Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En estos días hice una revisión de mi habitación y tuve que decidir qué ropa y qué objetos se quedan. Es un ejercicio que realizo al menos dos veces al año para asegurar que en mi armario y en mi entorno estén las cosas que realmente requiero.

Al comienzo no es fácil pues se exaltan los deseos de retener, y nos damos a nosotros mismos razones y pretextos para no renunciar a aquello que nos estorba o que ya no utilizamos. Lo atesoramos “por si acaso nos sirve” o porque son “recuerdos”, o simplemente porque “son míos y ya”.

Esta práctica de liberar lo que ya no necesitamos permite, por una parte, abrir espacio para que fluya lo nuevo, y por otra nos posibilita crecer espiritualmente cada vez más sin apegos.

Te recomiendo seguir algunos pasos:

-Selecciona un día con el suficiente tiempo para realizar la tarea de revisar cada objeto de tu espacio. Si tienes que interrumpir la actividad seguramente será más difícil completarla.

– Ten listas unas bolsas o cajas en que las que selecciones aquello que vas a donar, aquello que vas a reubicar y aquello que vas a botar.

– Con anticipación decide el destino que vas a darle a lo que salga de tu espacio, por ejemplo: a quién lo vas a dar, a dónde lo llevarás o dónde quedarán reubicados.

– Antes de iniciar asegúrate que tienes todos los elementos de aseo para hacer una limpieza profunda de cada cosa y de cada rincón. Muy recomendable usar tapabocas.

– Sectoriza en espacios tu habitación para darle un orden al arreglo, podría ser: armario, escritorio, mesa de noche, caja de zapatos, paredes, biblioteca etc. Comienza por el sector que más te dé dificultad desprenderte de los objetos que ahí están.

– Hacer acuerdos contigo mismo para que no empieces tu labor y luego la abandones. De esta forma, no terminarás con todo igual a como empezaste o que te engañes a ti mismo justificando no dejar ir las cosas que ya no te son útiles.

– Comienza la revisión de los objetos y date un momento para cada uno, y, aunque sea por unos instantes, es necesario hacerles un duelo por lo que significaron en tu vida. Con muchas de esas cosas también se van parte de nuestros recuerdos.

– Considera que el seleccionar lo que se va y lo que se queda es para tu beneficio, para tu salud y para tu prosperidad. Imagina todo el bien que harán esas propiedades en otros lugares y en otras circunstancias a tantos semejantes que las necesitan en este momento.

– Ayuda colocar música y darle un ambiente de celebración al cambio, pues nos está mostrando lo afortunados que somos y lo bien que vivimos, que hasta nos sobra y podemos compartir.

– Hacer pausas para que el cuerpo y la mente pueda descansar de una actividad que no solo es física, sino profundamente emotiva.

– Una vez coloques las cosas en la clasificación antes acordada por ti mismo, no las vuelvas a revisar, déjalas ir, cierra las cajas o las bolsas y no la vuelvas a abrir.

– Una vez terminada toda tu tarea de revisión, de selección y de limpieza detente y agradece profundamente a la vida, a la divinidad y a ti mismo por haber usado esos objetos y ahora sentirte libre de dejarlos fluir.

– Mira con alegría cómo quedó tu espacio y si ves que algo falta en tu entorno, visualízalo y llámalo como si ya estuviera contigo. De esta manera materializas aquello que requieres en este momento de tu existencia.

Al completar esta experiencia seguramente te sentirás animado para llevarla a otras áreas de la vida, ya que de vez en cuando es conveniente revisar las acciones, hábitos, relaciones o las creencias, y mirar si ya no son necesarias en el presente y así poderlas dejar ir sin dolor.

Sigamos en contacto en:

Youtube: embellece tu vida fsalazarguerrero
Email: ciberteologosalazar@gmail.com

 

Fabián Salazar Guerrero PhD. Doctor en Teología. Asesor en Belleza Espiritual.

(Visited 399 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, ha dedicado gran parte de su vida al estudio de diversas denominaciones religiosas, visitando varios países y compartiendo enseñanzas con líderes de diferentes tradiciones espirituales. Su labor como consultor, junto a su reconocida trayectoria como investigador y profesor Universitario de Teología, le ha permitido acompañar procesos de integración interconfesional y reconciliación. Actualmente dirige la fundación para el diálogo y la cooperación Intereligiosa INTERFE y se desempeña profesionalmente como consejero espiritual personal y empresarial.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Gracias y te dejo ir

    Una ruptura, sea ésta respecto a una persona, una situación o una etapa de la vida, trae consigo mucho(...)

  • Vida

    Estrellas que nos guían en la noche

    En estos días de preparación a la Navidad una bella imagen que acompaña tanto a los pesebres como a(...)

  • Sin categoría

    Vivir en Gozo

    Fabián Salazar Guerrero. Doctor en Teología. Asesor en Belleza Espiritual. Vivir en gozo más que una meta es el(...)

  • Vida

    Afrontar las desilusiones de la vida

    De una o de otra manera, en nuestras vidas hemos sentido el dolor de la desilusión ocasionada por una(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

3

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar