Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Josué Martínez FPor: Josué Martínez

Todo había transcurrido normalmente hasta ese momento. Había llegado con anterioridad al aeropuerto, había bebido más de un café, me había sentado a esperar la hora del vuelo en una sala equivocada, una funcionaria me había indicado con poca amabilidad el lugar correcto: -Señor, es en la sala 73, debe mirar las flechas; le indican cómo llegar…-. A mi lado en la sala de espera alguien gritaba por su teléfono intentando programar su vuelo de regreso. En frente de mí había un joven no muy bien vestido que me miraba insistentemente; cosa que me inquietó por el valor de las cosas que llevaba en mi maleta. En un costado de la sala, esperaba con nosotros una delegación departamental de algún deporte a juzgar por sus uniformes de presentación. De pie muy cerca de la zona de abordaje esperaba una mujer muy atractiva, mirando su celular y moviendo con insistencia una pierna. Y como no podía ser de otra manera, también estaba el que viajaba por primera vez en avión, o al menos eso parecía porque le tomaba fotos a todo y se sacaba selfies por toda la sala. El check in no lo hice yo, así que me tocó en el asiento del medio en la fila 10, creo. Una asistente de vuelo realmente muy bonita nos dio las instrucciones y después de varios minutos de pasear por las pistas del aeropuerto el avión despegó.

Diez o quince minutos después sonó el timbre que le da paso a alguna información de la tripulación y se escuchó la voz del capitán: “Les informamos a todos los pasajeros que debido a un inconveniente el aeropuerto de Barranquilla se encuentra cerrado y no podremos aterrizar. Un avión de la Fuerza Aérea se accidentó en la pista. Aterrizaremos en el aeropuerto de Cartagena y esperaremos allí nueva información”. Yo había escuchado y era de los que sostenía que el avión es el medio de transporte más seguro del mundo. El aviso de que había un inconveniente en pleno vuelo me hizo cambiar de parecer súbitamente. Y es que cuándo el capitán apenas había dicho inconveniente, por mi cabeza pasaron varios inconvenientes posibles: – ¿Será que las condiciones meteorológicas no se dan para que sigamos y hay que volver?, ¿Será que algo pasó al momento de despegar? ¿Será que perdimos una turbina y el avión caerá en picada?, ¿Será que el avión fue secuestrado por extremistas musulmanes?, o pero aún ¿Será que el copiloto tiene problemas con la novia?… No sé cómo alcanzan a pasar todas estas cosas por la mente en tan pocos segundos, pero pasan.

El 11 de septiembre en Estados Unidos murieron 2.977 personas en ataques deliberados y premeditados por parte de terroristas de Al Qaeda y aunque no se consideraron accidentes de aviación, si quedó evidenciada la vulnerabilidad de este medio de transporte y el daño que pude llegar a hacer en manos equivocadas. El 27 de marzo de 1977 quinientas ochenta y tres personas murieron en el aeropuerto Los Rodeos de Tenerife, cuándo dos Boeing 747 colisionaron en plena pista. En 1985 quinientas veinte personas perdieron la vida cuándo un avión de Japan Airlines chocó contra las montañas. En 1996 dos aviones de Saudi Arabian Airlines y Air Kazakhstan colisionaron en pleno vuelo dejando un saldo de 349 muertos. Y así podemos seguir registrando catástrofes aéreas hasta llegar a las más recientes. 239 personas del vuelo 370 de Malaysis Airlines están desaparecidas desde el 8 de marzo de 2014. 150 fue el saldo de fallecidos en el vuelo 9525 de Germanwings que estrellaron intencionalmente en los Alpes franceses.

En la totalidad de los accidentes que involucran aviones mencionados anteriormente los errores fueron netamente humanos, y casi en ninguno el medio de transporte como tal presentó fallas; y es esa precisa razón por la que creo fervientemente que la frase: “el avión es el medio de transporte más seguro”, debería ir con asterisco. Averiguando un poco sobre la producción de estos monstruos con alas, queda en evidencia que se toman todas las precauciones a la hora de fabricarlos y que dejan prácticamente nada al azar en cuanto a la funcionabilidad, seguridad y resolución de eventuales problemas en tierra y aire. Por ejemplo los procesos industriales en materia de seguridad son los más rigurosos que existen en la tierra. Cada procedimiento y ejecución de tareas es revisado y probado hasta el cansancio. Los ingenieros que tienen a cargo el control de calidad deben tener la mayor experiencia y son extremadamente exigentes para poner su sello de conformidad; sello que guardan diariamente bajo llave. Cada vez incorporan más herramientas tecnológicas que ayudan a minimizar los riesgos de accidentes. Por más que uno o dos procedimientos fallen ya sea en vuelo o antes de estar en el aire, siempre hay una forma de arreglar los inconvenientes y prevenir las emergencias. Adicionalmente cada vez las aerolíneas se preocupan más por trabajar en la preparación psicológica y social de la tripulación para que en las circunstancias más extremas sean capaces de resolver problemas y llegar a la mejor decisión. Pero no obstante todas estas medidas, las personas siguen y seguirán muriendo por cientos cada vez que se produce un accidente aéreo. El problema es que no importa cuánto se avance en tecnología o si las máquinas y los procesos tienen cada día menos errores, siempre, la seguridad aérea estará supeditada al error humano. Y en ese orden de ideas, los técnicos olvidadizos seguirán haciendo de las suyas cuándo no revisen bien alguna compuerta; las mentes con problemas psicológicos de los copilotos seguirán produciendo catástrofes; los extremistas seguirán buscando la manera de utilizar los aviones para sembrar el terror, etc…

Todos decimos que viajar en avión es lo más seguro del mundo hasta que se oye la voz del capitán diciendo que le informan que hay un problema; hasta que a mitad del vuelo anuncian que habrá turbulencia y comienzan a sentirse esos vacíos insoportables en el estómago; o hasta que las asistentes de vuelo que van sirviendo el café, se miran asustadas, dejan de repartir y van a buscar seguridad con el resto de la tripulación. Todos somos valientes hasta que la cucaracha vuela.

Con respecto a mi vuelo; aterrizamos en Cartagena y dos horas después volamos a Barranquilla sin contratiempos. Gracias a Dios no hubo errores humanos.

Twitter. 10SUE10

(Visited 161 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    “Brisita bolivariana” azota con furia a Colombia

      Por: Gisela Matamoros/ Prof. Marta de la Vega. Ante los hechos ocurridos en días recientes, a raíz del(...)

  • Opinión

    Una marcha sin rumbo

    Por: Carlos Ossa Este 21 de noviembre se produjo el Paro Nacional, y lo primero que convendría estudiar de(...)

  • Opinión

     Cacerolazo a la reforma tributaria

    Por : Laura Amaya Meneses El descontento generalizado, donde más del 74% de la población colombiana apoya las manifestaciones según(...)

  • Opinión

    Bajémosle al tono

    Por: Josué Martínez Le dije estúpidos, ignorantes, brutos, de doble moral y algunas otras cosas a todos los que(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Alberto Gamero es uno de los mejores entrenadores de la liga,(...)

3

Hay muchas maneras de crecer tu negocio. Probablemente encuentres una industria(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar