Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Fabián Salazar Guerrero PhD. Doctor en Teología. Asesor en Belleza Espiritual

¿Por qué a mí? ¿Qué hice para merecer esto? ¿Por qué me pasa algo tan injusto? Parecen ser algunas de las preguntas que surgen como reacción frente a un suceso inesperado, un resultado no deseado o una dificultad en la vida cotidiana.

Nos cuestionamos de inmediato, de manera dramática, y hasta acompañamos nuestro reclamo con enojo, llanto o tristeza. Las situaciones laborales, esa relación que se termina, ese ciclo que se cerró o esa pérdida material o afectiva que sufrimos nos quita la calma, la confianza y la armonía.

En esa búsqueda de los “por qué” le echamos, en muchas ocasiones, la culpa a los demás, nos quejamos por las circunstancias, nos castigamos con auto reclamos y hasta nos peleamos con la divinidad.

Pero, si cambiamos la pregunta del “por qué”, que puede quedarse en justificaciones, pretextos y falsos consuelos, y nos enfocamos en la pregunta “para qué” podemos encontrar que nuestro horizonte de sentido se abre, que nuestra existencia se proyecta y que nuestra capacidad de crecer se aumenta.

El “para qué” nos lleva a ver las lecciones en los acontecimientos, a dejar sentir los sucesos como ataques personales, a mirar el lado positivo de las cosas, a mejorar nuestras acciones con miras al futuro, y a reconocer las nuevas oportunidades que se nos presentan.

El trabajo que no conseguimos, o del que nos despidieron, nos lleva a preguntarnos si realmente éramos felices en ese lugar, si no nos estábamos perdiendo lo importante de la vida como la familia, o si nuestra salud estaba viéndose afectada, o simplemente reconocer que ya en ese espacio no nos merecían. En ocasiones el haber llegado a un límite nos llama a sacar nuestra creatividad adelante, a desarrollar un emprendimiento, y puede ser el primer paso que necesitábamos para comenzar un camino de verdadera prosperidad.

Una relación que se acaba, algunas veces no en los mejores términos, puede ser un llamado al amor propio, a respetarnos, a no dejarnos manipular, a ser sinceros y reconocer que no éramos verdaderamente amados, o que nosotros éramos los que no amábamos auténticamente. Una ruptura es la ocasión para volver a sí mismo, para encontrar la calma pérdida y disfrutar de más energía en aquello que nos hace felices. Es una oportunidad de acercarnos a otros, de recuperar amistades y sobre todo de tener un tiempo para valorarnos y a aprender a discernir los aprendizajes que nos dejó esa persona, que ya no hace parte importante de nuestra vida.

Una enfermedad, que en principio es muy limitante y hasta dolorosa, se convierte en el llamado que hace nuestro cuerpo y nuestra mente a que tengamos cambios en nuestra existencia, a que revisemos nuestras rutinas, a que descansemos, a que nos alimentemos adecuadamente, a que hagamos actividad física, a que establezcamos prioridades y nos auto cuidemos. Muchas personas se ven afectadas a diario por el estrés, el cansancio extremo y las preocupaciones, y esto se ve reflejado en la salud; es por eso que la enfermedad, en lugar de ser enemiga, es en muchas ocasiones una señal de alerta a que paremos, revisemos y comencemos a existir con mejores decisiones y mentalidad.

Las pérdidas materiales y afectivas nos recuerdan que nada es permanente, que no somos dueños de nada, y no podemos mantener bajo control ninguna circunstancia por completo. Las pérdidas nos recuerdan que en este plano somos finitos, que solo podemos disfrutar de las personas y usar de las cosas por un tiempo concreto; por eso nos llama la vida a que disfrutemos todo con intensidad y sin apegos. Si intentamos acumular, ocupamos nuestras manos y nuestro corazón impidiendo que nuevas oportunidades lleguen a nuestra vida, y al final de los años, nos daremos cuenta que desperdiciamos tiempo, salud e intención en tratar de retener sin sentido lo que nos rodea. Desde una óptica renovada, una pérdida podría convertirse en un llamado a la libertad.

Los ciclos de la vida llegan a su fin, y el desafío es dejar de lamentarnos y decidir aceptar el cambio y disfrutar de todo lo sorprendente, bello y bueno que nos espera a diario. Los comienzos dan mucho temor pues la comodidad, la inercia o la costumbre nos tienen atrapados, pero si nos relajamos, agradecemos y confiamos, podemos disfrutar de una maravillosa experiencia de renovación, de ser nuevamente felices, de desafiarnos a ser una mejor versión de nosotros mismos y de gozar de ese bello catálogo de experiencias que tiene la existencia.

Sigamos disfrutando de la vida, recordemos que somos instantes y que la divinidad tiene un propósito para nuestra felicidad. Y cuando veamos a alguien quejándose, hagámosle la invitación a pensar en sus “para qué”.

Sigamos en contacto en:

Youtube: embellece tu vida (invitados a suscribirse)
Email: ciberteologosalazar@gmail.com
Tit tok: fsalazarguerrero
Instagram: fabian_salazar_guerrero

(Visited 978 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, ha dedicado gran parte de su vida al estudio de diversas denominaciones religiosas, visitando varios países y compartiendo enseñanzas con líderes de diferentes tradiciones espirituales. Su labor como consultor, junto a su reconocida trayectoria como investigador y profesor Universitario de Teología, le ha permitido acompañar procesos de integración interconfesional y reconciliación. Actualmente dirige la fundación para el diálogo y la cooperación Intereligiosa INTERFE y se desempeña profesionalmente como consejero espiritual personal y empresarial.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Salir de la zona de confort

    Fabián Salazar Guerrero. PhD. Doctor en Teología. Asesor en Belleza Espiritual. En algún momento de la vida miramos a(...)

  • Vida

    Cometas al viento

    Por: Fabián Salazar Guerrero. PhD. Doctor en Teología. Asesor en Belleza Espiritual En estos días en Colombia son tradicionales(...)

  • Vida

    Valores Olímpicos para la Vida

    Fabián Salazar Guerrero PhD. Doctor en Teología. Asesor en Belleza Espiritual. En estos días que disfrutamos a nivel mundial(...)

  • Sin categoría

    Marketing de las Abuelas

    Fabián Salazar Guerrero PhD. Doctor en Teología. Asesor en belleza espiritual. En estos días de “reinventarse”, he estado muy(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: María Camila Bernal G. Cerca de 7,000 enfermedades huérfanas han(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

El fichaje de Falcao por el Rayo Vallecano le permitirá competir(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar