Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“Esas mujeres sugestivas…”

Se visten como perras, así las tratan y luego se quejan”, “mujeres sugestivas, se visten para provocar… ¡sinvergüenzas!”, expresiones como estas se oyen con frecuencia en la cotidianidad. Chocantes para unos, acertadas para otros, vale la pena hacerles un “juicio de valor” en estos momentos de transición, en los que paulatinamente se reabren los negocios, se reactiva el consumo y la gente empieza a venderse a sí misma de todas las formas posibles para recuperar si quiera algo de lo perdido en tiempos de “acuartelamiento” tras la invasión del arrasador covid-19

Unas semanas atrás me llamó la atención un estado de una amiga psicóloga en WhatsApp; era una imagen matizada de un diseño femenil con atractivos colores rosa y pastel que exaltaba un par de “seductoras” prendas muy de ellas, acompañada de un mensaje contundente: “No estoy vestida como puta, tú estás pensando como violador”.

Interesante.

¿Será que los hombres que miran con encendido deseo (no necesariamente morboso) a ciertas mujeres amantes de cierto tipo de indumentaria lo hacen porque tales prendas “inequívocamente”, sugerentes en sus muy definidos diseños, fueron confeccionadas para tal fin, o simplemente porque de ellos fluye su instinto natural de “violador” en potencia?

Creería que la respuesta en principio se acerca al “depende”.  Depende del observador, del objeto y del observado.

Si el observador es un animal morboso, su instinto caníbal lo va a llevar a desnudar con la mirada indistintamente tanto a una “mujer insinuante” como a la más recatada y, en ese caso, no valdría la pena desgastarse en consideración alguna. Pero si el observador es de aquellos que, más que por instinto, admira a la mujer por convicción, entre un escote o la más larga de las faldas, no debería de haber ninguna diferencia que apacigüe su embelesamiento. Mientras el escote no sea vulgar por supuesto.

Porque ahí sí, probablemente, dejará el hombre de ver a la mujer como el bello cosmos que es para apetecerla como si una cosa fuera. ¿O acaso me equivoco y con mi apreciación, sin querer, estoy avalando el odioso instinto aquél del “observador machista y violador”?

Aquí pasamos al objeto de la ecuación planteada; un escote, por ejemplo, una falda abierta o un jean ajustado o descaderado, ¿qué los hace vulgares? ¿Es el objeto el vulgar, o vulgar es la mujer observada?

¿Qué exactamente hace a una mujer vulgar en su forma de vestir: ella por algunos acentuados relieves de su silueta curvilínea, o la ropa que lleva puesta por “provocadora”?

Presumo que la ropa, definitivamente.

Tildar a una mujer de “vulgar” solamente porque es de tallas “prominentes” siempre me ha parecido odioso, tanto como exigirle que por ser de medidas sobresalientes deba necesariamente cubrirse de más tela o simplemente abstenerse de mostrar. Respetando claro está cualquier opinión adversa me reafirmo en que quienes así piensan prejuzgan y discriminan.

Ciertamente he oído muchas veces la antipática sentencia de que las mujeres voluptuosas deberían abstenerse de usar ajuares que a las mujeres de poco realce en su relieve sí les lucen “por cuanto no se ven vulgares”. Me sustraigo de ese juicio. Otra cosa distinta es que haya prendas que le favorezcan más a ciertos tipos de mujeres que a otras y, con una mínima noción de estética, se opte por una u otra opción.

Y entonces, habrá quien diga: la “estética” es un concepto ambiguo, tan relativo como la expresión “mujer vulgar o mujer lesiva”; y en fin, entre “el depende” y la relatividad de las formas y nociones, jamás acabaría de escribir la columna.

Como hombre, por supuesto, soy consciente de que me estoy “metiendo en camisa de once varas” al querer abordar (con la mejor intención, por supuesto) si quiera someramente este tema, empezando porque, tanto de estética en el atavío como de moda femenina, se muy poco definitivamente, más allá de que no sea ese el tema medular de este blog.

Más bien es al lector en general a quien le traslado las inquietudes que aquí me planteo, no solo a los doctos en glamour, moda y estética femenina sino a un público variado, pues sí que me encantaría conocer diversos puntos de vista.

Cierro mi columna retomando ese impactante mensaje de “no estoy vestida como una puta, tú estás viéndome con ojos violador” para, en una opinión absolutamente personal, concluir que nosotros como hombres y caballeros que deberíamos ser tenemos el deber de respetar a toda mujer sin distinción de absolutamente nada, por el solo hecho de pertenecer a la misma hermosa “especie” y género de quien nos dio la vida. Admirando su innata belleza, intacta a cualquier edad, elogiándola si es estrictamente necesario hacerlo, con el mayor de los respetos y no a través de galanterías chabacanas ni obscenidades trasnochadas y repudiables. Ellas, a su vez, tienen toda la libertad de vestirse como a bien les plazca, estéticamente o no, sopesando y previniendo eso sí que en nuestro género hay mucho animal sexual y entes depravados que piensan con todo menos con el cerebro, y que por consiguiente y desgraciadamente algunos ropajes específicos podrían exponerlas innecesariamente a las fauces de la bestia.

Sí, “como te vistes te tratan”, decían mis ancestros, y en un determinado escenario tiene que ser fundamental ese principio (Ejemplo, si una señorita o señora no se viste en un despacho judicial con la sobriedad que el recinto reclama, pues definitivamente no se vería con buenos ojos, sin que ello de lugar, por supuesto, a que de tajo acaben con su reputación o confundan el juzgado con un cabaret) que no debería automáticamente validar a aquél que mira con ojos de violador, dándole licencia abierta a deshonrar a cuantas le provoque, pero sí concientizar y advertir con un mínimo de prudencia a quien asume “el riesgo” (suena odioso lo sé) de vestirse como se le dé la gana. ¿Qué opinan señores?

Damas: Ustedes tienen la última palabra…

(Visited 633 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Abogado, amante de las letras. Un escribano a merced del lector exigente.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Sociedad

    ¿Exportar la xenofobia?

    Vuelve y juega. Nuevamente el editorial de El Espectador, defensor y garante de los derechos de las minorías y(...)

  • Opinión

    A 'mi querida' Vicky

    A “mi querida" Vicky Escribo “querida” entre comillas porque no soy amigo de ella, ni nos une lazo afectivo(...)

  • Sociedad

    'Esas mujeres sugestivas...'

    “Esas mujeres sugestivas...” “Se visten como perras, así las tratan y luego se quejan”, “mujeres sugestivas, se visten para(...)

  • Actualidad nacional

    Solidaridad en la tierra del olvido

    Solidaridad en la tierra del olvido Abro mi columna solidarizándome con la bandera que “a media asta” iza el(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Han pasado ya más de dos semanas desde la llegada a(...)

2

[caption id="attachment_227" align="aligncenter" width="300"] Caro Monroy[/caption] Esa fue mi primera navidad(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Interesante el tema. En torno a la oración “acoso sexual” siempre me he preguntado si acaso ciertas formas de vestir y exponer el cuerpo con reiteración, acompañado de miradas sugestivas ¿no será que en algunos casos también constituyen acoso sexual? Porque ¿qué tal la mujer que con escote desmedido no falla día tras día en agacharse y recostar sus codos sobre el escritorio de algún sujeto, con inocultable coquetería? ¿Quien acosa a quien?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar