Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En las ciudades no solo nos saboteamos organizándonos por clases o castas denominadas estratos, que nos ubican geográficamente y que determinan nuestras relaciones, expectativas y modelos a seguir; sino que, como si eso no fuera suficiente, también nos clasificamos por lo que sabemos o no hacer, de tal modo que escribir este blog en un computador puede ser más valioso que limpiar un apartamento, o que dibujar una casa sea ‘mejor visto’ que construirla…

Hace un tiempo se me ocurrió la idea, en este plan de la vida en el campo, de construir mi casa con mis propias manos, recursos y conocimiento. Un plan proyectado a tres meses que contó con el diseño de mi hermano menor (ingeniero), las recomendaciones de mi hermano mayor (que fue ebanista), mis cálculos presupuestales (periodista) y un sin número de consejos de familiares, amigos y varias personas que se sumaron a esta idea fascinante.

Menciono que nos auto saboteamos porque en ese proyecto, que ya está por cumplir 2 años y aún no termina, por supuesto que he vivido todas las posibilidades para sentirme tonto, incapaz, débil, lento, etc. por cosas que, como se suponía, no tenían que ser difíciles ni valiosas. Si el conocimiento de poner un ladrillo se valorara como una especialización o una maestría, las cosas serían muy distintas.

Así que, aun cuando mi posgrado no ha valido un peso para este proyecto, he podido experimentar diferentes tipos de frustraciones que me han llevado a cuestionar, justamente, esos criterios de sociedad citadina. Como la frustración de no lograr en los 3 meses ni siquiera las bases de la casa, la de no tener la fuerza para mezclar cemento uniformemente, la de no tener idea de cómo empalmar y asegurar la madera, la de no tener energía eléctrica para usar máquinas y en cambio tener que hacerlo todo a mano….ah, y sumen la frustración de que, pese a haber practicado por años en un colegio técnico la forma de cómo cortar, sea inevitable que el serrucho o la segueta se desvíen de las líneas de corte en la madera verde, torcida o anudada.

Ahora, en un sentido más profundo, también tuve que frustrarme por otras cosas: separarme de la persona que más he amado y entender que este (el de vivir en el campo) era un proyecto individual y no de pareja, afrontar el no poder avanzar en la obra por la llegada de la pandemia, ver que esa falta de avance hizo que la madera se torciera y la casa empezara a inclinarse, no tener un carro para transportar material y tener que pagar sobre costos, sentir el frío del páramo hasta los huesos en cada viaje que hacía en la moto para llegar al lote… y bueno, podría agregar cosas que suelen ser más comunes como el saber que mientras más asciendes profesionalmente menos tiempo te queda para hacer lo que sueñas o saber que, a pesar de ganar más dinero, el tiempo no te alcanza para disfrutarlo… esas ideas del éxito ¿quién carajos las inventó?

A propósito, hay otra lista de frustraciones que pueden ver aquí.

De modo que he podido comprobar, sin proponérmelo, que es muy duro pa’l citadino no solo entender el valor del trabajo, sino entender que en un mundo donde todo el ‘conocimiento’ se valora más, no seamos capaces de construir ni nuestro propio techo.

Por supuesto, no digo que debamos volver a las cavernas y que no sea importante el desarrollo, pero quizás nos hace falta a muchos un poco más de suciedad, sudor, dolor y frustración y menos tutoriales en YouTube (aunque son muy útiles) para ver más allá de nosotros mismos. Hay que separarnos de las pantallas, reconectarnos con nuestro cuerpo y nuestras capacidades básicas y así, a pesar de que quede chueca, valorar más esa casa, esa vida, esa pareja, familia, comodidad, etc., con la que podemos contar.

Nota: Mi casa no ha terminado así que más adelante escribiré sobre el proceso de construcción. Por ahora les dejo algunas imágenes de esta aventura.

 

(Visited 1.069 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Comunicador social y periodista, Magister en Humanidades Digitales y director del proyecto colaborativo @Transformacciones. Actualmente en transición hacia el campo, la producción colaborativa y la vida sostenible.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

A partir de este último viernes han aparecido diversos artículos en(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo aguante, o mejor dicho, “Zapatero a sus zapatos”.
    En la mayoría de ocasiones, subestimamos el conocimiento empírico de este tipo de trabajadores, como el de la construcción, pero creo que esta experiencia le ha enseñado que ciertas habilidades o sapiencias, no se improvisan.
    Quizás también pudo influir la parte económica (si lo hago yo, me ahorro $$$); y como reza otro adagio popular, “lo barato, sale caro”.
    Considero que lo más difícil fue tomar tomar la decisión de poner en marcha la iniciativa.
    Ánimo, buen viento y buena mampostería!!! 😀

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar