Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El domingo al mediodía será el lanzamiento de un libro de entrevistas a mujeres colombianas. En las ferias de antes, el domingo era el día de los miranda, decían con sorna los atrevidos libreros que, venidos de la calle 19, necesitaban cubrir el precio de figurar junto a las más afamadas marcas editoriales.

Los editores independientes compartían –y les sobraban-, espacios para lanzar y relanzar títulos merecedores, casi siempre, de mejor suerte. Sin embargo, los cálculos gananciales se les diluían por la brecha que hay entre la retina y el bolsillo.

Esa brecha subsiste y, por aún muchos testifican que se ahonda cada día más. Lo cierto es que, desde hace años, el vasto recinto ferial se quedó pequeño ante la afluencia de mirones venidos de toda la ciudad y de otras partes.

“Todo mirón es un comprador potencial” es lema de la publicidad-madre del consumo. Sin mucha validez en el caso de los lectores que, a semejanza del voyerista de Truffaut en “Amante del amor”, se complacen con tan sólo mirar de cerca los objetos de su deseos y  a lo mejor acariciar sus interiores como diría, a propósito, algún ratón de letras veterano en las arduas faenas de la 19.

Un libro para todas

Las entrevistadas por Constanza Vieira Quijano y Chila Pineda Arboleda en “Mujeres. Paz, política y poder” de Ediciones Aurora, merecerían, todas y cada una, un libro aparte.

Mujeres, paz, política y poder

La trayectoria de todas ellas hace rato debía ser conocida y reconocida por la ciudadanía, a través de los medios, la radio y la televisión. Sin embargo, es inexplicable el desconocimiento que el país tiene de figuras como Olga Lucía Quintero, Leonor Zalabata y María Isabel Urrutia.

Eso habla mal del país. Y peor de “uno de los mejores periodismos” de América, mismo que sirve al poder instalado e insiste en desoír, manosear, escamotear y silenciar voces válidas -y valiosas- como las de Aída Avella, Juanita Barreto y Patricia Ariza.

Cierto que algunas tienen algún reconocimiento en los medios. A veces las entrevistan y les dedican un breve segmento, por lo general asociado a incidentes del día en sus diversas especialidades: el arte, la economía o la política. O las reseñan, también a veces, en secciones del tipo “Colección de pañoletas” o “Almuerza en casa”.

Temas gruesos

Casi en coloquio, las entrevistas giran en torno a los temas que inquietan –o deberían inquietar-, a la gente. Aterrizan, por así decirlo, los términos Paz, Política y Poder, que suenan un tanto pomposos, en el título.

La cesación del conflicto entre el estado y la insurgencia. La verdad. La justicia y la reparación de 6 millones de desplazados, de infinidad de desaparecidos, de todos aquellos a quienes sus derechos humanos les fueron violados.

Lo que se habla en los corrillos de La Habana. Lo que se grita en marchas y reuniones, en salones de clase y en talleres. Lo que murmuran en parlamentos y sedes gubernamentales.

Invitada de honor

La estrella de la feria en esta ocasión es, por pura coincidencia, una mujer periodista y escritora, que se ha ocupado de contar, entre otras, cómo combatieron las mujeres soviéticas en la derrota del nazismo, o cómo Chernobyl cerró, quizás por siempre, la posibilidad de una guerra atómica.

Chernobyl significa, en palabras de Svetlana Alexándrovna Alexiévich premio Nobel de Literatura 2015, un punto de no retorno. Un desafío que nos involucra a todos y todas.

Para no repetirlo hay que aprender. Hay que escuchar todas las voces posibles y, sobre todo, a las víctimas que necesitan narrar su ejemplo para recomenzar la vida. Indagar con respeto. Divulgar con finura. No olvidar que la palabra promueve las ideas, orienta los rumbos y define las acciones, alecciona Svetlana Alexándrovna Alexiévich.

Stvetlana premio nobel 2015

La galardonada periodista y escritora nacida en Bielorusia, dedica sus buenas páginas a aclarar, desde la perspectiva de la gente común, sucesos perdidos de la Segunda Guerra Mundial.

Aquí, las entrevistadas relatan sus historia de luchas, dolores y alegrías. Proponen caminos para superar las infamias del poder apoltronado en la muerte. Concitan la alegría, reivindican la ilusión…

(Visited 818 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Master Sciences Humanes et Sociales. Université Montpellier III, France. Asesor de Obtic.co: Observatorio de Tecnología, Información y Comunicaciones: gestión de información en organizaciones y movimientos sociales.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Baile de difuntos con peste

    Este año la peste obliga a pasar encerrados las fiestas de los difuntos. De todas maneras, la gente, quienes(...)

  • Colombia

    Resiste la prensa independiente

    Últimamente, hay muchos extraños que rondan por aquí. Armados y en plan siniestro se han vuelto a ver por(...)

  • Colombia

    Imprenta en Libre Albedrío

    Libre Albedrío tiene nombre, pero no tiene fecha de fundación, fiestas patronales ni ilustres antepasados. Por señas de identidad(...)

  • Sin categoría

    Bandera de insurgentes

    Bandera de insurgentes   Cómo será de lejano el presente en esta apartada aldea, que apenas acaba de llegar la(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Ojo y aclaro, transición segura y responsable. Es decir, vamos bien,(...)

2

Empecemos por aquello de “el amor todo lo sufre, todo lo(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar