Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

OPINIÓN

 

En medio de tanta mala noticia e incertidumbre por la inseguridad, la corrupción política y la polarización en Colombia, algunas veces ocurren y sabemos de acciones individuales que nos hacen reconciliarnos con la vida por costumbres que creíamos ya perdidas por lo raras en esta sociedad llena de ‘vivos’, ‘abejas’, ‘aviones’, o sencillamente: tramposos.

Este caso de honestidad sucedió en el municipio de Nilo (Cundinamarca), en donde hace poco, en un fin de semana, Alejandra se encontró tirado en el piso un reloj, que por su apariencia debía tener un alto precio.

En vez de guardarlo y quedarse con el mismo, Alejandra se lo entregó a una familiar, que tiene una casa en la población, para que lo devolviera si alguien preguntaba por el reloj.

A las pocas horas pasó una señora preguntando por un reloj, la cuestionaron por la marca, por las características del mismo y al ver que efectivamente era la dueña, se lo devolvieron.

Esto podría no tener nada de meritorio sino es porque Alejandra, quien hasta hace poco trabajaba como asistente administrativa en una de las empresas más importantes del país y salió, por reestructuración, después de más de 20 años, se encontraba en esa población, ese fin de semana, vendiendo obleas.

Esta madre cabeza de familia viaja desde Bogotá a Nilo los fines de semana para conseguir parte de un dinero para pagar el arriendo, la alimentación, los transportes y la lonchera para su hija para la universidad, que estudia becada, mientras pasa hojas de vida para cualquier cosa en cualquier lado, como hacen miles de colombianos desde hace décadas.

Ella me contó el suceso, como se le cuenta a un amigo, sin pensar en ser la protagonista de este cuento. Lo más seguro es que no esté de acuerdo en que yo divulgue esta anécdota, pero creo que, en medio de tanta desesperanza que se cuenta en los medios de comunicación hoy en día, las historias bonitas también hay que contarlas.

Le pregunté si en medio de sus afugias económicas no había pensado en quedarse con el reloj para venderlo, cuando el precio de este representa fácilmente los transportes y la lonchera de su hija para casi un semestre.

“No. Siempre pensé en la pobre señora a la que se le había perdió el reloj y que si algún día me pasara a mí, me gustaría que me lo devolvieran. No me podía quedar con él así lo hubiera encontrado en la calle”, me confesó.

Lo irónico, digo yo, es que la señora reconoció que era un reloj de casi dos millones de pesos que se lo acababa de regalar su esposo de cumpleaños, pero no le dio ni un peso como reconocimiento.

Conozco a los padres de Alejandra, típica familia de clase media trabajadora, honesta, hecha a pulso, y sé que esa clase de acciones se aprenden en casa, no en colegios, como pretenden muchos padres ahora.

Alejandra constituye un ejemplo de que ni aún en circunstancias adversas y con necesidades los valores que nos inculcaron en el hogar se pierden, al contrario: se reafirman. Sin duda: si en Colombia existieran muchas más personas como ella, nuestra sociedad sería muy diferente. ¡Historia que nos reconcilia con la vida en medio de tanta locura!

(Visited 146 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Pedro Vargas Núñez. Periodista y magister en Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana. Posgrado en Resolución de Conflictos y Negociaciones de American University en Washington DC, (USA). Interesado en el periodismo, la resolución de conflictos, la construcción de paz y la reconciliación, las relaciones internacionales, la política, la historia y la literatura.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

  Depeche Mode (Rock - Electrónico), New Wave y Alt Rock,(...)

2

Aunque el plato actualmente goza de fama mundial, se cree que(...)

3

En Colombia nos acostumbramos a ver sillas vacías en las sesiones del Congreso,(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar