Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Viajar a Argentina Hoy

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Si están buscando una historia color de rosas o la de un héroe perfecto que “triunfó en la vida” se equivocaron de lectura. Esta es una historia completamente real, cruda, con malas decisiones, malas experiencias y lo que representa el salir del lodazal a través del esfuerzo y sufrimiento “vida real”.

Son pocas las personas con las que comparto mi vida personal, cada quien ha seguido un camino hasta ahora, cada uno se ha enfrentado a diferentes tipos de dificultades, algunos más que otros, pero supongo que todos nosotros a veces tenemos ese sentimiento de “buscar el triunfo” o una “dirección” en la vida, a veces tenemos dudas o miedos, todos pasamos por eso de una u otra forma.

No solo a modo de catarsis, sino como un recurso de apoyo o más bien “un punto más de referencia más” les voy a compartir un vistazo rápido de mi vida, de cómo pasé de vivir en una terrible pobreza a tener un salario digno, una vida más integral y una buena posición en otro país (Argentina).

¿A qué me refiero con un salario digno? Bueno, supongo que está bien para mi perfil (sin una carrera universitaría “aún”) son más o menos unos seis millones de pesos colombianos, esta publicación muestra el nacimiento de mi carrera profesional y el background personal que la acompañó.

1- Pobreza, bullying y abandono

Cuando era muy chico teníamos poca plata y muchísimos problemas familiares. Mi papá se fue de casa cuando yo tenía unos 8 o 9 años a vivir con otra mujer en Bucaramanga.

Mi medio hermana y yo quedamos bajo el ala materna. Mi mamá tuvo que trabajar doble jornada en dos colegios como profesora de español y también en los tiempos libres limpiar la casa de familiares para poder ganar unas monedas extra.

Con el paso de los años y el esfuerzo de mi mamá por sacarnos adelante la situación económica mejoró (además de trabajar también siguió estudiando para seguir subiendo en el escalafón), solo que al mismo tiempo, me dejó completamente solo.

Algunas veces almorzaba en el ICBF con niños que no tenían familia, otra veces ella me dejaba pago con alguien los almuerzos del mes y yo iba a algún lugar a comer, casi no nos veíamos y siempre llegaba en las noches cansada por toda la jornada.

Recuerdo una vez cuando también tuve que empeñar mi bicicleta porque no teníamos plata para almorzar ni cenar.

Sin papá ni mamá cerca para guiarme, pues la calle se convertiría en el lugar de educación y diversión a la vez. Con un amigo solíamos buscar juguetes en la basura, pasaba la mayor parte del tiempo afuera, jugando canicas o jugando con esos bichitos que se hacen bolita “construyéndoles casitas” e incluso llegué a agarrar montones de cucarrones de los que ya casi no se ven en Bogotá y sobre los cuales escribieron un artículo muy bueno en Vice.

Basureros donde solía buscar juguetes.

Basureros donde solía buscar juguetes. Foto tomada en el 2014 y siguen exactamente igual que en la época.

Estando solo me volví en alguien tímido, no tenía muchos amigos y en el colegio “me la montaban” por cualquier motivo, me volví el punto de referencia de los abusones del momento, tanto así que toda la primaria hasta bien entrado el bachillerato prácticamente cambié de colegio cada año. Amenazas para apuñalarme, palizas (patadas y puños), escupitajos, ropa manchada con tinta, almuerzos arruinados con mucha sal o picante y robo de mis materiales (o destrucción de los mismos) sumado al rechazo social y las constantes burlas se convirtieron en la vivencia educativa que me acompañó durante toda la escolaridad tanto en instituciones privadas como públicas (especialmente en el sur de Bogotá).

Las instituciones que más me marcaron dolorosamente fueron: Colegio Guillermo Cano Isaza (Ciudad Bolivar), Fabio Lozano Simonelli (La Fiscala), San Juan de los Pastos (Usme) y finalmente el Instituto Educativo Kennedy (Kennedy).

Mi rendimiento educativo después de quinto de primaria bajó muchísimo, sumado a los abusos de los compañeros de clase y el estado de indefensión tenía que soportar los gritos y golpizas de mi mamá por las notas y la irresponsabilidad mía en el colegio (ella no tenía la culpa, imaginen el estrés de una madre trabajando todo el día, sin comer y sin tiempo para encontrarse con que su hijo no rinde como ella espera, eso lo comprendí más adelante).

Como nunca aprendí a pelear, me refugié en mí mismo, en jugar ajedrez con uno de los profesores de filosofía y con un par de compañeros que tenían una situación de pobreza peor que la mía con quienes compartía pan y refrescos a la salida del colegio.

Creo que toda esta situación me convirtió en un pésimo estudiante, pasé raspando el bachillerato con mucha ayuda. Me gradué cuando recién cumplía los dieciséis, y no tenía idea de qué hacer con mi vida, pero mi mamá ya tenía en mente que yo tenía que ir a la universidad.

Superé varios intentos de suicidio y aquí debo citar a Hernán Triviño a quien siempre recuerdo con cariño pues me salvó la vida en una noche cuando ya tenía todo decidido.

En mi época no había contención para lo que hoy día se denomina “bullying”, así que muchas de las cosas que pasaron, las tuve que superar en silencio.

2- Quiero pertenecer a la sociedad

Mientras que mi mamá me presionaba para hacer una carrera universitaria, yo sentía ansiedad por estar solo. No tenía ni amigos ni idea hacia dónde ir. Tampoco tenía ganas de estudiar (no lo quería después de tan terribles experiencias), de todos modos me metieron en la UNAD a hacer “Ingeniería de sistemas” ya que por ese entonces había desarrollado gusto por la computación.

Yo tenía 16 y mis compañeros de 18 en adelante ya pensaban en salir y tomar cervezas, yo ni sabía lo que era salir con amigos así que no entendía bien y no “encajaba” en los grupos.

Mientras esto sucedía encontré un juego de computadora que me dio un lugar, me dediqué a jugar eso y encontré amistades (que conservo en la actualidad) a través de ese juego y los torneos que se hacían en Colombia por el año 2002.

La computadora que usé para jugar, pero sin conexión a internet.

La computadora que usé para jugar, pero sin conexión a internet .La mesa era una máquina de coser Singer de pedal.

Pero pertenecer a esa comunidad de juego implicaba tener una conexión a internet y yo no tenía, ni tampoco la tuve, lo cual me hizo entrar en conflicto por querer pertenecer y no poder ser parte al mismo tiempo. Era tener en mis manos algo que quería realmente hacer porque lo disfrutaba y al tiempo tenía amigos, pero no poder lograrlo completamente, es una frustración inexplicable.

Había otra faceta, muchos de los que jugaban por ese tiempo eran “gomelos” y pues uno siendo pobre tampoco encaja, las amistades que hice fue precisamente con algunos que eran rechazados por parecer “nerds” y otras personas que no eran de muchos recursos, más bien de clase media.

Encontrar esos amigos y jugar me ayudó en parte a superar la depresión por todas las situaciones adversas que venía viviendo, pero no era suficiente. A mi mamá le parecía que el “jueguito ese” era una adicción y pasé 3 meses encerrado en una clínica de rehabiltiación.

Eso no me ayudó en lo absoluto, supongo que más que una adicción, era una forma de encontrarme conmigo mismo, de definir quién era por una vez en la vida y tal vez me sentía “incomprendido”, además nunca tuve el apoyo de mi madre para alcanzar eso que yo quería… “jugar”.

3- Me fui de casa

Frustrado, enojado por la insistencia de mi mamá con la universidad me fui de casa a los 19 a vivir con una abuela. Durante este tiempo entre los 16 y los 19 dejé la universidad más de una vez, exactamente 3 veces, lo intenté en la UNAD, en la Universidad Distrital y finalmente en la Universidad Pedagógica Nacional, no era un tema de inteligencia, venía arrastrando problemas personales que no me permitían ver con claridad las oportunidades que se estaban presentano, eran momentos difíciles, tenía que encontrarme a mí mismo.

Irme de casa fue un gran paso, de una forma u otra estaba buscando cómo organizar mi vida. Así que lo primero que atiné a hacer fue buscar una carrera, como no tenía plata evalué la posibilidad de obtener un crédito con el ICETEX o estudiar en el S.E.N.A.

Elegí el S.E.N.A por la facilidad de los trámites y porque era gratuito (mejor que ganarse una deuda). Intenté anotarme para ser Chef Internacional, después de aprobar los exámenes el Chef en jefe nos realizó una entrevista en la cual preguntaron muchas cosas pero especialmente esta:

Chef: ¿Por qué estudia esta carrera?

Yo:  Porque me gusta cocinar.

Otra gente respondió “voy a armar empresa, montar una panadería…” claramente eran respuestas más apropiadas si consideramos que el Servicio Nacional de Aprendizaje capacita profesionales para ejercer.

El caso es que mi respuesta tal vez no me ayudó para ingresar, con lo cual no seguí en el proceso y lo otro que había disponible era una oferta en sistemas (Técnico Profesional en Ofimática) un híbrido (experimento) del S.E.N.A para formar algo entre un oficinista y un técnico de sistemas.

Apliqué, pasé los exámenes y comencé a estudiar. Comenzando la carrera obtuve mi primer trabajo en tecnología en Informática & Tecnología que años después se fusionaría con Stefannini una empresa brasileña. Esta era la primera vez que por mí mismo deseaba iniciar estudios nuevamente, tuve que esperar muchos años para poder volver a pisar una universidad.

La experiencia fue mala nuevamente, mi personalidad intentaba agradar a la gente (buscaba aceptación) y también buscaba progresar (hacer mi mejor esfuerzo), pero una vez más fui víctima del bullying. La gente creía que yo “quería ser superior a ellos” y que “me creía más que los demás”, cuando lo que en realidad intentaba era aprender, compartir, conectarme solo que no sabía cómo lograrlo. Al final me crearon unos grupos en internet para insultarme y me rechazaban socialmente en la universidad, grababan videos cuando me quedaba dormido en una clase y se burlaban de mí en cada oportunidad que tenían. Acá hay una foto grupal:

Foto de mi grupo en el S.E.N.A

Foto de mi grupo en el S.E.N.A, soy el de saco rojo, el primero en el fondo a la izquierda.

Evidentemente, el querer ser bueno y sobresalir no fue la mejor estrategia para poder encajar en un grupo. No todos eran así (aunque sí la mayoría), logré llevarme bien nuevamente con la gente humilde y uno de ellos, un buen tipo ya casado y con hijos (Luis) me ayudó a conseguir un trabajo en la empresa para la cual trabajaba.

Increíblemente de todo el grupo (éramos casi 30 personas) se graduaron menos de la mitad y muchos desertaron incluso faltando dos meses para terminar la carrera.

Con la ayuda de Luis obtuve mi primera trabajo en IT y aprendí algunas cosas. Para el 2009 terminé la carrera del S.E.N.A y mientras decidía nuevamente si intentaba un crédito en el ICETEX para estudiar en Europa u otro país, el destino me presentó la idea de ir a Argentina.

4- Mi viaje a Argentina

Comencé una relación por internet con una chica argentina después de terminar la carrera, nos conocimos por casualidad a través de un proyecto web que tenía por ese entonces. Ella se encontraba en Chile, pero luego cuando regresó a Buenos Aires las cosas tomaron un rumbo más serio.

Cuando le conté a mi familia sobre mi decisión de ir a buscar el amor en Argentina me consideraron un loco, que me iban a robar los órganos o que cosas terribles me esperaban del otro lado.

Con mi familia antes del viaje a Argentina

Con mi familia antes del viaje a Argentina

Los carteles del aeropuerto advertían sobre las estafas de las “relaciones a distancia” y claramente eso no daba mucha confianza.

Finalmente llegué a Argentina con $200 USD y una maleta llena con todas mis pertenencias luego de invertir todo lo que tenía ahorrado en el pasaje. Pasé migraciones sin problemas y fui recibido por la chica que me esperaba en la entrada del aeropuerto en un vestido floreado y sandalias.

No tenía donde alojarme, fui honesto y directo con sus padres, les conté que venía con intenciones serias de casarme con su hija. El papá de ella sorprendido, pero amable me permitió vivir con ellos mientras me establecía (hasta ese momento los padres de ella no sabían de mi viaje a Argentina).

Así convivimos 3 años y sus padres se convirtieron en los míos, era como tener una familia, especialmente tener un papá por primera vez a los 21 años.

En el primer año por el 2010 creé –> Viajar a Argentina Hoy con el objetivo de ayudar a otros Colombianos en su proceso migratorio a Argentina, sin pensar que hoy se convertiría en una red con más de 70.000 visitantes mensuales de distintos países como Perú, Bolivia, Venezuela, Estados Unidos, España, México, etc…

En el 2012 se terminó la relación, dejándome en una profunda depresión y una mala situación económica. Si bien había conseguido empleo no tenía muchos ahorros y cuando me fui del departamento donde convivía con ella terminé viviendo en una habitación llena de cucarachas en la casa de la familia de un policía federal.

Tuve la oportunidad de regresar a Colombia pero la “tuza” era tan “berraca” que no importaba si me devolvía o me iba a la China, el dolor me iba a seguir a todas partes. También lo vi como una oportunidad de mejorar, dejar de ser tan cobarde y volverme alguien con una personalidad más fuerte.

La situación de Argentina tampoco era buena y mi sueldo era bajo, apenas me alcanzaba para vivir, con lo cual comencé a endeudar la tarjeta de crédito.

Un día la mujer me pidió que me marchara porque se iban a mudar y en medio de la desesperación para conseguir un lugar dónde vivir solicité un préstamo al banco (GRAN ERROR) y alquilé el departamento con un par de colombianas.

Arrastrando la depresión y malas vivencias de la infancia y ahora de la relación que recién terminaba (que también implicó perder esa “nueva familia” que había formado) y luego de autodestruirme con el cigarrillo y algo de alcohol por un tiempo, comencé a hacer deporte, tenía que rescatarme a mí mismo de la situación en la que estaba.

Mi primer trofeo jugando Ping Pong

Mi primer trofeo jugando Ping Pong – 2013 | Todavía conservaba la sudadera que me regalaron cuando estudiaba en el S.E.N.A

 

Mientras todo esto sucedía me enfoqué mucho en el trabajo, por suerte en la empresa que trabajaba había personas muy receptivas que me ayudaron en el momento más difícil. Pasé meses oculto llorando en los baños, fumando, con ansiedad y tristeza. Pero tres compañeros y un jefe; Guillermo, Marcelo, Luis y Juan fueron influencias muy positivas que me ayudaron poco a poco a superar esta etapa (eso incluía consejos, aguantarme la tuza y los errores en el trabajo).

Aprendí mucho de ser “mejor persona” y ser “mejor profesional” gracias a ellos. En esa empresa también obtuve toda la base para desarrollarme como un buen profesional, encontré mi vocación, encontré nuevamente una pasión y un motivo por el cual seguir adelante. Gracias a ese empleo, gracias a la tecnología y estas personas fui construyendo mi vida laboral y reconstruyendo mi vida personal.

5- Saliendo de deudas y de la depresión

Arrastré deudas con la tarjeta de crédito y el préstamo del banco. Llegué a gastar en esos años apróximadamente unos $13.000 USD (Dólares Americanos) o más pagando deudas, pagando montos mínimos, haciendo trabajos extra además de mi trabajo de oficina, etc…

Una foto que me sacaron para el diario La Nación / Argentina.

Una foto que me sacaron para el diario La Nación / Argentina por mi proyecto Viajar a Argentina Hoy. –> Nota completa aquí.

Entre mi pasión por aprender cosas nuevas y la presión que ejercían las deudas, mis ingresos comenzaron a crecer lentamente (eso ya lo expliqué en otra publicación el año pasado). Lo interesante es que pasé de un salario de $2500 ARS en el 2010 a más de $30,000 ARS en 2016, visto desde ese punto son 6 años, la misma cantidad de tiempo que se invierte en hacer una carrera universitaria, solo que, a los que tienen el título y recién salen de la universidad no les ofrecen más que entre $13,000 y $16,000 ARS dependiendo de la empresa “porque son Junior”.

Debo aclarar que $30,000 Pesos Argentinos no son seis millones de pesos colombianos, los costos de vida son diferentes, seis millones es lo que pediría si fuera a trabajar en Colombia.

A medida que las deudas se fueron apagando como pequeños incendios (mucho gracias al apoyo de la empresa donde estuve, la gente y mi ex-novia “una chica de Brasil con la que llevaba un poco más de dos años”) comencé a sentirme más libre y a conectarme más con la tecnología, a tener mayor compromiso y visión en lo que hago.

Hoy día amo mi trabajo, me encanta lo que hago, pasé de ser una persona de microinformática a ocupar una posición de DevOps en una buena empresa para clientes importantes. Siento satisfacción al ayudar a las demás personas a través de la tecnología, es como si de alguna manera quisiera mejorar sus vidas con las soluciones informáticas que tengo para ofrecer.

Mi trabajo se ha convertido en algo más que un salario, se ha convertido en una meta, un propósito, una herramienta para mejorar mi vida y la de las personas que están a mi alrededor, tengo un gran sentimiento de compromiso con mis tareas y una mayor entrega, es algo que excede lo que cualquier empleador podría esperar de uno de sus empleados, no solo tienen un recurso tecnologíco sino un recurso humano valioso en sus filas (o al menos es como yo lo veo).

Argentina me dió la posibilidad de experimentar mi primera relación romántica “profunda” y también el fracaso de la misma. Me enseñó sobre el sufrimiento, sobre los cambios, sobre dejar ir, aceptar y cambiar acorde a las situaciones. Me abrió las puertas a un campo laboral que demanda mejores profesionales constantemente, me permitió conocer a las personas correctas en los momentos correctos para bien y para mal.

Las conclusiones

Todas estas experiencias terribles y difíciles fueron muy duras para mí. Tal vez otra persona, con otra personalidad no hubiera tenido mucho problema, pero todos somos diferentes.

Argentina fue la clave, tuvo un impacto importante en mi vida, pero soy de creer que si nunca hubiera venido tal vez estaría logrando lo mismo o más en Colombia (no hay que creer que el lugar lo hace a uno, uno se hace a sí mismo).

Pese a todas las adversidades, nunca dejé de avanzar.

La depresión es una enfermedad, debe tratarse. El deporte ayuda en la depresión muchísimo pero también está bueno tener asistencia psicológica.

No abandonar las ideas o proyectos, pese a que la situación fue difícil, nunca dejé los proyectos, al contrario, siguen creciendo y acompañándome, nos hemos convertido en compañeros inseparables.

Los peores momentos son oportunidades para ser mejores.

A veces lo que más resulta díficil de estar solo es aguantarse a uno mismo, tal vez esa es una de las cosas que más le permite a alguien cambiar, conocerse a sí mismo es la clave de vivir.

Les envío un saludo a todos aquellos que se sientan identificados, no están solos, no son los únicos y si creen lo suficiente el sol siempre va a brillar en el horizonte.

 

 

 

(Visited 10.763 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Miguel Ortiz, 29 años. Medio Bogotano, Medio Bumangués y Medio Porteño. Autor de Viajar a Argentina Hoy una de las comunidades más grandes de información gratuita sobre estudios, trabajo y Vida en la Argentina.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Carlos Eduardo Álvarez anhela conquistar a Silicon Valley. A sus 22 años,(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

La vida se trata de ganar y perder, parece que nunca vas(...)

49 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. alexandert163272

    Hola. Tengo también un blog aquí en los Blog de El Tiempo llamado #SinExusas deseo conectarme contigo por alguna red social. ¿Cómo podriamos hacerlo?

  2. Te felicito. Muchas personas en tu lugar y con tantas situaciones se van por el camino fácil de las drogas y la autocompasión. La infancia marca muchísimo en quienes seremos como adultos, y no todos tienen las agallas de volver sus desventuras el motor para triunfar. Un abrazo y sigue adelante!

  3. Trump una oportunidad, para Latinoamérica mirar la política como beneficios para sus propios ciudadanos, incentivar el empleo dentro de la región, mejorar la calidad de vida, renegociar tratados que no beneficien en Amazon, Donald Trump lo mejor que le puede pasar al mundo y a los EU si es elegido Presidente

  4. laura694340:si no te gusto el artículo simplemente no lo leas, por tus comentarios se ve q eres Super mamon a una mujer q da pereza, mejora mujer, la vida es muy corta, me gustó mucho el artículo, siempre es muy interesante saber de otras personad, que cosa más encantadora que te cuenten de tu vida.

  5. laura694340, el bloggero cuenta su experiencia y ya. Ya que usted pontifica sobre la experiencia de otros, asi diga que no, opinemos sobre usted. Esa tendencia suya a creerse moralmente superior a otras, es bastante chocante y vana, sobre todo en personas que no han logrado algo en la vida. Habria que ver si la vida de usted es una oda al exito y a la superacion. De lo contrario no se entiende por que pierde el tiempo en opinar sobre otros en vez de cambiar su entorno y circunstancias. Los gringos llaman a ese comportamiento self righteousness or holier-than-thou attitude. Como dice una cancion por ahi before you judge me take a look at you.

  6. johanna723070

    la vida es un camino difícil que tiene sus buenos momentos, admiro su determinación en querer encontrarse y conocerse, salir de su propio país independientemente de la situación que se viva aquí es de valientes. un abrazo!

  7. Pfffff jajajaja!!! alejandrinamar, ni el autor del blog se lo tom´o tan mal; yo no fui grosera con ´el, ni lo insult´e, igual que ´el tampoco fue grosero conmigo por exponer mi punto de vista. Entonce m´as bien reflexionemos sobre t´u respuesta, que no es capaz de aceptar las diferencias de opiniones y de formas de ver la vida de las personas, y por lo que veo me equivoqu´e en mi comentario porque el autor ley´o mi comentario y lo acept´o como una cr´itica con la que no estuvo de acuerdo, y ya, sigui´o con su vida, no se indign´o. Tal vez yo podr´ia decir que personas como t´u son las que causan la crianza de tanto pedazo que cree que el mundo est´a contra ´el, que se debe sobreproteger a los niños probablemente seas de las personas que culpa a una instituci´on educativa de no educar a los niños disciplina y valores, porque eso se enseña es en la casa. Tampoco estaba juzgando al autor, simplemente as´i es la vida, la gente no tiene tiempo para tus problemas porque cada quien tiene los suyos, muy pocos se te van a acercar a saber c´omo est´as y a interesarte por t´i, entonces no puedes esperar que todo el mundo te entienda. No necesariamente quien se victimiza se hunde en las drogas ni en la depresi´on, pueden ser personas manipuladoras y ya, no tiene nada qu´e ver lo uno con lo otro. Y no te voy a citar ning´un autor para d´armelas de intelectualoide 🙂

  8. alejandrinamar

    Para Laura 694340: El bloguero no se está quejando, está contando su experiencia y cómo se sintió en cada época de su vida, para explicar de alguna manera sus decisiones; No es una queja, es una transmisión de experiencias para que otras personas luchen por superar las situaciones de la vida, COMO LO HA HECHO ÉL.Por comentarios como el suyo es que muchas personas se quedan encerradas en sí mismas, por miedo a ser juzgadas como juzga usted, olvidando las opciones y que luchar vale la pena, y que hablar y contar las cosas puede ayudar en medio de las depresiones. Por juzgamientos como el suyo, muchas personas en lugar de expresarse, se suicidan. El no se está victimizando, a él le hicieron bulling, y lo ha superado. Que lo cuente, no es victimizarse, es dar ejemplo de lucha, porque luchó, y sigue haciéndolo. El que se victimiza no lucha, se hunde en las drogas, en la depresión, esperando que otros lo salven. Él nunca hizo eso. Y como dijo Kafka, Es como si uno tuviera que subir cinco escalones bajos y otro un solo escalón, pero tan alto, al menos para él, como esos otros cinco juntos. No se debe juzgar a nadie por nuestras propias capacidades y condiciones, ni por las de otros, sino solo por su propia medida.

  9. gabriel456976

    Yo me siento identificado, solo que lo mio son las finanzas y me fui a Canadá. La diferencia es que yo siempre he sido una combinación entre buena gente y hdp, la cual no es positiva pero facilita muchísimo la vida. Saludos!

  10. Me parece que tienes una tendencia a la auto-victimización, la vida es dura sí, tus experiencias también, pero estas hacen de cada ser humano quien es, y así como hay personas que no han tenido que lucharla tanto en sus primeros años de vida, hay otros que la han tenido muchísimo peor. Ya pasado todo, deja de quejarte y sentir que tienes un bagaje superior al de los demás por haber tenido que lucharla, deja de sentirte víctima de bullying en el colegio, en la oficina… Deja de pensar que eres muy diferente a los demás y que eres incomprendido, y que por eso te resulta difícil relacionarte con los demás; eso no es así, todos somos diferentes, todos podemos tratarnos con personas que no son iguales a nosotros, tal vez tú eres quien no acepta las diferencias de los demás y esperas que todos te entiendan y te traten diferente por eso, tal vez tú eres quien no quiere relacionarse con los demás ni aceptarlos como son, así no estés de acuerdo con ellos. Para mí, aún te falta superar muchas cosas.

    • estudiarargentina

      Creo que uno nunca deja de superar cosas, aunque también creo que esto son extractos de lo más relevante pero no todo.

      Más allá de “autovictimizarme” creo que conocer las experiencias de otros ayuda mucho, me escribieron muchas personas sintiéndose identificadas porque están atravesando situaciones similares.

      Lo dice al inicio del artículo “un punto de referencia más”, no estoy esperando que me traten diferente, si total, ninguno de los que vaya a leer el artículo me va a conocer.

      Gracias por compartir tu punto de vista.

      ¡Saludos!

  11. ignacio383417

    Muy conmovedora historia y una persona muy valiente. Es muy cierta la informacion general y en particular la seria advertencia a las autoridades de la Argentina sobre la alta o mejor dicho desconosida tasa de secuestro y desaparicion de mujeres jovenes en los ultimos años.

  12. tonysalas0815

    No olviden que en Colombia se puede hacer dinero y mucho, si no te suena la flauta en tu ciudad, muevete a otra ciudad, trabaja lo mismo que en otro pais, duro y con ganas de salir adelante,trabaja ventas primero, es duro pero es el camino mas corto para hacer la vida mas facil,te felicito por animar a quienes miran tus experirncias

  13. eudesmazo0519

    Miguel, me hiciste recordar a Helen Keller cuando escribió: ” La magnífica riqueza de la experiencia humana perdería algo de su gozo remunerador si no hubiera tenido limitaciones qué superar. El momento de llegar a la cumbre no sería ni la mitad de maravilloso si no hubiera oscuros valles que atravesar”.
    Miguel, tu ejemplo es un motor para muchos de los que te leemos, es una influencia potente. Bendiciones!

  14. juantorres0723

    Que historia !!! Empecé a leer y no pude parar. Y creo que le quedaron cosas entre el tintero , como la nostalgia por su país y sus costumbres , por la comida y otras cosas que en Colombia no les damos importancia pero estando lejos si son importantes. Le admiro la valentía de dejar todo por una chica aun cuando finalmente no era la indicada. Un abrazo y fresco que si Dios lo ha llevado hasta este punto , no lo va a dejar nunca.

    • estudiarargentina

      Ah Juan… podría llenar páginas con las historias que me han pasado, esto es solo un vistazo rápido, supongo que algo más elaborado no es tan propio de un blog. Tal vez me anime a escribir más adelante, hay muchas experiencias que le pueden servir a los demás.

      Gracias por sus palabras, un abrazo.

  15. Lo felicito de todo corazon. Es Ud.un gran hombre, un estupendo ser humano. Y el que sea colombiano me llena de orgullo patrio. Siga adelante, Ud. va a ser (si no lo es ya) ‘alguien’ gracias a esa chispa que tiene adentro.

  16. luismancera0725

    gracias por su publicación, soy un padre que hace ocho meses envie mi hijo precisamente a Argentina precisamente con dificultades pensando en que en algún momento pudiese despegar claro soy consciente que pasara por muchas adversidades pero con la ilusión de que Dios y la vida lo pondrán en algún momento por el camino correcto del progreso, quisiera poder comunicarme contigo

    • estudiarargentina

      Hola Luis, es muy importante que sin importar si su hijo triunfa o no, usted esté para él sin importar las consecuencias, no lo deje solo, no tener familia es algo muy doloroso y tenerla pero no recibir apoyo duele aún más.

      Espero que su hijo pueda luchar contra la adversidad y salga adelante. Un abrazo enorme desde Buenos Aires.

  17. alfredo955021

    Felicitaciones Miguel por esa ejemplar soperaciòn,aparte de todo logras capturar la atención del lector con una forma clara,sencilla y agradable,tuve la fortuna de vivir en la querida ciudad de Buenos Aires por un par de años y conocì de cerca historias parecidas de superación de muchos venezolanos,ecuatorianos,peruanos etc. podrìas publicar un hermoso libro si aprovechas tu blog y facilidad de expresión escrita para contarnos dichas historias,soy bumangués completo pero en mi corazón hay un espacio muy grande de amor y gratitud para la hermosa y querida tierra Argentina y su maravillosa gente,un abrazo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar