a su pareja sentimental por órdenes de su jefe. No. El tema aquí es de fondo.

Afirmo enfáticamente que no defiendo a este personaje, pues es notorio su desequilibrio en sus valores y principios, sin embargo, si celebro su liberación. Desde el punto de vista legal, no cabe ninguna duda de que Popeye cumplió su pena dentro del marco jurídico aplicable, que respecto a él no hubo impunidad y que actualmente en su contra no cursan procesos penales. La justicia ha operado en su caso y esa es razón suficiente para dejarlo en paz. Él ha sido uno de los pocos criminales que ha pagado con cárcel sus delitos. Esos lustros de prisión fueron el castigo que le asignó la institucionalidad colombiana, ese era el escarmiento que le tocaba cumplir y así lo hizo.

Cuando se conoció que Popeye quedaría libre, no por nada distinto a que purgó su condena, se desató una polémica en el país que demostró que el resentimiento social en contra de los delincuentes es superior a las leyes que hemos consagrado. ¿De qué sirve una legislación penal, con tipificación de delitos y graduación de penas, si en esta sociedad estamos obsesionados con la cadena perpetua? Este ex presidiario lo único que hizo fue acogerse a las normas colombianas vigentes. En el momento en el que se sometió a la justicia la pena máxima de prisión era de 30 años, que redujo a 23 a través de su constante trabajo y estudio mientras estuvo privado de la libertad. Hoy ya está libre y merece estarlo.

Pero estas no son las únicas razones por las cuales la polémica se debe resolver a favor del ex criminal. Además de su paso por la prisión, hay que reconocer que el entonces reo dijo la verdad de su actuar ilegal. Con señales y detalles escatológicos y grotescos, que fascinaron a pocos y escandalizaron a muchos, alias Popeye reconoció sus faltas. En esta etapa del conflicto colombiano la verdad, aunque dolorosa, es un bien invaluable.

No sé si las declaraciones en las que el ex sicario afirma que es un hombre nuevo luego de salir del reclusorio son reales, o si son una mera estrategia mediática para mofarse del país, como tantas veces lo hizo. Eso, en todo caso, no importa. En el Código Penal se estipula que la pena de prisión busca, entre otras, la reinserción social y para el caso de Popeye la pena se ha cumplido. Es indispensable que nos demos cuenta de que la única vía para lograr la reconciliación es a través de los mecanismos institucionales, más aún en un escenario en el cual se avecina un postconflicto complicado.

Dijeron muchos que un hampón de su categoría no cambia y que sus manchas de sangres son imborrables. Otros, como yo, pensamos que aunque el asesino se equivocó, pagó sus crímenes con casi con un tercio de su vida probable. Ojalá que en lo que le reste de existencia, a Popeye lo dejen tranquilo sembrando espinacas.

***

Así como debemos dejar en paz a Popeye, los antitaurinos deberían acatar las determinaciones de la Corte Constitucional y, así, dejar de molestar a quienes apoyamos y defendemos la libertad.

(Visited 137 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jaime Luis Posada es abogado de la Universidad Javeriana y magíster en periodismo en la Universidad del Rosario de Bogotá en convenio con Publicaciones Semana. @JaimeLuisPosada

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Desde el inicio de la campaña electoral en Estados Unidos, Donald(...)

2

Creo en Dios todos los días, en el poder inagotable de(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Si acaso fuera verdad que en este país estamos obsesionados con la cadena perpetua es con toda razón, porque en este país hemos estado dominados y sometidos por las peores formas de criminalidad, especialmente desde hace treinta años. No minimice el legiitimo reclamo de las víctimas, que es todo un pais

  2. juanestrada0517

    DE ACUERDO CON SUS COMENTARIOS CON RESPECTO AL CASO DE JHON JAIRO VELASQUES ,PERO CON REFERENCIA AL ESPECTACULO EN EL CUAL SE MALTRATA A LAS NOBLES BESTIAS LLAMADAS: TOROS. ES MUY DISCUTIBLE PENSAR QUE SE DEFIENDE LA LIBERTAD CUANDO SE DIVIERTEN A COSTA DEL SACRIFICIO ANIMAL.

  3. Buen artículo, pero el tan muy Desgraciado la embarra en el último párrafo. No sabía que «defender la libertad» incluía defender la crueldad. Eso mismo opinan los pederastas, en nombre de la libertad. No es consecuente su último párrafo con toda su perorarata a lo largo del artículo, Desgraciado.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar