Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Motor de Búsqueda

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hace pocas semanas presenté a un editor el proyecto de un libro que quiero desarrollar. Abrigaba en el título tres elementos en los que considero debe trabajar cada ser humano para cambiar este mundo, léase bien, para cambiar este mundo. Pues aunque la mía es una generación perdida, no deja uno de tener ese sueño: cambiar este mundo, que la vida y lo que hicimos en ella haya servido para algo.

Agregué en ese título “y la Fuerza Suprema”. Es, claro, un recurso para llamar la atención en un país donde casi no se lee.

-¿Qué es eso de “La Fuerza Suprema”? –me preguntó el editor.

-Bueno –le dije-. Las tres tareas que menciono al principio nos corresponden a cada uno. Es decir, están al alcance del hombre. Pero todas serían vanas y endebles, si no nos apoyamos en la creencia de un Ser Superior, si no nos levantamos en la fe que va aparejada de la esperanza. ¿Conoce la historia de construir sobre la roca y no sobre la arena?

-Pues no vamos a poder apoyar su proyecto –me contestó-. No nos metemos con la religión, por respeto, claro está. Pero también porque buscamos lectores ecuménicos y no queremos atollarnos en asuntos de iglesias y todo eso.

-¿Religión? ¿Iglesias? ¿Dónde aparece eso? Hablo de “la Fuerza Suprema”, precisamente para respetar las creencias de todos los lectores.

-Sí, pero eso, al fin y al cabo –dijo-, es hablar de Dios. Y le repito, esta no es una editorial que publique libros ni espirituales ni religiosos.

Tomé las páginas de mi proyecto, dispuesto a retirarme (estaba en el lugar equivocado). Me despedí con la zalamería cachaca que disimula las contrariedades para no discutirlas, pero antes de salir, le dije al editor:

-Y sí. Sí se trata de Dios.

¿Por qué, no?

¿Por qué no se puede hablar de Dios? ¿Por qué debe uno embozar su nombre y su presencia para efectos profesionales? ¿Por qué debe uno negarlo? ¿Por qué hay que transigir maquillándolo como “algo espiritual”, un ser, una entidad, una energía?

Luego de un largo periplo de incredulidad, agnosticismo, ateísmo, desconfianza en las iglesias, pereza de confrontar la esencia o de ese resguardo de cinismo en el que nos matriculamos los escritores, sobre todo si somos periodistas, estoy volviendo a Dios. Al Dios de mi primer libro “Siete lecciones espirituales”. Vuelvo lenta, pero ávidamente, y tengo que comenzar por reconocerlo, por no falsearlo con eufemismos evasores, y decirlo así, tan sencillamente como en la primera oración de mi infancia: “Creo en Dios Padre Todopoderoso”. Todopoderoso es el Señor, cantó Héctor Lavoe.

No estoy solo. Me asombra la cantidad de personas que están copando las iglesias, católicas o cristianas. Las personas que van a misa, que oran durante el día en las parroquias solitarias, que asisten a los servicios, que hacen colas kilométricas para oír a los pastores y marcharse del templo con una dosis grande de fe, una inyección de compromiso, esperanza, reconocimiento de la vulnerabilidad humana y conciencia de que es impostergable la acción para que este mundo no siga a la deriva.

Leo mis más recientes columnas de Portafolio y de Motor de Búsqueda. Están cargadas de verdades, de realidades evidentes. Reflejan ese momento de desesperanza que vive el país por la incapacidad de sus gobernantes. O como relata mi siempre admirado y nunca muerto amigo Rafael Baena en su libro póstumo Memoria de derrotas: “… la misma clase dominante que a fuerza del terror y la indolencia ejercidos desde el Estado ha conseguido camuflarse, disimular su existencia, logrando incluso erradicar del lenguaje cotidiano las palabras plutocracia y oligarquía. Podría decirse que su defecto más notable es la corrupción, pero tiene uno peor, sólo que menos publicitado: su ineptitud, su porfiada incapacidad de llevar a buen término, dentro del plazo previsto y sin despilfarro de recursos, las continuas reformas que reclama la dinámica de toda sociedad que se dice civilizada”.

Siento que aro en la mar y edifico en el viento. Que nada cambia. Y sin embargo, estoy volviendo a Dios, con toda mi pasión, poniendo a su servicio los dones que me dio. Y creyendo firmemente que en los corazones de todas las personas que lo están buscando o siguiendo está naciendo ese nuevo país que queremos y en cuya construcción no podemos dejar de comprometernos, cambiando desde nosotros mismos y desde nuestras relaciones con los demás. Devolviendo a Dios a su lugar.

La Fe y las obras

Estuve el fin de semana pasado en la Cumbre Global de Liderazgo Colombia. Dos días piadosos y fructíferos. Hubo grandes intervenciones, pero quiero recordar unas palabras de T. D. Jakes, nombrado por la revista Time como “el mejor predicador de los Estados Unidos”.

“La anarquía aparece –dijo–, porque alguien en el poder se olvidó de alguien que no lo estaba. Y los graves problemas de este mundo no se pueden solucionar sin fe. Tenemos la fe, pero no las obras. Hay que derribar la tendencia natural que tienen los humanos a sentirse cómodos (la zona de confort)”.

Tal vez yo cambie el título del libro. Y no hable de “Fuerza Suprema”. Sino de Dios. Sí: de Dios.

 

COMENTARIOS SOBRE LA VISITA DEL PAPA FRANCISCO

Por supuesto que para el pueblo católico la dimensión pastoral de esta visita será fundamental. Pero para el resto de la población se tratará de la presencia de la que puede perfectamente ser la única figura que en estos tiempos de polarización y exacerbación a veces extrema y nociva de las militancias políticas –acá y en buena parte del planeta– goza del respeto de las más distantes orillas del ámbito político. Y más importante que esto, con la disposición para generar una pausa, escuchar y aplacar pasiones. EL TIEMPO, Editorial: Para aprovechar una visita. http://www.eltiempo.com/opinion/editorial/para-aprovechar-una-visita-14-03-2017-67328

Por otro lado, pensemos en uno de los aspectos más nefastos de esta visita: el exacerbar el sentir del pueblo católico, que es, no nos digamos mentiras, un pueblo de carácter bastante conservador. ¿Qué de bueno puede dejarle al país una visita del Papa en medio del debate electoral? Lo que se puede anticipar es un fortalecimiento de las ideas ultraconservadoras y un cuasi respaldo al candidato que mejor las represente. PAPA… PAN Y CIRCO. Juan Pablo Calvás, EL TIEMPO, http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/juan-pablo-calvas/papa-pan-y-circo-14-03-2017-67312

Papa Francisco, salud. Todo el mundo está que ofrece algo para abaratar los costos de su estadía en Locombia. Yo también estoy dispuesto a aportar. No le digo que le ofrezco posada en mi apartamento de Medellín porque la pensión no alcanzaría. Hablaríamos en caso de necesidad. Donde comen dos, comen tres. SANTIDAD, POR AQUÍ A LA ORDEN. Oscar Domínguez Giraldo, EL TIEMPO, http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/oscar-dominguez-giraldo/santidad-por-aqui-a-la-orden-67320

www.carlosgustavoalvarez.com

(Visited 962 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Carlos Gustavo Álvarez G. es periodista y escritor. Ha dirigido y editado diferentes medios de comunicación --Revista Elenco, Edición Dominical EL TIEMPO, Revistas Credencial y Cromos-- y publicado 14 libros sobre diversos temas. En 2017 cumple 35 años como columnista de prensa, labor que ejerce actualmente en Portafolio y en el blog Motor de Búsqueda de EL TIEMPO. www.carlosgustavoalvarez.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Por: Diego Laserna @dglaserna La semana pasada discutía en un artículo que para reducir la creciente(...)

3

Algunos dieron por sentado que Pep no podría con el juego de(...)

11 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. luzalvarez0626

    Es respetable su decision y mucho mas admirable el hecho de que la declare en publico, pero hay que tener de verdad mucha motivacion para esto, despues de ver este mundo sumido en guerras, hambre, abusos de toda indole, todo a nombre de un Dios, sea cual sea su nombre. Despues de echarle un vistazo a los periodicos es muy dificil creer en Dios Padre Todopoderoso. Pero espero que el libro encuentre un editor que no le ponga tanto misterio a la religion.

  2. sombras305046

    Muy respetables las creencias del periodista, pero también las del editor. Ahora, prefiero una confesión de fe íntima y personal, como lo hace al comienzo de la columna, más no así el ejemplo de curas y pastores como lo hace después. Los curas y pastores son menos la solución y más la causa de nuestros problemas y no la menos grave. Llamados a asesinar gente, excomuniones de acuerdo a la ideología política, pedofilia masiva, robos persistentes a los pobres, sostenimiento doloso de regímenes espurios, radicalismo insanos con base en lecturas dogmáticas de la Escritura se cuentan entre las tantas gestas de curas y pastores que nos han hecho una sociedad violenta, triste, agotada y sin futuro. Gracias

  3. Muy respetuoso el editor que lo rechazó, yo en el lugar de él le habría dicho, “vaya a estafar a otro lado con sus amigos imaginarios”. Esto es una señal de progreso, cada vez menos gente se presta a estafar al prójimo con pseudociencias y espiritismo barato.

  4. alfonsovalenc0515

    Como carcome la religión los cerebros de las personas que en algún momento fueron lucidas. No quisiera pensar que este autor, mas bien lo empezó a mover el deseo de dinero y de poder. En pleno siglo XXI, en donde se visualiza la verdadera esencia del ser humano, que aparezca este autor con esa desfachatez, sencillamente hay que dejarlo con sus incongruencias. Mas bien póngase a leer de “animales a Dioses” (Sapiens) de Yuval Noah Harari, a ver si la investigación científica de este extraordinario autor, hace que se oriente de mejor manera. Evolución mi estimado Carlos Gustavo, Evolución.

  5. marcoantonio.diazgonzalez.90

    El encuentro espiritual es personal, no todo el que sale de una iglesia sea esta la que sea, sale renovado y con Fe; quizás por buscar tanto a Dios y el creerse algunos como su voz en la tierra, es que hemos olvidado lo que somos, hombres, seres humanos que debemos buscar y encontrar primero la forma de convivir, relacionarnos, no matarnos y evolucionar como especie; hasta ahora ninguna iglesia, ni ningún profeta ha logrado este principio, simplemente nos han dividido y estancado en guerras que solo ayudan a unos pocos pero mantienen en la pobreza a la gran mayoría, y no solo hablo de pobreza física sino también espiritual; trabajemos primero en vernos como seres humanos que tenemos las mismas necesidades básicas sea cual fuere la nación, el credo , la raza, la sexualidad y después podemos sin ningún problema buscar y encontrar a nuestro creador.

  6. Errado, sr. En primer lugar usted asume que todas las tareas de mejoramiento son vanas si no hay una creencia en una fuerza superior. Nada tiene que ver una cosa con la otra, yo soy ateo e igual pienso que dejar un mundo mejor a los que vienen luego es una responsabilidad de todo ser humano. A partir de ahi ya no hay mucho para decir, simplemente que en su busqueda espiritual no olvide igual que los paises con mejores indices de desarrollo humano son precisamente naciones que no se caracterizan por altos niveles de religiosidad, como Noruega, Suecia, Japon, Finlandia, Holanda.

  7. johnposada0527

    Querido escritor no puede hablar de Dios si usted no tiene un concepto claro, bien claro, de lo que es su plan de salvación, y de lo que significa una correcta relación con Dios. Ah, y Dios, el verdadero y viviente el Dios de la Biblia no es ecuménico, ni sincretista, ni panteísta, ni idolatra. No usaras el Nombre de Dios en Vano.

  8. Escribano necio: Dios no necesita que alguien venga con un librito a terminar su obra, precisamente usted, en medio de su ignorancia, afirma algo que es verdad: Él es omnipotente, dejó su única verdad y el único camino de salvación en su perfecta, sagrada e inmutable palabra. Creer en Él, como usted afirma, no le alcanza para su salvación: Santiago 2:19 ,,Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan,, La fe que usted necesita es en la palabra de Dios, y para que Dios se la revele, (pues así como nadie la puede interpretar, ni cambiar, nadie la puede enseñar), debe usted buscar el juicio de Dios para que lo guie al arrepentimiento de sus pecados, empezando de su idolatría de seguir el diabólico catecismo y su altivez de creerse mas sabio que Dios.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar