Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
dessert-temptation

Las mujeres dicen sentirse adictas a la comida. Dicen no tener auto control. Es frecuente que oigan estas cosas. Ellas están seguras sobre el poder de la comida en su comportamiento y le llaman adicción. Entiendo que así lo sientan, en la guerra con la comida, las decisiones sobre cómo comer parecen fuera de control.

Para mí, el tema de la adicción a la comida tiene muchas caras. No creo que sean cómo son porque son adictas, y ya. Entiendo que la comida grasosa y azucarada tiene un efecto en el cuerpo. Eso es ciencia y no lo debato. Lo que sí miro más de cerca es el tema de la identidad y la adicción.

No hay nada más poderoso que una creencia sobre la identidad. Nada. Lo que crees sobre lo que eres, eso te da un piso y una estructura para vivir. Sin ella, el miedo es aniquilador. Por eso, cuando una persona se recupera de alguna adicción, sigue llamándose adicta. Es una advertencia. Si se identifica como adicta, siempre estará atenta y vigilante y no incurrirá en riesgos innecesarios. Si funciona, si le permite mantenerse limpia, perfecto.

Ahora bien, con la comida el tema es complejo porque la necesitamos todos los días. No es algo con lo que podamos cortar nuestra relación y ya. El movimiento Comer Intuitivamente no cree en la adicción a la comida. Ellos dicen que muchas cosas estimulan los centros de recompensa del cerebro, incluido un abrazo y oír música. El cuerpo está diseñado para sobrevivir, y lo que se siente bien, se asocia con seguridad. Se siente rico para que lo hagamos otra vez. Eso no nos hace adictas a la comida, según dicen. Ellos creen que la compulsión radica en la restricción y en el hábito profundo de asociar comida con emociones.

Por otro lado, conozco mujeres que llegan a su paz con la comida con lo que pareciera más restricción. Como pesar el alimento y cortar totalmente con el azúcar y harina procesada. Ese es el caso de Susan Pierce Thompson, una mujer interesante en el mundo del weight loss. Lo que veo de ella, sin embargo, es una fuerte identificación con su nueva manera de comer, y le funciona.

Te voy a dar mi opinión. No más. Yo creo que aunque sí hay gente que tiene una propensión a la personalidad adictiva, lo que es aún más fuerte, son sus creencias sobre sí mismo. Esto, muy alineado con las teorías de Bruce Lipton y Lisa Rankin sobre el poder de las creencias sobre la biología.

Las comidas dulces estimulan el cerebro y eso es normal. Si es excesivo el consumo, el cerebro puede modificarse y querer más estímulo. Lo querrán cuando la vida es difícil y por eso comen sobre emociones. Lo harán porque no saben cómo manejar la incomodidad y la comida funciona. Creo que la mente restrictiva sí es un factor determinante que nos hace compulsivas. Ocurre porque comer naturalmente es comer según las fluctuaciones, y las mareas del cuerpo, y en cambio, la restricción es absoluta. Tu mente nunca se relaja, nunca confía. Todo eso, y las mujeres se llaman adictas.

El cerebro es altamente plástico. Para darte un ejemplo, durante el embarazo, el cerebro de la mujer se reestructura completamente para prepararla a asumir su nuevo rol. Durante este periodo, se generan cientos de enlaces neuronales nuevos. Total remodelación.

Si has comido demasiada azúcar, claro, hay repercusiones, pero no condenas eternas. Llamarte adicta, ¿te sirve de algo? ¿Te ayuda? A veces me parece que es lo fácil. Soy adicta. Punto. Pero, ¿qué hay en el fondo? Ninguna adicción nace del aire.

www.francamaravilla.com

(Visited 600 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Coach, bloguera, escritora, autora del libro Yo debería ser flaca. Trabajo con mujeres en su relación con la comida y el cuerpo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • instagram

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La aceptación corporal, un tema sin resolver (Pódcast)

    La primera temporada del podcast termina y quedo con la sensación de querer más, de ir más profundo.   (...)

  • Opinión

    Amar mover el cuerpo, lejos de la cultura de dietas (Pódcast)

    A Pamela la conocí hace poco; un día de pandemia, conversamos por teléfono.   Desde ese momento, hemos tenido incontables(...)

  • Opinión

    Gordofobia y moda (Pódcast)

    Para conversar sobre Gordofobia, en este episodio del podcast invité a Luz Lancheros, periodista y docente de historia de(...)

  • Sin categoría

    El cuerpo y la calma del presente (Podcast)

    Mis exploraciones espirituales han tenido que ver con encontrar refugios que me contacten con algo de paz. 

    Curiosamente, preguntas filosóficas insondables como: quién o qué soy, me ayudan a contactar un espacio vacío en el cual descanso. Mi cuerpo me ayuda a hacerlo. Paradójicamente, el cuerpo es un punto de entrada hacia algo que me excede, que se ubica más allá de la carne. 
    Este este episodio del podcast hablo de espiritualidad. 
     
    No es fácil abordar un tema que cada persona vive de manera tan íntima. Personalmente, creo que la espiritualidad es la naturaleza de la vida. Todo vendría siendo un fenómeno espiritual. Sin duda, entrar en mi cuerpo ha posibilitado una comprensión espiritual que no tenía. Mi corporalidad es mi presente y mi ancla. La conciencia de mi cuerpo me anuda a algo más real que las ficciones de mi mente. Un verdadero refugio. 
    Te invito a escuchar el siguiente episodio del podcast de Yo debería ser flaca en asocio con Caracol Radio. Clic acá. 
    Camila Serna - coach, escritora www.francamaravilla.com  

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

"Si se abriesen todas las puertas de la percepción, todas las(...)

2

El informe anual de Consumer Reports sirve como orientación para no(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar