Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El hecho de que Willington Ortiz nunca haya vestido la camiseta de mi amado Santa Fe no me impide reconocer que es tal vez el mejor futbolista colombiano de todos los tiempos. Alcancé a verlo jugar en la época dorada del América de Cali y su gambeta corta endiablada recorriendo la cancha era maravillosa. Siempre anhelé una foto con él y siempre lo admiré de toda la vida. Pero lo que nunca me imaginé es que recorriendo las calles del barrio Prado Veraniego de Bogotá me encontrara de frente con la sorpresa de saber que había montado un restaurante de comida del Pacífico llamado «El Rincón del viejo Willy». Sin pensarlo dos veces entré en el sitio y comencé a ver una amplia galería de fotos del jugador al lado de Pelé, de Maradona, de Ernesto Díaz, de el tigre Gareca y en general de todos sus excompañeros en el América de los ochentas.
viejowilly
Me senté tímido en una de las mesas del lugar y mientras el mesero llegaba con la carta, de pronto me quedé estupefacto cuando dirigí la mirada a la mesa que estaba justo al frente mío. Ahí estaba, era el viejo Willy, que estaba comiéndose un pescado con arroz de coco y limonada de panela. El empleado del sitio algo me explicaba sobre los tipos de plato que ofrecían, pero yo realmente no lo estaba escuchando; cuando por fin volví en sí, le dije que si Willy aceptaba tomarse fotos con los comensales. Me dijo que por supuesto, que el «grone» era sencillo y relajado con el tema. Acordamos con el mesero que no le íbamos a interrumpir su almuerzo y que cuando terminara lo abordaríamos para hacerle la solicitud.
Cuando por fin se desocupó, me hicieron la señal de que parara y llegara acompañado a su mesa; Willington levantó la mirada y yo me presenté, le dije que deseaba escribir sobre su restaurante a lo cual accedió encantado. Me dijo que solo una vez lo habían entrevistado en una emisora, pero que jamás le habían hecho nada escrito. ¡Y se despachó el viejo Willy! me contó entre muchas cosas que en Bogotá los restaurantes de comida del Pacífico eran de chocoanos en su mayoría, y que la gastronomía de su región era mucho más amplia. Que su restaurante era de comida típica TUMAQUEÑA, que cuando arrancó con el negocio tenía cocineras del pacífico, pero que él quería unos platos bien presentados; por eso tomó la decisión de contratar un chef al que se llevó un mes para su casa en Tumaco y así poder que se empapara mejor sobre los secretos gastronómicos y los sabores de su región.
pescado
Lo mejor de su carta pasa por platos como el pargo encocado, el ceviche de piangua (un pequeño molusco parecido a la ostra que aunque no es muy popular en el centro del país, se le considera uno de los platos más apetecidos en el sur del Valle y el norte de Nariño), la cazuela de mariscos y los langostinos con tocineta en salsa de uva pasa. Me contó también que antes preparaba el Pusandao (plato típico del Pacífico) pero que lo había descontinuado por la dificultad de traer una carne especial que no se conseguía fácilmente en la capital.
De fútbol hablamos poco, ya todos sabemos quién fue el viejo Willy en la historia del fútbol profesional colombiano. Muchos pensamos que Ortiz tal vez si hubiera nacido en esta época del marketing deportivo perfectamente hubiera podido brillar en un Barcelona o un Real Madrid, o de pronto nos deleitaría con sus jugadas en un mundial de fútbol al que lamentablemente jamás pudo ir.
carta
Les dejo la carta de «El Rincón del viejo Willy» para que vayan, disfruten un buen pescado, pidan una «limonadita de mango» (se consigue en el lugar) y tal vez tengan la fortuna, como yo la tuve, de tomarse la respectiva foto con un grande del deporte mundial.

*El Rincón del viejo Willy Calle 127d No 54-08 barrio Prado Veraniego, Bogotá

(Visited 4.810 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Cuando baje la marea, quédate en Colombia

    No es una idea mía; lo que me mueve a escribir esto es simple sentido común y de pertenencia.(...)

  • Colombia

    Diez sitios para pedir domicilios por Rappi en época de cuarentena

    La grandeza de muchas empresas se demuestra en momentos de crisis; así que voy a empezar este escrito por(...)

  • Bogotá

    Los mejores sitios para comer bandeja paisa en Bogotá

    Hay que reconocer que cuando un extranjero llega a nuestro país lo primero que llega preguntando en materia gastronómica(...)

  • Entretenimiento

    Restaurante campestre Los calzones de mi abuela en Cajicá

    Es tradición de los bogotanos salir a almorzar los fines de semana a los diferentes pueblos de la sabana de Cundinamarca. Chía, Funza, Mosquera, Sopó y otros muchos que tienen una gran oferta gastronómica. Pero Cajicá es tal vez de esas poblaciones aún inexploradas que merece que se le resalte; es por eso que en una visita que hice a la catedral de sal de Zipaquirá en el tren turístico de la sabana, ya regresando, busqué almorzar cerca de la estación donde para el tren para que los turistas hagan compras y coman algo. Ahí fue donde me encontré el restaurante campestre Los calzones de mi abuela, en una vieja casona esquinera, pero muy amplia y con dos ambientes diferentes. Uno como de paredes con corotos antiguos y otro campestre muy agradable; pero faltaba ver la carta para corroborar si el sitio era bueno. 1 Con sorpresa me encontré con mas de 15 platos de todos los tipos de carnes, pollos, pescados, y lo que más me gusta a mi, que no es otra cosa que la parrilla variada que lleve morcilla, longaniza, chunchullo, arepa boyacense y como ocho ingredientes más. Pero Los calzones de la abuela no es solo parrilla; hay que probar las más de cuatro opciones de sopas hechas en leña para darse cuenta que la señora de la cocina (a la cual saludé y pasé a felicitar antes de irme) le pone mucho amor y empeño a sus preparaciones, y eso es básico en un restaurante. Los meseros entre hombres y mujeres fueron todos muy amables y estuvieron pendientes de mi en cada cosa que solicitaba; no es uno de esos sitios en donde se desaparecen o hay muy poco personal. Mientras me comía mi parrillada pude ver varias presentaciones con bailes típicos de la región cundiboyacense; yo me imagino que esto está más pensado para los turistas extranjeros que vienen de visitar la catedral en Zipa, pero igual lo disfruté porque muy pocas veces tenemos la oportunidad de apreciar el torbellino o la guabina. 2 El sitio es tan agradable, y la experiencia entre la comida y la atención fue tan buena, que decidí quedarme del tren para hacer turismo en Cajicá, comprar algunas artesanías, visitar su iglesia y recorrer su parque principal. En ese momento me di cuenta que el municipio tiene más opciones gastronómicas (como unas empanaditas famosas que venden en el parque) y que tal vez vale la pena regresar y darle otra oportunidad a Cajicá. Lo que pasa es que a veces por pereza uno se queda en lo que esté más cerca y más a la mano de la capital. Los calzones de mi abuela es un embajador de Cajicá. Prometo que volveré a buscar más sitios, pues el municipio merece ser lugar de continua visita por parte de nosotros los colombianos, y por supuesto de los "gringos" que vienen a nuestra región. La dirección del restaurante es carrera 2 No 3-94 Parque de la estación.

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar