Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

OPINIÓN

 

Duele ver lo que somos como colombianos. Duele ver las redes sociales con su intolerancia, odio, rencor, inmisericordia e indolencia desquiciadas. Duele ver cómo nos tratamos, nos despreciamos, nos deshumanizamos. Duele ver la falta de empatía, de entendimiento, de comprensión, de compasión y de amor para con el otro.

Pero vamos de acuerdo con nuestra historia, desde la independencia nos acostumbramos a solucionar las diferencias con la violencia: se contaron alrededor de 20 guerras civiles en el siglo XIX, la cruel Guerra de los Mil Días se llevó a unas 25.000 personas, la violencia partidista de mediados del siglo pasado con sus más de 100.000 muertos y después las luchas guerrilleras y paramilitares, acompañadas de narcotráfico, bandas criminales, delincuencia común, etc., con sus muchos muertos más.

En todas esas etapas se han cometido crímenes atroces que solo han cabido en las mentes más crueles de este mundo: sí, comparados o incluso peores que el holocausto de los judíos en la Segunda Guerra Mundial o con los conflictos más inhumanos de la historia.

En una entrevista que le hice al gran pensador Steven Pinker, profesor de la universidad de Harvard, comentaba que a pesar de la violencia actual, la humanidad ha avanzado porque ya no se soluciona todo con peleas sino que las personas y sociedades han encontrado mecanismos, como más apego a las leyes y tolerancia, para dirimir las diferencias.

Y creo que eso ha pasado en Colombia: los civiles pasamos de matarnos físicamente por razones políticas para ‘matarnos’ en redes sociales y agredirnos de palabra en reuniones o en las calles. Un avance se diría. Aunque a veces se ve que ese equilibrio está a punto de romperse, sobretodo cuando hay marchas y protestas y se ha llegado hasta la agresión física.

Toda esta polarización e intolerancia azuzados por políticos incendiarios (al igual que en la violencia partidista) que buscan votos sin importarles el país que quieren o que les va a tocar; por líderes y extremistas, radicales y fanáticos de las redes sociales que piensan que hacen mucho por el país sembrando odios y discordias a cambio de volverse famosos con clicks, interacciones y seguidores.

Pero los colombianos debemos hacer un alto en el camino y pensar si toda esa intolerancia y odio nos sirve para algo como nación, como sociedad, como seres humanos, o al contrario, nos va a servir para perpetuar la violencia física y emocional que hemos sufrido históricamente.

¿De qué nos sirven esas marchas y protestas contra un gobierno si el que viene también las va a sufrir como un método de retaliación?, ¿De qué nos sirve mirar para atrás y seguir echándonos las culpas unos a otros?, ¿De qué nos sirve desear que maten más líderes sociales para demostrar que Gustavo Petro es peor Presidente que Iván Duque?, ¿De qué nos sirve desear que le vaya mal a un Presidente en lo económico para demostrar que el anterior o el siguiente es mejor?, ¿De qué nos sirve desear que le vaya mal a uno para que cuando llegue el de la orilla opuesta, los otros también le deseen que le vaya mal?, ¿De qué nos sirve que haya más masacres para compararlas con el anterior y con el siguiente?, ¿De qué nos sirve que le vaya mal a Petro, a Duque o al siguiente para al final demostrar que yo sí tenía la razón?, ¿De qué nos sirve insultar sino hacemos críticas constructivas con alternativas o soluciones?, ¿De qué nos sirve todo ese desprecio cuando lo que necesitamos es unión, sensatez y mesura para pensarnos un futuro mejor?, ¿De qué nos sirve ese odio mutuo?, ¿De qué nos sirve seguir con la autodestrucción?.

Al fin y al cabo si al uno, al otro y al siguiente Presidente le va mal, a todos nos va mal.

Le puede interesar: Los paros y marchas del desquite

No me cabe duda que la gran mayoría de los colombianos piensan, desde sus visiones de vida, en lo mejor para el país y para cada uno de nosotros: una sociedad en la que todos podamos disfrutar de la prosperidad, el bienestar, el desarrollo y podamos realizarnos y dignificarnos como seres humanos.

Pero para eso necesitamos tratar de encontrar puntos comunes en las diferencias, entender que no todo es blanco ni es negro sino que la realidad está compuesta por una infinita gama de grises, en la cual cada cabeza es un mundo. Entender que el que piensa diferente no es un enemigo sino una persona con experiencias de vida distintas. Entender que ese juego de suma cero de yo tengo toda la razón y usted ninguna no sirve para construir sociedad.

Entender que el que no tiene no es porque sea vago, perezoso, bruto o ignorante sino porque tenemos un sistema en el cual es difícil escalar social y económicamente, y que la persona que tiene no es porque explotó a los demás sino porque a pesar de todas las dificultades logró salir adelante a punta de esfuerzo, disciplina y sacrificio.

Entender que no todo está por hacer, ni que todo está hecho en Colombia como lo piensan los extremos sino que poco a poco se ha construido un país pero que todavía hay muchas dificultades y necesidades con el objetivo de hacer un país más amable para todos.

Para eso se necesita que aprendamos a ponernos en los zapatos de los otros, a ser empáticos, a tener encuenta sus luchas, sus sufrimientos, sus logros, sus victorias, sus desafíos, sus derrotas, sus faltas de oportunidades. A pensar en por qué actúa y piensa de una u otra forma. Pensar que no todos somos iguales y que todos navegamos la misma vida pero en diferentes tipos de barcas.

Como una nación cristiana que somos, es sencillamente seguir las enseñanzas del Cristo desde hace 2.000 años: misericordia, piedad, compasión, reconciliación, tolerancia, perdón y amor para con el prójimo.

¡La paz del Señor esté con nosotros y con nuestro espíritu!

(Visited 587 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Pedro Vargas Núñez. Periodista y magister en Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana. Posgrado en Resolución de Conflictos y Negociaciones de American University en Washington DC, (USA). Interesado en el periodismo, la resolución de conflictos, la construcción de paz y la reconciliación, las relaciones internacionales, la política, la historia y la literatura.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque el plato actualmente goza de fama mundial, se cree que(...)

2

  Depeche Mode (Rock - Electrónico), New Wave y Alt Rock,(...)

3

En Colombia nos acostumbramos a ver sillas vacías en las sesiones del Congreso,(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. verdad453355

    Pero que podemos hacer, si el primer llamado a buscar la unión, la armonía y el respeto por la opinión ajena es el presidente de la república, y sin embargo este “mesías alucinado” se ha dedicado a incendiar, dividir, fomentar el odio, polarizar, a dividir la gente entre ricos y pobres, únicamente para lograr sus propósitos, y los desadaptados que lo siguen en las redes sociales, escudándose en el anonimato, ya que de otra manera no lo podrían hacer, lo han secundado, y han convertido las redes sociales en la “cloaca” del internet.

  2. Basicamente, no marchen contra el mesias. Donde estaba esta rogativa en el gobierno anterior? o es que en ese cuatrienio no aplicaba que cuando al presdente le va mal, al pais le va mal… la hipocresia.

  3. Salvo el párrafo final con su mensaje religiosista, este es uno de los documentos más acertados que se han escrito últimamente sobre la trágica desmesura de violencia y odio que satura la historia colombiana. Digno de reelerse, y de meditar su acertado contenido. Felicitaciones, y gracias.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar