Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Lo más probable, Juan, es que el establecimiento colombiano solo haya perdido el poder para los próximos cuatro años.

¿Por qué lo dice, don Bruno?

Porque las manos en que quedó el poder colombiano están vacías, sin orientación, porque, porque… no… no … ¿qué palabras podría yo usar, Juan?

“No tienen ni idea”, ¿don Bruno?

Gracias, Juan.

A menos, don Bruno, de que tengan una idea que aún no conocemos.

Tiene razón, Juan, pero ¿por qué lo dice?

¿A usted no le parece demasiado raro, don Bruno, que esas manos quieran suspender la exploración petrolera?

Ya que lo dice, Juan, me parece miedosamente raro. Se me paran los pelos al pensarlo, Juan.

¿Por qué tanto susto, don Bruno?

Oiga pues, Juan, a ver si no se le paran los pelos también…

Si se deja la exploración petrolera colombiana se acabará el petróleo colombiano cuando se acaben las reservas subterráneas actualmente en explotación.

Y eso no será dentro de tanto tiempo, ¿cierto, don Bruno?

Mucho más rápido de lo que nos imaginamos, Juan.

Y oiga esto, Juan…

Las divisas que entran a Colombia por exportación de petróleo solo son superadas en su cuantía -y yo diría que por mucho- por el narcotráfico.

¿Y para qué necesitamos divisas, Juan?

Don Bruno, como tanto hemos dicho, para comprar lo que importa Colombia – que es casi todo – ¡incluyendo sus comidas básicas!

Entonces, Juan, escuche bien. Si no tenemos entrada de divisas del petróleo, quedamos en manos de la industria del narcotráfico.

O sea, Juan, en parte la industria de narcóticos colombiana estaría en la posición de decidir si Colombia importa o no, si come o no.

No me diga, don Bruno. Eso quiere decir que Colombia estaría sitiada por la industria de narcóticos.

Y un país sitiado sin comida rápidamente cae, don Bruno, como cualquier fortaleza en esa situación.

Y eso, don Bruno, no es muy distinto a lo que sucede de verdad en Venezuela.

Así es, Juan. Venezuela, por populismo, perdió su mayor industria por mucho -la petrolera-, que hacía de Venezuela un país riquito. Y ya como país pobre, el narcotráfico es lo que sostiene al régimen dictatorial actual venezolano.

Entonces, don Bruno, ¿no será que lo de suspender la exploración y así la producción petrolera colombiana es para que acabemos como Venezuela?

¡O acabamos siendo Venezuela, Juan!

¿Ya se le pararon los pelos, Juan?

¡Que sí qué, don Bruno!

¿Será, Juan, que Colombia está al borde de pasar de ser una narcoeconomía a ser una narcoanarquía?

Ay, ay, ay, don Bruno.

Ay, ay, ay, Juan.

Ahí le dejamos ese sustico a Colombia, Juan.

Sí, don Bruno, mejor dejemos eso en manos de Dios, y a orar por el mejor bienestar colombiano como siempre hemos hecho.

¿Don Bruno, no será que nuestros extensos esfuerzos algo aportarán a la paz y al progreso y a la democracia de Colombia?

Quién quita, Juan, quién quita.

(Visited 60 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Charlas entre dos Colombianos de polos opuestos, pero con una atracción de imán entre ellos; Don Bruno, finquero, cursando su sexta década de vida, estudioso y erudito, y Juan, su mayordomo, cursando su cuarta década de vida, capaz, consciente e inteligente.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En prisión el mundo parece más redondo. Se repite y se vuelve a repetir. La cárcel es penosa. Ellas y ellos esperan y se desesperan. Pero, en medio del silencio interno está una amiga de los emisores: La radio, pasión para vivir en prisión.

Priscila Hernández, periodista, nos comparte su encuentro con el equipo de "A Radio", emisora del Centro Penitenciario de A Lama en Pontevedra, Galicia. Gracias a Priscila por los materiales cedidos. 

 Lleva la entrevista a Priscila en Podcast
Lleve la entrevista Priscila equipo de la radio

En "A Radio" saben que son una emisora más en el cuadrante. Compiten durante 24 horas en el dial. En las ondas de libertad está una rumana que paga su error por drogas. Un español. Un portugués y un programa que marca el mejor registro de audiencia interno: "El son de la cárcel". 



Radio Chévere- Centro Penitenciario de Dones (Barcelona)
"Ante todo, lo que quiero que quede claro, no porque estemos presos, no todos somos criminales. Todos podemos caer en un error del cual nos podemos arrepentir y corregir. Tengo un futuro y unas metas. Se están descubriendo nuevos talentos dentro de las penitenciarías como el personal que trabaja en la radio" Video

Radio en la cárcel de Ibarra (Quito)
El abandono de la celda para llegar a la sociedad.  Reportaje elaborado por estudiantes de la Universidad San Francisco de Quito para el programa Hora Hueca. Los estudios de la radio, el diseño de la programación, los guiones, los técnicos de la radio, las piezas musicales, las poesías y el poeta de la radio. El compromiso del emisor. Video I y II

Radio estación en Iquique (Arica)
Conozca la experiencia, los estudios, la programación, el grupo de trabajo y una estudiante de comunicación que, no por gusto, terminó haciendo sus prácticas en un nunca imaginado lugar. Video.

¿Qué puede hacer nuestra radio para apoyar a los privados de libertad?. Si ha encontrado útil este artículo copie y comparta el enlace
http://titoballesteros.blogspot.com/2011/11/en-prision-el-mundo-parece-mas-redondo_27.html

Quizá también le interese

2

Colombia es un país con muchas deudas y malformas institucionales. Esta(...)

3

El resultado de las elecciones en Brasil confirmó parcialmente las proyecciones(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar