Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Siempre me dejan pensando las ambulancias a su paso. Me queda una mezcla de angustia y esperanza. Angustia por el afán ruidoso, desesperado y caótico de ese intento por salvar la vida que se escapa. Esperanza por comprobar, cada vez, cómo los demás creamos rápidamente el espacio, aunque parezca imposible, moviéndonos en medio de atascos para que no se escape la vida de ese desconocido a quien solo podemos acercarnos a través de la empatía, del dolor compartido en la distancia por el hecho de ser humanos, de podérnoslo imaginar.

Entonces pienso: ojalá así fuera todo. Ojalá mostráramos esa empatía con más frecuencia, entender que, al otro, en medio de sus circunstancias únicas, le duele, lucha como puede. Que podría ser mi madre, podría ser yo. Que esta vez, por suerte, no lo es, no lo soy, pero podría ser. Al paso de una ambulancia no pensamos “si le dio un infarto era porque se alimentaba mal y no hacía ejercicio” ni nos quedamos quietos porque no es con nosotros. Somos solidarios con la desventura del otro sin ahondar en razones.

Hace unos días cayó un aguacero fuerte por la noche en una playa colombiana. En la región estaban esperando el agua, que hacía falta. Y de noche se sentía ese sonido maravilloso de las gotas golpeando las hojas de las palmeras, mientras estábamos confortables y protegidos en la cama. Siempre celebro esa sensación en voz alta, pero me sigue un pensamiento sobre a cuántas personas estará afectando la lluvia, quién estará pasando frío, incluso pienso en los nidos sobre los árboles…

La mañana siguiente una mujer que vivía en la zona y con quien teníamos contacto diario llegó sonriente como de costumbre. En medio de la conversación nos contó que vivía en una casita de paja y que se le había entrado el agua por la noche, pero que no había problema porque solo se le había mojado un mueble con ropa, que ya había limpiado la mitad y que al día siguiente terminaría. También nos encontramos un pichón de azulejo que se había caído del nido (aunque logramos ponerlo a salvo y que los padres lo siguieran alimentando).

Qué fortuna tan silenciosa la que domina algunas vidas. No hace ruido y por eso casi no nos damos cuenta. Pero hay que salir de la burbuja con más frecuencia para conocer, entender y sentir mejor el mundo. Me gusta un ejemplo sobre los idiomas: cuando se nace en el país de las oportunidades, en donde casi todo funciona, prácticamente no se mira para afuera, y por eso en lugares como Estados Unidos muchas personas no se interesan, por ejemplo, en aprender otro idioma. ¿Para qué? En cambio, cuando se nace en sitios con circunstancias distintas, intentamos explorar cómo es lo demás, dónde hay mejores oportunidades, qué idiomas nos pueden ayudar a crecer. Y qué montón de posibilidades vienen con eso.

Aunque incomode, mirar afuera, salirse de la propia burbuja, siempre amplía la mente. Y aún más si partimos del privilegio, que tantas veces anestesia. Intentar pensar en la situación del otro y sentirla a través de la empatía que posibilita el hecho de ser humanos es lo que nos permite que tenga más fuerza la esperanza que la angustia, no solo cuando pasa una ambulancia, sino en lo más profundo de la vida.

En esa misma playa casi desierta de turistas en estos tiempos extraños, un vendedor de tatuajes temporales que cargaba su tabla de muestras bajo el sol se detuvo al ver al hijo de tres años de la mujer de la casa de paja. Paró, descargó su tabla en la arena, le mostró las posibilidades al niño y le puso en la barriga el tatuaje que escogió. Todo en silencio, ante la sonrisa callada de la madre, hasta que el pequeño salió corriendo con la panza pintada y el señor volvió a cargar su tabla para seguir el recorrido bajo el sol.

Es la empatía, aun en el que menos tiene, como un deber moral y humano en el que no hay que parar a pensar, sino actuar. Como cuando pasa la ambulancia y, aunque no haya espacio, nos movemos inmediatamente. Es lo que hay que hacer.

Empatía, siempre.

@catalinafrancor

www.catalinafrancor.com

(Visited 469 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Catalina Franco Restrepo es periodista colombiana, Magíster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado en medios de comunicación como CNN y W Radio, en grupos editoriales como el Taller de Edición y liderando las comunicaciones corporativas de reconocidas empresas. Ha vivido en Montreal, Atlanta y Madrid, y ha viajado por 47 países persiguiendo su sueño de conocer y entender mejor el mundo y la humanidad, y llenándose de inspiración para contar historias. Además de este blog en EL TIEMPO, tiene uno personal que se llama OjosdelAlma, un canal de viajes en YouTube y es columnista de la revista Cronopio. En 2018 publicó su primera novela, El valle de nadie, que actualmente está disponible en Amazon en ediciones impresa y digital. Es, sobretodo, una amante de la humanidad, la naturaleza y los animales, y su sueño es hablar sobre ese amor, con su respectivo dolor, a través de la escritura.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Espejos

    El sol arde sobre la represa de Guatapé. Distorsionamos el espejo que forma el agua al entrar en una(...)

  • Colombia

    Empatía, siempre

    Siempre me dejan pensando las ambulancias a su paso. Me queda una mezcla de angustia y esperanza. Angustia por(...)

  • Colombia

    Celebrar la abundancia

    [gallery size="medium" ids="814,812,813"] En Colombia somos ricos, el problema es que nos matamos. Nos despertamos cada día en medio(...)

  • Opinión

    Ventanas en la distancia

    [gallery columns="2" size="medium" ids="804,805"] Un pájaro carpintero acaba de construir su casa en un árbol frente a nuestro balcón:(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En una de las sesiones de un proceso de coaching de(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Contrario a lo que se podría pensar, el sector salud no(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. rafaelo1008

    Sería un poco exagerado decir que cuando viene una ambulancia nos movemos inmediatamente a un lado. Nos falta mucho sentido común. A algunos no les importa y no se mueven lo suficiente. Otros se ” pegan ” por detrás de la ambulancia para avanzar más rápido, lo cual es peligroso. Me sorprendió la reacción de los conductores en Alemania quienes se hacen inmediatamente a un lado y reducen la velocidad.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar