Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Voté por él, pero no soy “petrista” ni “progresista”. Lo hice por las mismas razones que ahora defiendo en este blog: porque es una opción valiente, renovadora y de alta sensibilidad social. Petro –lo recordó ayer en su discurso en la Plaza de Bolívar- fue uno de los combatientes armados que desistió de esa vía violenta y optó por el camino desarmado de la política. Un guerrillero que hizo la paz y cumplió su promesa.

Discurso desde el balcón de la Alcaldía en la Plaza de Bolivar
Discurso desde el balcón de la Alcaldía en la Plaza de Bolívar

Mi voto, entonces, fue también un reconocimiento. Así mismo un agradecimiento: Gustavo Petro fue quien realizó la denuncia de la para-política en el Congreso. Y lo hizo delante de los propios parapolíticos. Algo así como meterse inerme en la cueva del león. Eso, además de respeto por su investidura, es valentía. Por mucho menos matan en este país y Petro es así no sólo un milagro político, sino un milagro de la vida: Pizarro, Jaramillo Ossa, Pardo Leal y el propio Galán son los botines ensangrentados que cobraron los detentores del régimen. De aquellos que ven peligro en todo aquel que piense diferente. De los verdaderos violentos. 

Por ser, en clave Mandela, un símbolo en sí mismo de lo que es la reconciliación (como Navarro Wolf y León Valencia) y porque trascendió esa representatividad traduciéndola en fiscalización al ejecutivo siendo senador y –después- en ejecutor mismo de políticas públicas en su papel de alcalde de Bogotá, creo que Petro es un estupendo ejemplo de lo que es la ciudadanía responsable y la ética política.

Y aquí debo mencionar a quien pretende convertirlo en un cadáver político: Alejandro Ordoñez. Me abstengo de llamarlo Procurador. Me rehúso ¿Cómo confiar en alguien que confunde defender el estatus quo con preservar el régimen? Ordoñez ha dado una y mil pruebas de radicalismo moral e intolerancia política. Tiene todo el derecho a pensar y sentir como quiera, pero no a traspasar eso a sus actuaciones como alto funcionario del Estado. Y es allí cuando la perplejidad aparece para preguntar: si el encargado de la defensa de las libertades civiles y democráticas no lo hace ¿qué clase de país somos?

Responderé esa pregunta con el dolor y la vergüenza que me produce hacerlo: somos una sociedad que se piensa blanca, rica, heterosexual, machista, católica, urbana, capitalista y de derecha. Cualquier otro proyecto es acallado. Cualquier otra expresión es borrada. La “Bogotá humana” de Petro distaba mucho de ser perfecta, pero era un intento honesto de cambiar el modelo de ciudad que ya había iniciado Lucho Garzón. Además: beneficiaba a los más desposeídos.

Digámoslo sin rodeos: Petro se pudo haber equivocado con la puesta en marcha del modelo de basuras, pero –a diferencia de lo corriente- lo hizo de buena fe y en aras de un fin superior ¿Qué fue lo grave que hizo? Ya antes Nápoles y recientemente Madrid (lo que aquí llamamos Primer Mundo) tuvieron crisis peores y ninguna cabeza rodó ¿Es malo volver público lo privado? O lo que le cobran es acabar con las corridas de toros, crear una secretaría de la mujer, desarrollar políticas de inclusión en materia de género, acceso a derechos en educación, salud, vivienda y alimentación ¿O todavía no le perdonan que fuera del M-19? ¿O es acaso una jugada para eliminar un futuro rival en las presidenciales?

El mensaje está claro: lo diferente no tiene derecho a existir. Sólo sirve y es deseable lo que siempre hubo y siempre habrá. La tradición como ley. La monarquización de la aristocracia y la burguesía. La naturalización de la injusticia. El pendón de los regeneradores “Una nación, una raza, un Dios” vuelve a ondear y las trompetas de los heraldos de la Inquisición y la guerra ululan por campos y ciudades de Colombia.

Con la salida de Petro del Palacio de Liévano no sólo ganan los que sabemos: los que sabotean las conversaciones de La Habana que aplauden esto; sino que perdemos todos, incluso ellos. Así no tengan la capacidad de comprenderlo.

@quitiman

(Visited 195 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_2772" align="aligncenter" width="1585"] Valor del dólar frente al peso 26/11/2021[/caption](...)

2

A una semana de su estreno, la nueva película de Disney,(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

10 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. No se puede acabar la democracia, debil, de un plumazo. Hay en este rechazo a un hombre con pasado politico violento pero arrepentido y democrata una persecucion a los derechos humanos de los mas debiles y necesitados. Estos son los que el defenestado e inhabilitado alcalde representa. La cosa es mas profunda y extensa es el exterminio de las ideas que protejan los elementales derechos humanos de las clases bajas. Detras del titere este esta esa clase adinerada, religiosa, cavernaria y retadataria, entre otras cosa vergonzantes en pleno siglo XXI. Caeran mas, no nos extrañe. Hay que defendernos.

  2. Su comentario es muy razonable. Lo malo de Petro es su arrogancia y su obstinación. Gastar el tiempo en asuntos demagógicos como bajarle cien pesos al Transmilenio en vez de estudiar mejoras en su servicio es una medida “Madurezca”. Nunca pensó en encarar los verdaderos problemas como seguridad, reparación de vías, etc. Volver a oficializar servicios públicos es retroceder y repetir los fracasos ya conocidos.

    • Estoy de acuerdo. Mucho daño le hicieron a Petro su estilo arrogante e imperial. Se le olvidó que el Alcalde está para administrar la ciudad y se dedicó a dar bandazos y tomar decisiones apresuradas. En cuanto a que con su salida todos perdemos, está por verse. Bogotá es mucho más que su Alcalde.

    • Está muy claro y suficientemente demostrado que el Comandante Aureliano, mejor conocido como El Sátrapa de Bacatá, es un “diestro” guerrillero, un “habilidoso” anarquista, es un “mañoso” contradictor, pero es un incompetente, improvisado,impreparado,inexperto, arrogante y torpe Administrador y Gobernante para una ciudad tan complicada por sus múltiples problemas y carencias como Bogotá !!! Una cosa es preparar en la sombra y efectuar a mansalva un ataque en contra de la Fuerza Pública, los ciudadanos y las instituciones, y otra muy distinta es dirigir, GESTIONAR,resolver, conducir, guiar, presidir y regentar el presente y futuro de la Ciudad Capital. Para esto se exige unas capacidades, cualidades y conocimientos que no posee el Comandante Aureliano, El Sátrapa Anarquista de Bacatá !!!

      • Ayer, los de la banda narcoterrorista m19 iban a donde el terrorista internacional reconocido Kadaffi para que les financiara sus proyectos de destrucción del Estado Colombiano e iban hasta Cuba donde Fidel para que los respaldara y les “bendijera” sus métodos perversos y abominables financiados por Pablo Escobar para atacar el Palacio de Justicia y a los inermes e indefensos colombianos !!! Hoy, van a ee.u. a arrodillarse ante los congresistas gringos pidiendo “solidaridad” para el Anarquista fascista Aureliano y ante las Cortes Internacionales “resaltando” su condición de “exguerrilleros”, como patente de corso para eludir la ley y la constitución colombianas, disfrazados de “demócratas” !!! ¿ Que tal ??? !!!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar