Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Todos hemos sido Nicolás Gaviria. Sería hipócrita no admitirlo: somos tan pagados de nosotros mismos que, al menos una vez en la vida, enfrentamos –así sea en el pensamiento- una situación adversa, irritante o incómoda con el bendito “usted no sabe con quién se está metiendo”.

Nicolás Gaviria

Esa actitud no es nueva ni exclusivamente colombiana: desde siempre los aristócratas se visten, se portan y expresan modales que buscan diferenciarse de los demás. El sociólogo francés Pierre Bourdieu investigó ese fenómeno a través de la apreciación estética y el gusto de la sociedad francesa. Su observación demostró que “la distinción” –así la llamó- es una conducta aprendida y reelaborada, que construye límites y fronteras socioculturales.

Desde niños nos enseñan a mirar con desconfianza a los que no son como nosotros: “los otros”, los “diferentes”. De ahí a satanizar no hay sino un solo paso: a los pobres, negros, indios, campesinos, desplazados, homosexuales; a todos ellos se les generaliza con el descalificativo gentuza y en algunos casos se les trata de enfermos… sólo se normaliza lo que se asemeje al patrón europeo- hispánico (lo blanco- católico) y capitalista (urbano- clase media/alta).

No se entiende que eso que llamamos normal es una construcción social. Tampoco que no hay nada natural: todo está mediado por la cultura. La naturaleza es percepción simbólica de la realidad. La sociedad es dinámica y vive reactualizando sus patrones estéticos y renovando sus verdades.

¿Se han preguntado por qué ustedes se visten como se visten; porqué comen lo que comen; porqué se divierten y hablan como se divierten y hablan? Sencillo: para identificarse con su clase y –así- distinguirse de las otras. Los ricos no sólo quieren serlo, sino parecerlo. Igual los empresarios, escritores y gente del llamado Jet Set.

Por eso los estudiantes de escuelas y colegios públicos se diferencian de los privados y los habitantes de barrios de estrato alto de los de bajo. Por eso los “intelectuales” y académicos gustan de usar cierto tipo de modismos verbales, pashminas, mochilas y anteojos. Sin embargo, el asunto no es tan rígido y esquemático: dentro de los propios grupos y clases existen resistencias, re-significaciones y asunciones críticas que pueden desestabilizar patrones actuales, por otros, que pasan a ser hegemónicos y así sucesivamente.

Cuando un obrero de construcción compra unos costosos tenis no sólo busca comodidad para sus pies: persigue apartarse de su precariedad económica aspirando a ser como los otros, los ricos, cuyo ideal estético es dominante. El “mirar y no tocar” o “eso no es pa’ pobres”, además de otras expresiones como “tiene clase”, “se le nota la clase”, “desclasados” son corolarios de esta conducta.

El antropólogo carioca Roberto Damatta agregó un nuevo elemento de comprensión a este asunto: el jeitinho y la malandragem. En español: la actitud pícara, malicia indígena. Esa que ya usara el Asprilla del Parma ante un insistente periodista al que se sacó de encima diciéndole: “¿No se da cuenta con quién está hablando? yo me gano 50 millones al día y Ud. una miseria”. Como ese caso, millones en el mundo.

Recomiendo que averigüen de dónde viene el término snob. Preguntémonos que tan esnobistas somos, qué tanto representamos papeles que sintonizan –en mayor o menor medida- con la grotesca pataleta de Nicolás Gaviria ¿qué tanto lo imitamos cuando nos hacemos selfies con “personalidades” (para parecernos y/o identificarnos con ellos)?

Claro que dio papaya. Claro que el pasar de la violencia simbólica a la física es bochornoso y merece una reprimenda social y legal; pero ese comportamiento es producto y expresión nuestra. Por eso cada trino, meme y post de rechazo y burla a su socarronería debería contener una autocrítica ¿o vamos a seguir fingiendo -como lo hizo el expresidente Gaviria- lo que no somos?

(Visited 303 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

"A veces llega a tu vida alguien distinto, alguien que te(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. jugadorno12

    Es cierto, todos hemos caído en ese error alguna vez; pero ahora saltan los doblemoralistas que abundan por doquier en nuestro país. Gaviria cometió un error y lo está pagando con la condena de la sociedad, críticas, burlas y hasta bullying. Pero de ahí a pedir cárcel? En un país donde asesinan por robar un celular, las autoridades y medios deberían poner mayor atención a cosas más graves. Tendrán que acomodar muy vulgarmente las leyes para lograr que esos empujones de Gaviria sean un grave delito. t w i t t e r: @ JugadorNo12

  2. frankmena0514

    Muy acertado. Asi somos, y hemos construido escalas y niveles: El europeo y norteamericano desprecia al “tercer mundo”, el jet set del tercer mundo a los que le siguen, el andino al costeño, el mestizo al negro, el negro al indio, el de barrio de estrato alto al de barrio popular etc. etc. porque la lista es larga. Tanto es asi que el Nicolás Gaviria que rebajó al policia y al taxista mas adelante puede ser tratado igual o peor en otro país o en un nivel al que no tiene acceso asi sea un “niño bien” en Colombia porque allá … no saben quien es el!

  3. glooriavilleg1130

    Estoy de acuerdo, somos una sociedad de doble moral, nos creemos más que el otro. Pensamos que venimos de sangre azul. Error somos mezcla de españoles que venían de estar presos en su patria y en Colombia se mezclaron con indias, negros y esa es nuestra descendencia, no creamos que somos de una raza pura, Pongamos los pies sobre la tierra y entendamos que todos somos iguales. Que el día de la muerte nos vamos sin nada, aprendamos a respetar a nuestro prójimo y así encontraremos la verdadera paz.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar