Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“Bandera a media asta”

Nuevamente, y para mal, los nombres de dos expresidentes colombianos están en el asador de las redes sociales y la prensa: el siempre polémico Álvaro Uribe Vélez y, para muchos, el inmerecido nobel de paz Juan Manuel Santos Calderón. Listos a ser engullidos y deshuesados por la opinión pública.

Y no es para menos, dada la magnitud del “papayaso” que durante sus respectivos mandatos le dejaron servido al justiciero y ávido pueblo.

Álvaro Uribe Vélez, a fuerza de las penosas circunstancias que durante años lo han circundado, se ha vuelto un experto “saltando matones” y evadiendo ráfagas a diestra y siniestra. Ahora le correspondió una vez más, el áspero deber histórico de tener que explicar por qué y cómo, bajo su gobierno, fueron vilmente liquidados de extremo a extremo de la vasta geografía nacional, en un número que supera con creces lo estimado en principio, tantos jóvenes inocentes, cuyos cadáveres (aun frescos para el país entero) fueron rotulados como subversivos muertos en combate. En efecto, la cifra real de víctimas de ese ruin capítulo de la reciente y fatídica historia de Colombia denominado “Falsos Positivos”, según lo ha acreditado la JEP (Justicia Especial para la Paz), cuadruplica prácticamente el retocado número con el que, en los últimos años, se ha venido burlando a un país entero convencido de que las atormentadas almas caídas en los falsos positivos “apenas” y superaban las mil. Otra disfrazada cifra más dentro de las ya incuantificables que el Estado le hace tragar a diario al incauto pueblo de Colombia.

Toda una barbarie en pleno siglo XXI perpetrada durante la jefatura de Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos Calderón, ejecutor, para entonces, de las políticas de Defensa nacional desde el ministerio del respectivo ramo. De tan execrable quebrantamiento institucional a los Derechos Humanos y la Ley punitiva, la justicia ordinaria ya ha procesado y condenado a más de un exmilitar involucrado; pero la nación entera aún aguarda con ansias que algún juez verdaderamente competente lleve a los estrados al autor (o autores) intelectuales de tamaña fiereza. Uribe Vélez, entre tanto, insiste en que él nada tuvo que ver con eso, que “todo fue a sus espaldas”… Mientras que su exministro de Defensa y presumido “nobel de paz” mira para otro lado. Y, a propósito, al laureado expresidente Santos en estos días, con especial frenesí, sus detractores no solamente le están sacudiendo su presunta responsabilidad en esa cadena de infamia de soborno transnacional llamada Odebrecht, sino que también, al igual que su antecesor, su cuestionada reelección debido a testimonios como el del “honorable” exsenador cordobés Bernardo Ñoño Elías, privado de la libertad por asociaciones corruptas y alineado también con cuestionados recursos de Odebrecht. Bernardo Ñoño Elías, hace escasos días, dejó al descubierto una presunta estrategia para comprar la reelección de Juan Manuel Santos.

Vaya momento difícil por el que están pasando este par de “prohombres” a quienes alguna vez este país calificó de distinguidos y capaces.

Con la institucionalidad en entredicho, un gobierno en curso atiborrado más de torpezas que de aciertos y, dos enaltecidos expresidentes en el ojo del huracán (de hecho, desde que dejaron su mandato no han escapado de la borrasca), vuelve el país a sumergirse de cabeza en el fango.

Cuánta suciedad en una misma pecera.

(Visited 468 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Abogado, amante de las letras. Un escribano a merced del lector exigente.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

[caption id="attachment_1685" align="aligncenter" width="950"] En las calles, en los centros comerciales,(...)

3

Una vez más, el Gobierno Nacional prende las alarmas del país(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Como siempre usted, doctor Fernando, impecable en sus escritos. Con respecto a los errores ortográficos, mínimos en esta oportunidad, tan solo son ligerezas propias de todos los seres humanos. Ahora bien, en lo que respecta a Juan Francisco y su arrogante observación, con la peor redacción a propósito, nada que ver. Mal intencionado y resentido.

  2. Jajajaja increíble que un comentario en el que la única crítica que de hace es a los horrores de ortografía de la columna lleve casi 10 horas ” pendiente de moderación”.

    • Juan Francisco, gracias por leer y opinar. Hasta ahora leo su comentario. Su observación es parcialmente válida. Efectivamente no es “novel”, en eso es usted quién se equivoca, está bien escrito, “nobel” es el término correcto.
      En lo que a “cuadriplicar” concierne, como verbo transitivo de “cuadruplicar” es perfectamente válido, según los conocedores a fondo del idioma. Bien puede usted consultar con la “RAE” (“RALE”). Ahora bien, vuelve usted a errar, con la supuesta tilde que presume, se omitió garrafalmente: “ruin”, no lleva tilde, solo acento.
      Finalmente, en lo que sí acierta es en la palabra “basta”, gracias por la observación; por error humano o de edición, qué se yo, se nos coló la errata que infiltró la “v” por la “b”.
      Lamento la molestia generada por la tortuosa espera. Abrazo.

    • Bienvenida la crítica constructiva, Juan Francisco. Con frecuencia se filtran elementos nocivos que desde “la crítica” solo buscan con identidades falsas, dañar y torpedearlo todo, por ello existen unos filtros muy rigurosos y, en fin. Me resultan muy gratas las observaciones que me hacen en lo que atañe a los supuestos yerros ortográficos. En ello me equivoco y mucho. Sin embargo, en este caso, solo es válida 1/4 parte de su “eufórico” llamado de atención. Aún así agradezco, ante todo, el haberse tomado el valioso tiempo de leer, opinar, criticar y corregir. En serio. Feliz tarde.

  3. Independiente del contenido de la columna con la cual me identifico en parte, es increíble que en este diario no haya nadie que revise la ortografía de sus columnistas ( se daría por descontado que si escribe acá es porque tiene los conocimientos básicos de ortografía) pero ya que toca pagar para poder leer el contenido, es lo mínimo que puede hacer este diario. Empecemos: no es papayaso; es papayazo. No es basta geografía, es vasta geografía. No es cuadriplicar, es cuadruplicar. No se escribe ruin se escribe ruín. Y la última (creo) no es novel, es nobel. Abogado? Ok. Amante de las letras?? De cuáles??

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar