Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No hay nada de malo en recurrir a la cirugía plástica para recuperar la apariencia de aquel rostro que se vio joven durante sus años mozos, tampoco es un pecado querer ganar o perder voluptuosidad y mucho menos, rendirse ante las manos de un buen cirujano plástico que haga de las suyas con su bisturí como si éste fuera casi una varita mágica.

Querer embellecer, experimentar un cambio, mejorar un aspecto físico, corregir algún defecto del cuerpo o cualquiera que sea el propósito de una cirugía plástica es una decisión que sí o sí debe tomarse teniendo los pies sobre la tierra y sin dejar de lado las expectativas realistas acerca de sus resultados. En pocas palabras, una intervención quirúrgica no es cualquier cosa, no es un juego, ni tampoco es algo tan sencillo como hacerse mil veces varios cortes de pelo, es un aspecto trascendental que muchos deciden enfrentar en su vida con madurez y con los pantalones bien puestos.

Normalmente, para muchas personas operarse obedece a cumplir deseos personales, relacionados con sentirse a gusto consigo mismos, bien sea con su cara, su cuerpo y con esa apariencia que desean proyectar ante la sociedad y su entorno. Sin embargo, esos deseos algunas veces sobrepasan los límites entre quienes luchan a diario con su aspecto hasta el punto de enfrentarse a una adicción o verse inmersos en una enfermedad mental conocida como Trastorno Dismórfico Corporal (TDC), documentada y descrita en un cuadro psicopatológico por primera vez en 1886 por el psicopatólogo italiano Enrique Morselli.

Como puede suceder con la anorexia o la bulimia, el TDC genera una preocupación excesiva por algún defecto en la apariencia de una persona, el cuál puede ser leve o imaginario, conduciéndola a querer operarse cuantas veces sean necesarias, con el fin de “corregir” aquellos defectos que parecen imborrables.

En muchos casos no faltan quienes se ponen en riesgo acudiendo a personas no calificadas que emplean tratamientos o procedimientos quirúrgicos ordinarios, bajo técnicas engañosas o precarias, poniendo en la cuerda floja la vida de los pacientes.

Bien reza el dicho que “Todo en exceso hace daño”, por eso sobrepasarse con las visitas al quirófano buscando una perfección que no existe y con el fin de acabar con aquellos defectos que atormentan a cada momento a quien los sufre, puede llegar a convertirse en algo traído de los cabellos.

Es por esta razón que hay que estar alerta cuando los comportamientos compulsivos, relacionados con el descontento que existe con la apariencia empiezan a manifestarse. Algunos de los más comunes pueden ser mirarse al espejo más de una docena de veces al día teniendo en la mira aquél odioso defecto en cuestión; otro rasgo es camuflar más de la cuenta aquello que nos avergüenza dejar a la vista, ya sea con maquillaje, con alguna prenda y en el peor de los casos, evitando estar en público.

Las comparaciones también pueden ser muy odiosas y quienes padecen de TDC suelen poner su apariencia en tela de juicio frente a la de los demás, creando sentimientos de inferioridad debido a los rasgos físicos que los acomplejan, sobre todo en partes del cuerpo como el rostro, la cabeza, el cabello, la nariz, la piel y aquellos aspectos relacionados con la gordura y la delgadez en las piernas.

La lucha contra uno mismo puede conducir al aislamiento, la depresión y hasta al suicidio. Por eso es muy importante que si presenta alguno de estos síntomas y cree que sólo puede solucionarlos con cirugía plástica, busque ayuda psiquiátrica y se responda la siguiente pregunta: ¿Se ve como se siente?

(Visited 1.410 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¿Cuántas veces hemos recibido un “no” en la cara o a(...)

2

  Depeche Mode (Rock - Electrónico), New Wave y Alt Rock,(...)

3

¿Pueden las máquinas enseñar mejor que los humanos? Esta pregunta, que(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar