Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

‘Un profesional de la Comunicación debe saber que el propósito del fútbol es el dinero. Está bien que el aficionado raso piense otra cosa, pero no el profesional de la Comunicación. Claro, si uno le dice eso al hincha no lo va a creer. Pero esto lo manejan empresarios. Lo contrario es como alguien que a los 15 años sigue creyendo en Papá Noel’.

Ese es uno de los apuntes del profesor Jairo Valderrama mientras dicta clase a periodistas en la Universidad de La Sabana. Parece que este hombre calvo y barbado sufre de un amor perdido por el fútbol. También por el periodismo. No es “doctor” porque sí, sino doctor en Ciencias de la Comunicación.

‘El fútbol siempre es lo mismo. El mismo discurso, la misma esencia, siempre la misma plantilla, lo único que cambia si acaso es el resultado’, critica.

Profesor, ¿por qué tantas referencias en clase al periodismo deportivo y en especial al fútbol? ¿Está tan mal el periodismo deportivo en Colombia?

Sí. A un redactor que cubre este campo de la información periodística le preguntan cuánto pesa la pelota aquella del lanzamiento de bala y no tiene ni idea. ¿Y a cuánto debe lanzarla? Tampoco. ¿Y cuánto mide la jabalina? No tiene ni idea de eso. Lo que le importa es el fútbol y, claro, sabe mucho de fútbol, pero es más una información desde el punto de vista erudito, del cúmulo de datos archivados. ¿Qué falta? Falta contraste, falta asociación, falta inferencia, falta deducción.

La mayoría de comentaristas lo que hacen es replicar lo que casi siempre los televidentes ya han visto en los monitores. Vuelven y cuentan a los televidentes, lectores y radioescuchas lo que ellos ya saben y de lo cual ya están enterados. El discurso tiende a ser repetitivo y funciona como una especie de plantilla. Claro, cambia el estadio, la hora del juego, la alineación, el director técnico y el marcador. Pero el fondo discursivo es el mismo, los comentarios tienden a ser los mismos.

¿Usted ve fútbol?

Claro.

¿Lo oye o quita el audio en una transmisión televisiva?

Escucho el televisor y escucho también la radio. Me divierte mucho encontrar siempre al hijo de Juan Guillermo Cuadrado, ¿no? Siempre (el narrador Javier Fernández) es “¡vamos, papá, para delante, papá!”… la verdad no sabía que Juan Guillermo tenía un hijo. A veces las transmisiones tienen tanta emoción, tanta entonación sonora, que hay un contraste inmenso con lo que se está viendo en el terreno de juego. A veces ni siquiera hay una jugada riesgosa, pero el locutor suelta un grito desaforado como si así fuera y no ocurre nada extraordinario. Obviamente es para infundirle, creo yo, emoción al televidente.

¿Qué errores encuentra repetitivos en los periodistas deportivos?

Una terminología cliché. Muchas veces les pregunté a varios comentaristas qué es un cotejo y contestaron que es un partido. ¿Partido es un cotejo? Busca en el diccionario. Para no repetir el término meten otros. Y también hay unas expresiones muy retocadas; creo que los mensajes se entienden mejor cuando se acude a un lenguaje sencillo. Ese tipo de palabrería a veces muy rococó, muy recargada, parece que a algunos les gusta o creen que así pasan como sabios del fútbol. No está bien establecer comparaciones, pero uno escucha a los comentaristas argentinos y de verdad son unos críticos profundos, elevados, especialistas de verdad, expertos. En Colombia los hay, por supuesto, pero son pocos.

Las nuevas generaciones intentan imitar algo que no va. Encuentra uno en los espacios televisivos emisiones simultáneas de grupos de muchachos hablando de la última fecha y parece que se gritan el uno al otro, echan chistes flojos, pero ninguno da un aporte profundo o un enfoque distinto acerca de lo que el aficionado corriente ya sabe porque está informado, lee páginas deportivas, escucha la radio y ve todas las transmisiones de los partidos. No hay un aporte, un enriquecimiento, algo adicional.

¿Y esto no se vale como estilo de nuestro periodismo deportivo?

El estilo no se puede modificar. Siempre lo he considerado como una particularidad de cada ser humano. Para caminar, para vestirse, para comer, para hablar, para comentar hay un estilo. Lo que me preocupa es que los estilos están unificados, es decir, como todos intentan adoptar el mismo estilo ninguno tiene uno particular. No son buenas las comparaciones, pero acudo al maestro Hernán Peláez, quien habla con pasividad, con un tono reflexivo pero siempre acertado. Nunca suelta palabra sin haberla masticado intelectualmente, por eso es un maestro del periodismo nacional. Muchos de los periodistas nuevos, de las nuevas generaciones, deberían aprenderle a él.

Finalmente, el periodismo en Colombia en general atraviesa momentos difíciles, tal cual ha dicho en clase. ¿Las nuevas generaciones que quieren estudiar para figurar en medios como periodistas deportivos deben cursar cinco años de pregrado para llegar allí?

Sí. Y eso es preocupante, por supuesto. Pero también he notado, sobre todo con mi experiencia en las facultades de Comunicación, que muchos de ellos –no todos- llegan con esa pretensión de figurar, de ser ellos los protagonistas del periodismo nacional. Y se supone que un periodista es el enlace entre el público y los hechos, se supone que un periodista es la cámara que está detrás, es lo que muestra, no lo mostrado. Ese es el mayor error de estos periodistas, muchos vienen con esa intención de figurar, no de aportar al periodismo. Quieren ser ellos mismos los protagonistas y eso no es muy adecuado: el protagonista siempre es el hecho noticioso y eso es lo que merece ser mostrado al público.

(Visited 7.117 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y Magíster en Comunicación Digital. Amo el fútbol. Trabajo en El Tiempo. Soy columnista en Kienyke. Bogotano y casado. He escrito para medios como Semana, Futbolred, Portafolio, Gol Caracol, entre otros. Mi Twitter: @javieraborda

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

2

Por: Libardo Aldana  Si algo ha enseñado la pandemia del covid-19,(...)

3

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

27 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El problema del periodismo deportivo es que Ellos creen que los televidentes que los escuchábamos somos autistas. Que vergüenza ! Y el problema es que Ellos además se creen su mundo imaginario a costa de fantasías haciendo crecer ídolos de barro

  2. Los narradores de fútbol en la televisión creen que el televidente es idiota o no ve. Piensan que están narrando para una emisora en la radio y eso es muy diferente e intentan contar o gritar algo que el televidente ya esta observando en la pantalla. En eso son mejores los narradores argentinos, inclusive las transmisiones de venezolanos son superiores a los nuestros. Otro asunto es que al criticar, ellos olvidan que una cosa es estar en el campo de juego y otra criticar sentado ante un micrófono demostrando un total irrespeto para los jugadores y/o técnicos. Si lo que critican lo pudieran aplicar ellos serían los mejores directores técnicos del mundo.

  3. carlosmaria123

    Los seudoperiodistas en.colombia son racistas, clasistas, maltratan a los deportistas y nadie les dice nada se creen o son la voz del papa y son una vergüenza, se creen q están por encima de los deportistas ejemplo Andrea guerrero, casa le, Ivan Mejía Rentería londoño César etc….

  4. Totalmente de acuerdo, no tienen ninguna objetividad en su narración o comentarios, por eso toca ver el partido sin volúmen, y adicionalmente nos toca ver es un programa de televentas, 200 mensajes de publicidad en un partido, qué horror. Y el slogan es el canal que «todos queremos»?? por Dios, cuándo entenderán que nos toca ver los partidos por ahí porque no hay mas?

  5. aurelianobuen0520

    De acuerdo en muchas de las aseveraciones pero será que el dr. Peláez sabe cuánto pesa la bola y cuánto mide la jabalina? El dr. Peláez, sin ánimo de criticar sus bondades, es especialista en fútbol como el sr. Valderrama dice ser maestro en Ciencias de la Comunicación.

  6. colombianoal100

    Desde mi punto de vista el tiempo debía tomar este aporte al periodismo como pilar de construcción, y evitar que sus redactores sean hinchas y no periodistas porque pierden la objetividad, comenzando por Meluk, incentivar a la investigación y salir de las oficinas de millonarios que es lo único que publican con periodicidad, desconociendo el crecimiento y sucesos de otros equipos siendo el tiempo un diario nacional.

  7. algunos analistas del futbol, por no decir todos, son acomodados; ivan mejía por ejemplo, en uno de los ultimos partidos de la selección dijo literalmente que J. gmo cuadrado era muy malo, y en menos de media hora hablaba bondades de él por hacer un pase gol.¿?

  8. humberto717840

    Y. Sabes que es lo peor que deben llamarse periodistas deportivos por que ni siquiera ven otros deportes por ejemplo el béisbol el único que sabia de todos los deportes ya se murió edgar Perea y el único periodista deportivo se llama mike schumulson los demás son gente que sabe de geometría y siglas que solo ellos desifran

  9. Completamente de acuerdo. Da gusto ver y escuchar a los periodistas deportivos argentinos en todos los campos: fútbol, fórmula uno, tenis, atletismo; qué profesionales. Y sin gritar; nada de por encima del palo de mango, por ejemplo, y eso de ,,,y tú, tranquilo,,, cuando Ospina ataja un balón. Payasos en su mayoría.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar