Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Yo creo que en una vida pasada fui taxista. Y que además fui de los más indios y guaches, de esos que se la montan a todos los pasajeros. De los que cobra de más a los que ve con cara de gringos, o de los que no llevan a nadie que no sea para donde a mí me sirve. Debí ser de los peores porque desde hace rato estoy pagando el karma.

Como ya di esa batalla por perdida, decidí no tomar más taxis y así evitarme peleas pendejas, que igual no voy a ganar. Cuando vivía en Cedritos «no había poder humano» que me sacara de allá para poder ir a la oficina, así que en lugar de salir a las 8 am y durar hora y media esperando que un taxista se apiadara, me esperaba a que se acabara el pico y placa y me iba en carro. Al menos yo tenía esa posibilidad. Y no les miento: duraba hora y media parando taxis que solo se burlaban de mí. Era muy frustrante.

Alguna vez en Cali desde el Terminal de Transporte me dieron un montón de vueltas por cuanta calle había. Cuando llegué al apartamento me preguntaron por qué me demoré tanto y les respondí que cómo así, si el taxista me llevó de una. Me sacaron a la ventana y me dijeron «pero si el terminal esta ahí, a dos cuadras«. ¿AH? Y eso que yo no tengo mucha cara de gringo. Entre varias cosas que me han pasado, ayer esta aplicación Timehop me recordó que hace 5 años estuve en Alemania. Y les voy a contar algo de eso.


Fuente: berlin-germany.euHay varias cosas que yo no había vivido y por eso me llamaron la atención en Alemania, uno así bien criollo, con el musgo en los talones llegando a Europa: Primero el cuento del sol en el verano. Siendo las 11 pm uno sigue viendo sol, entonces claro, cuando te vas a dormir no sientes sueño y no quieres acostarte. Es como cuando a los niños los mandan a la cama a las 6. ¿Así quién va a querer dormirse? «5 minuticos máaas mamáaaa. Y te juro que apago el iPad«. Entonces uno allá ve cómo en Colombia son las 3 de la tarde, a la gente le queda medio día del fin de semana y uno se tiene que acostar con una noche soleada. Y también curioso que uno se levante en las mañanas y en Colombia algunos hasta ahora están pensando en dormirse. A uno se le descuadra el horario y aunque esté al otro lado, sigue pensando en horario colombiano. No piensa uno: «uy, son las 12, toca almorzar«, sino que en Colombia son las 5 am y que los amigos o familiares hasta ahora se van a levantar. Dicen que el jet-lag es más facil de vuelta a Colombia, porque uno parte y llega el mismo día. Pero también que uno dura una semana lelo mientras se acostumbra de nuevo al horario criollo.

Otra cosa que pensé que sería diferente es el manejo del inglés. Yo pensaba que en Alemania todo el mundo habla inglés, pero no. En un restaurante fui a pedir comida para llevar, pero por poco no la logro. La niña que me atendió no sabía ni cómo decirme que no habla inglés, ni yo supe cómo decirle que me había dado cuenta hace rato. Pero bueno, es divertido tratar de comunicarse a señas con la gente. Y ese fue el primer “choque” en ese país. Fue con el taxista que me recogió en el aeropuerto.

El taxi fue contratado, así que el man iba a buscarme a mí, pero yo casi no lo encuentro, porque no le presté atención al correo en el que me decían exactamente en qué entrada estaría el man. Imagínense a este chibcha con cara de perdido, recorriendo medio aeropuerto con maletas gigantes, rodeado de tipos y viejas gigantes, monos y con ojos azules. El caso es que después de como media hora logré ubicar el taxi. «YESSSS. ¡ME SALVÉ!«, pero cuando llego al taxi, está solo. Sin taxista. Nothing, nada, nichts. Supongo que fue a buscarme. Igual no habría sido difícil reconocerme. Cuando finalmente nos encontramos le dije en inglés que lo sentía mucho, que me perdí, que so sorry, que di vueltas por todo lado, que soy un taradeishon, que llamé a la empresa de taxis a preguntar… Cuando terminé de contarle, el tipo –que no paraba de sonreír muy amablemente- hizo con las manos el signo de pulgares arriba, me dijo “good” cogió mis maletas, las echó al baúl… y nos fuimos. Yo me imagino que diria “uish, estos gringos si es que hablan mucho, ¿no?” Bueno, al menos en Colombia todo el que llegue hablando diferente es gringo, sea griego, francés, o escandinavo. De pronto en Alemania también.

Fuente: taxigourmet.comAl taxi lo contrataron para llevarme del aeropuerto al hotel, que son en ciudades diferentes. El mancito empezó a manejar. Yo iba relajado, estaba mamado del vuelo y pensaba dormirme, hasta que noté que el man empezó a mirar el GPS con insistencia, y ahí se me alborotó el nervio. El taxista a cada rato movía el GPS desesperado, le tocaba por aquí, lo presionaba por allá, no sé si le cambiaba la ruta. ¡¡Hasta peleaba con él!! Se supone que él no sabía hablar inglés, pero luego de mucho pelear con el aparato, le empezó a decir “shut up” o algo muy parecido en alemán. Voy a buscar en el traductor “shará” a ver si significa algo en alemán. En fin. El tipo me traía como nervioso. Imagínense en una cirugía el médico sacando el celular para googlear «cómo sacar un apéndice», o pedirle a la enfermera la enciclopedia Larousse y buscar entre las páginas, luego que ponga cara de felicidad porque encontró por fin encontró lo que quería y empiece a contar costillas para saber donde carajos es que tiene que meter cuchillo. De quinta. Supongo que el señor este era nuevo en el tema de la manejada de taxis o algo. Pues yo ya me estaba empezando a preocupar.

La otra fue que el GPS «decía» algo que sonaba “osfart”, y el man luego repetía “osfaaaart”, con cara de lelo. Pues claro, uno dice “marica, el man este se perdió. Señores… se murió Gamboa”. Al poco rato veo una desviación y un letrero que dice “Ausfahrt” y… ¡¡EL MAN SIGUIÓ DERECHO!! Yo dije “¡Mierda! nos pasamos. Señoressss… ¡¡raptaron a Gamboa!!”. Bueno, no es que yo sea tan importante, pero de pronto alguien pague recompensa por mí, así sea para que no me regresen. Varias veces pensé en decirle al man “oiga, ud me perdonará don taxista, ¿no? pero… ¿no teníamos que irnos por la autopista que se llama osfart? Eso le dijo el aparato”. Pero él sólo hablaba alemán y yo en alemán solo sé decir bolcsbaguen y Berlín. Jodidos. Opté por decirme a mi mismo “lo peor que puede pasar es que nos demoremos el doble, algun día llegaré”. Al rato pasamos otra desviación con otro aviso «Ausfahrt». Ya luego lo veía a cada rato. ¿ESTE MAN A DONDE ME LLEVAAAAAA?

Como a las 2 horas llegamos al hotel. Ahí solté el cepillo de dientes que tenía agarrado para defenderme en caso de un ataque taxístico.

Esa noche casi no puedo dormir, pero al otro día, cuando le pregunté a mi amigo qué significa «Ausfahrt», me dijo «Salida».

AAAAAAAAAAAHHH, con razón. Menos mal no le dije nada al señor don taxista. Qué oso.

@OmarGamboa


Algunos de ustedes saben que entre mis pasiones está producir los PremiosTW (premios a lo mejor de las redes sociales). El evento ya lleva 6 ediciones, ya vamos a empezar a producir la 7ma. El caso es que hace poco me entregaron el video que resume lo que pasó este año y, la verdad, se me aguaron los ojos de la felicidad. Es muy emocionante ver cómo las cosas que has soñado se van cumpliendo. Es bonito ver cómo se hace realidad aquello por lo que has trabajado tanto.

Y hoy quiero compartir esa felicidad con ustedes. Les dejo el video para que lo vean y me cuenten qué tal les pareció. Para mí… sencillamente es un sueño cumplido. Y faltan muchos más. Muchas gracias a todos por leer, apoyar, comentar, preguntar si ya voy a escribir el Marmotazo de la semana. Ustedes son un hit, ya lo saben.


Entradas anteriores: «Sal con alguien valiente«, «Primero yo, segundo yo«, «La novia no-modelo«.


También estoy en Facebook, Linkedin e Instagram.

(Visited 3.047 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy un consultor apasionado por el Social Media y los contenidos digitales. Trabajo mejorando la Reputación Digital de marcas y personas. Conferencista y profesor universitario. Director de los Premios TW, a lo mejor de las Redes Sociales en Colombia, emprendedor en los ratos ocupados, melómano y escritor en los ratos libres. Bogotano por nacimiento, ingeniero de sistemas por educación (Universidad Nacional) y tuitero por gusto.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En Twitter: @EdgarMed

Nuestra parrilla televisiva se encuentra plagada de adaptaciones mediocres de los seriados estadounidenses. No cabe resquicio de duda: una parte considerable de nuestros guionistas no se precia por su creatividad. Cuando produjeron la versión colombiana de Desperated Housewives (Amas de casa desesperadas, 2006), me sorprendí por la falta de originalidad, pero no me indigné. Cuando repitieron la fórmula con Grey's Anatomy (A corazón abierto, 2011), enarqué una ceja. No me agradó la serie, pero tampoco consideré que fuera un adefesio.

Cuando un amigo me comentó que una versión colombiana de Breaking Bad se encontraba en camino, lancé un grito ahogado (seguido de un ¡¿cómo se atreven?!). Me mostré escéptico pero intenté no condenar la propuesta sin antes conocerla con mayor detalle. No obstante, cuando vi los primeros panfletos promocionales, 'me dio cáncer'. Breaking Bad no es una serie cualquiera. No pocos críticos la consideran como una de las mejores producciones de la historia de la televisión. Crear una imitación de poca calidad no es un halago, es una ofensa. Podría tratarse de un caso similar al de "Vuelo 1503", la triste versión colombiana de Lost.

Analicemos el elenco principal:

breaking_bad.jpgcancer.jpg

Walter Blanco:
Empezamos mal. 'Walter Blanco' suena ridículo. Hace apenas una semana terminó la serie original y a nadie le puede sonar bien Walter Blanco en lugar de Walter White. Lo primero que se me cruza por la cabeza cuando veo a Diego Trujillo es que Walter va a soltar alguna frase como: "Ah, bestia, tengo cáncer de pulmón, mejor me dedico a traficar cocaina -imagino que no va a traficar metanfetaminas en nuestra versión-".

José Miguel Rosas: Me cuesta encontrar la similitud entre "Jesse Pinkman" y "José Miguel Rosas" (excepto que ambos empiezan por J). Roberto Urbina luce como un típico galán de Protagonistas de Nuestra Tele. ¿Debemos creer que es un adicto a las drogas? ¿Quién diablos hizo el casting? ¿Quién optó por esos nombres? 

Cielo Blanco: Suena estúpido ese nombre. Imaginen esta escena: "Cielo, no estoy en peligro, yo soy el peligro". 

Henry Narravo: Hank es un hombre rudo, entrado en años. Julián Arango parece una versión descaifenada del hijo adolescente que nunca tuvo Hank. De nuevo, ¿en qué pensaban los encargados del reparto? Julián Arango no luce como un agente de la DEA, ni siquiera sería creible como uno de los patrulleros que cuidan las estaciones de TransMilenio.

No sé quién interpretará a Walter White Jr., pero con base en el reparto conocido, imagino que eligieron al tipo que hacía de "Pablito" en Padres e Hijos o a Pacho Santos. 

Este primer aspecto de la producción es crucial y luce descuidado. Ayer se publicó el primer tráiler:




Sería justo afirmar que no luce tan atroz como "Vuelo 1503", pero no se ajusta a los niveles de calidad de la serie original. La peluca de Diego Trujillo es evidente, demasiado evidente. Rescato el nombre de la adaptación: Metástasis suena impactante, tiene fuerza.

En el video de YouTube se registran 183 votos negativos contra 37 positivos (al momento de escribir esta crítca). Casi una razón de 6 a 1. Por cada persona que aprueba el proyecto, seis no le dan su visto bueno. 

Esto se debe, entre otras razones, a que Breaking Bad acaba de terminar. La transformación de Walter White y el talante implacable de Heisenberg aún se encuentran impresos en la retina de los espectadores. Atrás quedaron los tiempos en que debíamos esperar meses para ver las series en los canales locales de televisión. En esta ocasión, una considerable mayoría siguió los capítulos casi de forma simultánea con la emisión estadounidense. Los que no la conocían, recurrieron a Netflix, u otros portales, para ver los capítulos antes de unirse a la final que convocó a 10,3 millones de televidentes.

Se presupuestan cinco temporadas para Metástasis. No creo que pasen de la primera. Para muchos, como yo, se trata de una burda adaptación de una obra maestra, no es más que un reflejo de nuestra mediocridad y un magro tributo a la serie original. Es, en resumen, un insulto inverosímil a la joya de Vince Gilligan. 

¿Usted qué opina de la versión colombiana de Breaking Bad? 

2

No me identifico en absoluto ni con la cultura ni con(...)

3

La cavitación es un procedimiento estético para eliminar excesos de grasa,(...)

13 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Deben haber en Bogota 10.000 taxistas mas educados que usted, a los cuales no se les ocurriria usar la palabra «indio» como si fuera un insulto. Esto es racismo y discriminacion. Estamos ya en el siglo 21. Por otro lado, la gran mayoria de colombianos tenemos algo de ascendencia india. La palabra «guache» es de origen chibcha y los conquistadores espanoles y la convirtieron en un insulto.

    • Gracias por su comentario, Jairo. Gente más educada que yo hay montones, en todo tipo de profesiones. Sí, estamos de acuerdo en que ambas palabras, indio y guache, tienen el mismo significado original. Así como la palabra «guaricha», que originalmente significa «mujer indígena joven», pero que tiene una connotación negativa y que quizás usted también ha utilizado. Usted que es tan culto debe saber que todos los idiomas, lenguajes y sub-lenguajes están llenos de palabras que van cambiando de significado. Esa es la riqueza de la cultura.
      En Estados Unidos decir «negro» es mentar la madre, y para mí esa palabra es indiferente, no sé para usted. Si lee bien, no hablo de taxistas indios y guaches, hablo de mí, que debí ser un taxista indio y guache. Yo uso esas palabras con plena consciencia de sus significados. Si usted se siente ofendido, lo lamento. Que tenga muy buen día.

  2. mauricio538786

    Buena tarde.

    Omar, felicitaciones por la 7ma entrega de los premios, y serán muchos mas.
    En verdad me hace reír mucho, me hace imaginar uno por allá en Alemania tratando de comunicarse por medio de señas, de palabras, de diccionario, jajajajja, muy gracioso, queda uno algo embalado.
    Buena tarde, de nuevo felicitaciones y gracias por escribir de nuevo.

  3. En Alemania es uno de los países en Europa que no hablan ingles, pero la mayoría lo hablan.
    Normalmente en Europa las conexiones de los trenes van desde el aeropuerto a las ciudades, que pocas personas se transportan en taxi, pero en Bogotá, es imposible tratar de tomar el transmilenio, es una tortura, solo tomar el transporte que tiene el aeropuerto hasta la estación con las maletas es toda una odisea, no tiene donde ponerlas y además las puertas con escaleras y ni hablar con del transmilenio, eso si sobrevive al robo. Que viva el día sin carro, jajaja un día de tortura ciudadana.

  4. Entonces viejo Omar. Le cuento que me hizo acordar la ultima vez que visite Bogota, yo le contaba a mi esposa las historias de horror que aveces pasan con los taxistas y queria evitarlas a todo costo. pues cual fue nuestra sorpresa cunado descubrimos que Uber operaba en Bogota….La berraquera!!! Pero mi familia me miraba como bicho raro porque decia que esa vaina tan cara, que eso pa que, que coja transmilenio mas bien……..Pero a la hora de la verdad la tranquilidad no tiene precio, obviamente uno nunca esta exento de cualquier vaina pero es que para evitarse el enojo y la incertidumbre no existe mastercard. Sera que mas bien estamos programados desde el nacimiento a preferir la adrenalina de salir de la casa y no saber si vamos a volver?
    Saludos!!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar