Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Celebrar en cuerpo ajeno es señal de impotencia: de incapacidad. Vengarse con mordacidad alivia, pero no redime. Lo que se pierde no se recupera por un gracejo; así este sea inteligente. Las redes sociales explotaron en Colombia (y sospecho que en medio mundo) por la debacle en campo que padeció Brasil. Por cada gol alemán, millones de trinos festejaron la debilidad verdeamarela. Confieso que estaba dolido por la forma como la Fifa fue llevando al Scratch, pero jamás pensé vivir una afrenta de esta magnitud contra la selección que mejor representa el cariño por la pelota.

DSCN2736

Luego mi sentimiento no era contra la “canarinha”. No. Era contra lo que llamé en una anterior columna el establecimiento. En ese texto escribí, refiriéndome al partido de cuartos que jugó Colombia: “no es contra Brasil, es contra el establishment”. Quería decir que enfrentar a ese equipo implicaba desafiar el sistema: al preferido. Al que todos toleran (en sus excesos), miman (en sus flaquezas) y aplauden en sus gestas. Y hacerlo en su casa incluía elementos especiales: luchar contra el dueño del público y el que garantiza –con su presencia- que el negocio del Mundial no se malogre. Perder ese partido le implicaba a la organización (Fifa, gobierno brasilero, patrocinadores) dejar de percibir una cifra astronómica de reales. También dejar escapar los réditos políticos. Por eso, así no hubiese una reunión de complot en una habitación de hotel en Copacabana, para hacer que Colombia saliera derrotada, la cancha sí estuvo inclinada: por todo el entorno en el que se podía leer: “Brasil debe ganar” y por el pobre juez español que tenía miedo de equivocarse contra el anfitrión y en las dudas condenó al conjunto tricolor.

DSCN2741

Pero así es que funciona esto. Lo que los sociólogos llamamos “capital cultural” se expresa también en peso político: era la quinta contra la treinta economía. Eran cinco títulos contra nada. Era el Penta contra aquel que “a lo máximo que ha llegado, es al error de Higuita contra Camerún”. Eso, acompañado del complejo que nos gobernó durante 60 minutos (con media hora nos bastó para hacerlos comerse las uñas), conspiró contra el sueño –nunca antes tan posible- de llegar a semifinales.

DSCN2739

Ese fútbol de comercial de televisión. Ese balompié de presidentes abrazando a Joseph Blatter. Esa falacia -de performance atlético- que encontró en el estilo nacional brasilero de jugar al fútbol una mina de hacer dinero, esa, es la que perdió contra Alemania. Lo grave, lo triste es que la derrota arrastra también la marca: el sello de origen del fútbol de potrero también recibe el golpe. A la lona se va también la picardía, el enganche adicional, la gambeta de postre y el chanfle al ángulo. Cae en barrena esa alegría que, con valentía, los brasileros opusieron a la seriedad europea (y al dramatismo argentino), logrando posicionarla como “un modelo a seguir” y un ideal estético. Esa era que tuvo un rey (Pelé) y una corte de ilustres como Garrincha, Zico, Romario y Ronaldo esta hoy con las alarmas prendidas, enviando mensajes de SOS propios de las especies en vía de extinción.

Asistimos a la muerte por capítulos del fútbol arte que da paso a uno más atlético y celoso de la eficacia. No es que el fútbol de Alemania carezca de estética: es que es otro fútbol. Otro “patrón” de juego. También en él hay belleza; sólo que no fue la creada en nuestro suelo: la que burlaba el poderío físico incorporando la agilidad y gracia de la danza, la velocidad de piernas no para ir adelante, sino para hacer diagonales. La que privilegiaba paredes e invitaba al lujo sin espíritu rentista.

Ese fue el fútbol goleado. Es la vapuleada a un modelo. Triste que haya sido con la peor caricatura de él. Lamentable que un sentir, que una pasión, una manera de vivir la vida y asumir el mundo fuese raptada por las multinacionales que ayer la enterraron sin piedad.

Felicitaciones a Alemania. Su brillo premia un esfuerzo que depositó en el fútbol una forma de resurrección histórica. No debe extrañarnos que sean ellos –con su tenacidad, disciplina y capacidad de reinventarse- quienes hayan apurado el fin de una época.
Yo si lloré. Mis lágrimas por el fútbol con el que crecí y me regaló tantos momentos felices.

(Visited 175 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Diez años atrás, Egipto se deshacía de Hosni Mubarak y cerraba(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. chespirito80

    Buen blog. Celebrar en cuerpo ajeno es señal de impotencia: de incapacidad. Es cierto. Y si bien es cierto que el arbitro dejó pegar a Brasil, también es cierto que nos pudo el miedo, los nervios y la impotencia. Por gran parte del partido. Igual, tampoco hay que hacerse a la idea de que, de ahora en adelante, Brasil va a ser goleado por todos. Tienen mucho pasado, mucha escuela, y sobretodo, mucha gente para practicamente hacer otro equipo, dos si quieren. Colombia en vez de celebrar victorias ajenas, o peor, derrotas ajenas, deberia enfocarse en empezar desde ya a elaborarse metas grandes. Ya sabemos que se puede quedar campeones. Futbol no nos falta. Nos falta camiseta, y eso, me imagino tambien se puede trabajar, crear, o cualquiera que sea la forma a la que se llega a tener un peso con la camiseta como Argentina, Alemania o el mismo Brasil (porque asi fue que perdimos, de camiseta), saludo y buen blog. Muchas gracias

  2. La verdad a mi tambien me dio trsiteza la forma como destruyenron a Brasil en el campo. Yo creci apreciando el buen futbol de la canarinha. Por todas las veces que Colombia no estuvo en el mundial y todas las veces en que Colombia nunca fue protagonista, tenia el consuelo de que Brasil iba a dar la pelea, como siempre lo hacia. Celebre con ellos los dos campeonatos mundiales que han ganado mientras yo he estado vivo y sufri cuando perdieron la final contra Francia de una manera casi tan decepcionante como lo que paso en este Mundial. Por supuesto, que esta vez estaba el mal sabro por la manera grosera como sacaron a Colombia, jugando mal y ademas, jugando sucio. Decepcionante ver a su idolo reducido a utilizar la trampa para ganar. Decepcionante viendo a Brasil, en lugar de jugar el juego bonito con Colombia, que hubiera dado para un espectaculo sin precedentes, verlos jugar una version desdibujada y mezquina. Al contrario que la mayoria de mis conocidos yo si queria que Brasil fuera campeon. Pero luego de lo que hicieron con Alemania, la verdad que no se merecian llegar hasta tan lejos. Mostraron que no eran mas que la sombra de un equipo. Ojala esto sirva para que ese mal futbol cambie y vuelva la inteligencia y la alegria a la cancha. Esta bien ser practicos y jugar con prudencia, por que asi es el futbol moderno, pero jugar feo y jugar sucio, ese no es Brasil. Oajala podamos volver a enamorarnos de jogo bonito alguna vez.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar