Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Estaba recién graduado, por allá a principios de los noventas. Había conseguido mi primer trabajo como mensajero en el centro de Bogotá. Llegué muy temprano y me mandaron a hacer las consignaciones de un almacén de telas ubicado en la carrera 13 con 18; salí apresuradamente a un banco ubicado en la carrera décima con veinticuatro cuando de pronto me sorprendió una onda explosiva que me hizo tirarme al piso, de pronto todo fue caos y los comerciantes del sector empezaron a cerrar sus negocios porque se estaba presentando vandalismo aprovechando la zozobra que había producido una bomba que mandó a colocar Pablo Escobar en el desaparecido teatro Olimpia. Los vidrios de los edificios caían hiriendo a los transeuntes que deambulaban por el sector a esa hora del día. Yo tuve que devolverme corriendo a la oficina con un dolor impresionante en los oídos, producto  del fuerte estallido. Cuando estaba llegando a la zona de las ópticas en la avenida 19 con 13 me recibió un nuevo estallido. Habían colocado otra bomba en la 17 con 13, a una cuadra de la oficina. Cuando llegué, todavía con el dinero de la consignación mis compañeros de trabajo estaban encerrados pues la explosión dañó la puerta del almacén. Yo quería entrar y ellos deseaban salir, fue un día que me marcó y que me hizo odiar injustificadamente todo lo que tenía que ver con los paisas. Estaba muy joven y cometí el error de generalizar y pensar que todos eran unos violentos.

 

De igual manera me pasó en el tema del fútbol con el cuento de “la rosca paisa” y especificamente con el equipo Nacional de Medellín (aclaro que si hubiera nacido allá sería hincha del DIM). Actitudes inmaduras que afortunadamente corregí en el presente. Ahora que visito la capital de Antioquia con alguna frecuencia me siento bien atendido, me encanta su gastronomía, su desarrollo, su cultura ciudadana, el empuje y el sentido de pertenencia que tienen los medellinenses por su sufrida ciudad, azotada por el narcotráfico y  esa estigmatización de la que fueran víctimas en el siglo 20. Tal vez por eso quisieron ser los mejores, salir adelante y convertirse hoy en día en ejemplo para toda Colombia.

Foto: Hugo Leonardo Valenzuela Guzmán - 2017

Foto: Hugo Leonardo Valenzuela Guzmán – 2017

 

Los paisas se sobrepusieron a sus pasadas tragedias, no se detuvieron a lamentarse y hoy en día nos llevan años luz a otras regiones. Si no fuera por Antioquia y por los habitantes del eje cafetero que también son paisas y excelentes anfitriones, ya se nos hubieran metido los comunistas a dirigir este país. Por eso dejé atrás mis prejuicios y hoy con arrepentimiento y con la mano en el corazón digo ¡gracias compatriotas paisas! ustedes son unos tesos. Pronto volveré a esa bella tierra, me sentaré a hablar con algunos de ustedes, disfrutaré de su hermosa y pujante ciudad, me comeré una bandeja paisa en Mondongos de Laureles, probaré el helado frito en Guatapé y hasta me iré de compras “al hueco”. También quiero vivir la experiencia de una feria de las flores.

 

PD: Una sola crítica respetuosa. No le hagan la guerra al que llega de otra ciudad consiguiendo un trabajo estable o buscando poner un negocio. Medellín también debe ser una ciudad de puertas abiertas, no solo para cuando uno viaja en plan de turismo.

(Visited 6.979 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    ¡Por fin! Restaurante Mercagán Parrilla llegó a Bogotá

    Para los santandereanos, hablar de Mercagán Parrilla es bastante familiar ya que se trata de un negocio que data(...)

  • Colombia

    Los cortes de carne colombianos

    Vivo en una constante polémica con mi hermana vegetariana por el tema del consumo de carne. Le doy argumentos(...)

  • Vida

    Restaurante Lía, un pagamento a la naturaleza

      Deambulando por el centro de Chía, y buscando en donde almorzar, me encontré con una fachada oscura pero llamativa y elegante. Al ingresar al local tuve buenas sensaciones pues el chef salió de su cocina y me abordó con gran amabilidad; me explicó (tal vez porque me vio gordito) que este no era un restaurante tradicional, con ingredientes y recetas tradicionales, pero fue precisamente eso lo que me animó a quedarme. Pablo Aya se sentó conmigo a la mesa tomándose el tiempo para contarme sobre su carta y su concepto. Todo lo que hay en la cocina del Restaurante Lía es de origen orgánico (una parte es lo que se cultiva en la huerta de su casa y otra comprada a los campesinos directamente) garantizando que no sea regado con químicos. De igual manera, lo que dice el chef tiene todo sentido, o por lo menos a mi me convenció, y es que si usted va a sacrificar un animal (porque no se trata de un restaurante vegetariano) por lo menos hay que darle una buena vida. Eso es Lía: un pagamento a la naturaleza. Es agradecerle por proveer alimento y no cocinarlo de manera 'chambona', sino esmerarse por ese ser vivo que dio su vida para que nos alimentemos. chia1 Mientras esa charla sucedía me traían una deliciosa entrada de queso costeño frito acompañado de salsa de piña, fresas, tomate miniatura o cherry y un toque de chile poblano. La presentación, impecable; el sabor, exquisito; y las combinaciones al paladar, bastante agradables. En ese momento ya estaba convencido de querer pedir plato fuerte que incluyera una proteína esmeradamente preparada, así que escogí una sobrebarriga asada a la parrilla que Pablo cocina previamente 6 horas bajo la tierra en su casa, en un fondo a base de tomate. Es un pedazo de carne de 480 gramos y tengo que decir que jamás había probado algo tan tierno al paladar. Es como si la estufa bajo la tierra hiciera el papel de una olla pitadora. El chef aprendió esta técnica viviendo unos meses con unos indígenas mexicanos, y cuando regresó al país adaptó la receta a su restaurante. Pero no solo la sobrebarriga se cocina bajo esta premisa; también lo hacen con la costilla de res, medallones de lomo, trucha, pato y otros "muertos", como les llama Pablo a sus platos. En matas y muertos se divide su carta, y aunque no es políticamente correcto decir eso, tiene todo el sentido. chia2 Después llegó el postre. Una cuajada flambeada en tequila espectacular que me hizo regresar a Lía a repetir la semana siguiente. Solo fui por esa delicia y pienso frecuentar de nuevo el sitio. Todo tiene razón de ser en este restaurante, desde las entradas, pasando por las bebidas no alcohólicas y qué decir de las alcohólicas. Cócteles con sabores del pacífico colombiano combinados con las raíces de méxico, y así. Pero mejor no contar más, es preferible que vean el video y vayan a probar. Yo me fui feliz para mi casa con unas cuantas libras de papas nativas que Pablo me regaló para que preparara en casa. Estas son las que él usa en su negocio frecuentemente para acompañar sus platos. Chía dejó de ser hace rato el lugar de los restaurantes de parrilla, los sitios de rumba, los piqueteaderos al lado de la carretera, o los puntos de postre y merengón... ¡ahora existe Lía! Un restaurante a manteles que es respetuoso de lo que la naturaleza nos da.

  • Vida

    18 de septiembre, tatuaje del alma...

    ¿Cómo poder encontrar las palabras adecuadas? ¿Cómo poder seguir siendo el caballero que admiraste? ¿Cómo poder plasmar palabras sin(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Hace unos años ningún colombiano hablaba de visitar esta isla del(...)

3

El municipio de Ricaurte, Cundinamarca, es al que más cédulas le(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. libardo936962

    Hay paisas admirables, como Fernando González a quien no creo que el bloguero conozca o como Carlos Castro Saavedra, pero hay otros que no vale la pena mencionar. Y, sí, son trabajadores,asunto que puede ser defecto como hemos visto con cierto trabajador insomne. Como en el resto del país, hay de todo. No hay nadie superior y en todas partes se cuecen habas ¡Ah! Casi olvidaba: Gabo es costeño, caribe, más exactamente.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar