Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Náuseas.

Eso es lo que me produce ver lo que la indiferencia y la ignorancia son capaces de hacer con las personas.

Reuniones, ceremonias, agasajos de cualquier orden; concentraciones irresponsables en plena emergencia sanitaria. (Y ni hablar de los malos hábitos de salubridad que siguen reinando en muchos hogares colombianos).

Masivas asistencias a iglesias en donde no importa las voces que desde todos los estamentos claman para que la gente no salga de casa, sino los gritos del pastor de turno que sin tapa bocas ni recato alguno instiga a llenar las arcas del templo.

Esa bendita y descontrolada necesidad de la gente de salir por salir, de beber por beber, de celebrar porque sí. No importa que al mundo lo esté carcomiendo un maldito virus que ha dejado tribulación y mortandad a su paso.

Prevalece el capricho de la exposición, el brindis, el baile, la exasperante barahúnda de aquellos que necesitan llamar la atención, incomodar a los vecinos, fanfarronear o simplemente contagiarse; contagiarse de la “alegría” y el desenfreno de otros…

A diario naufragamos en un piélago de noticias relacionadas con el coronavirus que van desde las más serias hasta la más insolentes bufonadas. Y, sin desconocer excepcionales memes que a veces aparecen en las redes, hay muchos de una indiscutible y desabrida impertinencia que solo nauseas producen.

Pero lo cierto es que, nos guste o no, creamos o no, el virus existe y aniquila. Más allá de aquellos que lo niegan, aleguen que es un sofisma, una abyecta estrategia de la demoníaca industria farmacéutica, una epidemia prefabricada y etc. Y justamente sobre este punto me gusta hacer hincapié considerando las hipótesis existentes, algunas disparatadas y otras más viables.

Por ejemplo, aquella que le atribuye al ejército americano el haber llevado premeditadamente el virus a China como una medida desesperada para diezmar su acelerado protagonismo y hegemonía geopolítica además de, frenar su arrolladora expansión comercial a merced de cuyos tentáculos pareciera someterse gran parte del hemisferio; no me parece tan irracional en el fondo. ¿Será que la arriesgada y despiadada maniobra de los gringos terminó saliéndoles como ‘tiro por la culata’, un efecto boomerang’ jamás previsto? No creo. Aun cuando, reitero, la conjetura no suene tan ridícula, en el fondo…

Mucho más creíble y sensata por supuesto, resulta la espeluznante teoría que ubica al coronavirus como un arma deliberada para detener los índices inauditos del superávit en el planeta.

Y otro tanto de mediana racionabilidad lleva consigo la hipótesis de que, detrás del coronavirus está sentada una táctica de los corruptos poderes del mundo, obligados a liberar el virus para disuadir sus bajezas en cuyos soporíferos efluvios está hundiéndose media humanidad.

Y bueno, aquella ya mencionada detrás de la cual la industria farmaceuta en asocio con el diablo resolvió desencadenar para sus exclusivos beneficios y los de algunos gobernantes oscuros esta pandémica hecatombe. Hay de todo mejor dicho, dentro de la paleta de opciones conspirativas del “Corona” para aquellos que se resisten a creer el escudriñamiento científico que llevó a los murciélagos y a las culebras como la fuente directa del Covid- 19.

No puedo dejar pasar por alto a manera de estremecedor dato curioso, la supuesta predicción que hiciera Nostradamus en el año 1555, quien en resumen afirmó algo que vale la pena transcribir:

“Y en el año de los gemelos (20-20) surgirá una Reina (Corona) desde el Oriente (China) que extenderá su plaga (Virus) de los seres de la noche (murciélagos) a la Tierra de las 7 colinas (Italia) transformando en polvo (muerte) a los hombres del crepúsculo (ancianos) para culminar en la sombra de la ruindad (Fin de la economía mundial tal como la conocemos)”

De hecho hay mil y un profecías que, desde diversas vertientes, han querido aderezar todavía más el apocalipsis ya creado, algunas en particular que solamente producen… náuseas.

Para concluir, las náuseas que me han producido las tardías y timoratas medidas implementadas por el Gobierno, no tienen nombre.

Solo hasta que la situación empezó a tornarse realmente amenazante y abrasiva, ahí sí se encendieron las alarmas.

Penoso. Pero típico aquí.

Celebro eso sí de la enfermedad infecciosa que tiene en jaque al mundo el que por lo menos haya concientizado en algo, probablemente, a aquellos portadores de muy malos hábitos higiénicos e incultura que solo hasta ahora, empezaron a lavarse las manos después de salir del retrete (los asquerosos casos que durante toda mi vida he visto en baños públicos, oficinas estatales o despachos privados, se cuentan por millones).

Mientras termino de escribir esta columna de opinión, el virus que ya llega a 46 personas en Colombia y que en China le ha cobrado a más de 3000 la vida, continua su paso arrasador en todo el planeta, castigando sin piedad a Italia, Irán y España, y varias naciones europeas y, enfilando toda su fuerza aquí en América contra los Estados Unidos.

Pero lo que más zozobra y nauseas produce es que todavía haya quienes vivan el acontecimiento como un juego, reduciendo con desdén al prójimo a una estadística más.

(Visited 346 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Abogado, amante de las letras. Un escribano a merced del lector exigente.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Sociedad

    ¿Exportar la xenofobia?

    Vuelve y juega. Nuevamente el editorial de El Espectador, defensor y garante de los derechos de las minorías y(...)

  • Opinión

    A 'mi querida' Vicky

    A “mi querida" Vicky Escribo “querida” entre comillas porque no soy amigo de ella, ni nos une lazo afectivo(...)

  • Sociedad

    'Esas mujeres sugestivas...'

    “Esas mujeres sugestivas...” “Se visten como perras, así las tratan y luego se quejan”, “mujeres sugestivas, se visten para(...)

  • Actualidad nacional

    Solidaridad en la tierra del olvido

    Solidaridad en la tierra del olvido Abro mi columna solidarizándome con la bandera que “a media asta” iza el(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: PanzaVidela Hoy no es día de polémicas tontas sobre quién(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar