Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Daniel RojasPor: Daniel Rojas Medellín

El parque Sucre en Bogotá se hizo popular gracias a una generación inspirada en las exigencias globales de paz y amor que traspasaron el océano a través de la música y que hizo del lugar su punto de encuentro, allí, en la década del 60, se construyeron sinergias bajo una identidad colectiva por el respeto a la vida y las ideas que llegaban de Francia en donde los muros parisinos gritaban “seamos realistas, pidamos lo imposible”.

Desde entonces los bogotanos lo conocemos como el parque de los hippies, el parque que evoca euforia, pero que el pasado domingo tuvo que ver, como nunca en su historia, la tristeza y la desilusión que provocaron los boletines oficiales de la registraduría anunciando el triunfo del no en el plebiscito que consultó sobre la refrendación de los acuerdos de paz, mientras la BBC de Londres divulgaba los rostros en llanto de las juventudes bogotanas, el País de España preparaba una publicación en la que su autor nos comparaba con vacas que se dejan conducir a la autoaniquilación, nadie allí entendía por qué estando tan cerca a ponerle fin a la guerra, habíamos elegido como sociedad continuarla, a pesar de las 7 millones de víctimas que nos ha costado.

Desde afuera es fácil percibir que tomamos una decisión contraria al sentido común, algunos que indiferentes a lo acordado prefirieron no votar, hoy podrían estar sintiendo, con toda la razón, que son culpables de que el mundo ironice sobre nuestra sociedad, el sentimiento de rabia es necesario y profundamente genuino considerando que quienes constituyeron mayoría (62.6%) fueron precisamente los abstencionistas. Sobre el 37.4 % restante hay que decir que la mitad voto por el sí y la otra mitad (mas 0.43 puntos que hicieron la diferencia) votaron por el no, es decir, se trata de una victoria relativa que no cuenta con la suficiente holgura para considerarla absolutamente legítima.

La rabia que hoy es indignación, motivada por el sentido común, se ha constituido como eje popular de un cúmulo de ciudadanos que en medio de la crisis, se han puesto como tarea no dejar morir la posibilidad de paz en Colombia, bajo la égida de variopintas consignas se han arrojado a las calles a realizar asambleas deliberativas, han organizado movilizaciones y han planteado espacios de formación, acudieron corriendo cuando vieron caer el porvenir, a mí me llegó la invitación por whatsapp y de inmediato me contagiaron, quizás porque a diferencia de las campañas del sí, esta no estaba contagiada por la burocracia ni los egos del país político, fui testigo de una reunión espontánea el lunes en el park way, alrededor de 1000 espíritus, en su mayoría gente joven, discutimos, nos escuchamos y decidimos construir la mayoría social que le diga sí a la paz, alejados del país político al cual el 62% de los colombianos ignoraron, nació un pacto entre ciudadanos y para ciudadanos: construir la paz de abajo hacia arriba, desde la perspectiva ciudadana, desde la calle.

Ahora el balón no lo tiene Uribe, ni Santos, ni Timochenko, ahora el balón está en poder de la ciudadanía, único actor dentro de nuestra democracia con poder para quitar lo que está mal y decidir sobre el bien colectivo, hace un par de meses parecía una utopía, pero hoy está sucediendo, no nos quedemos sentados, seamos realistas, pidamos lo imposible.

Twitter @Danielrmed

(Visited 652 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Agro: la cenicienta del presupuesto 2020

    Por: Erasmo Zuleta En días pasados el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, radicó el Presupuesto General para 2020. El(...)

  • Opinión

    ¿Por qué Maduro no termina de caer?

    Por: Gisela Matamoros Técnicamente, Nicolás Maduro está caído. La economía de Venezuela está destruida, la industria petrolera desmantelada, los(...)

  • Opinión

    El viaje correcto

    Por: Josué Martínez En esta oportunidad no voy puntualmente a buscar libros, pero de paso hacia donde voy, camino por(...)

  • Opinión

    Redefiniendo la gobernabilidad y el desarrollo

    Por: Jorge Iván Cárdenas La revolución tecnológica, además de traer grandes avances al desarrollo de los países, también trae(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. yolima668762

    Sin duda, es un panorama más esperanzador el promovido por los ciudadanos y ciudadanas. Mientras nuestra clase poolítica se revuelve en sus propios y intereses y con representación minoritaria, es importante que la ciudadanía lidere escenarios de paz real, estable y duradera.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar