Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ébola: Trajes de protección de pies a cabeza blancos y amarillos. Gafas industriales, tapabocas. Gobernantes de aquí y allá dando sus discursos sobre “protección” y “medidas de seguridad”. Horribles trinos racistas son denunciados en las redes. Memes con juegos de palabras alivian un poco la tensión. El Gobierno colombiano anuncia que prohibirá la entrada al país a personas de África como lo han hecho otros. En Cali, un caso que ni siquiera era susceptible de sospecha de contagio, se filtra como noticia a los medios. Rápidamente se desmiente. Ficciones de películas apocalípticas sobre virus mortales y contagios parecen hacerse realidad. Velozmente se dispersa en los medios de comunicación un síntoma más peligroso que la misma enfermedad: el miedo.

Noticias, imágenes que van reforzando versiones basadas en ese miedo. Representaciones que des-humanizan, haciendo más visibles a unas víctimas que a otras. Despliegues detallados e historias de vidas heroicas sobre unos cuantos pacientes estadounidenses y europeos, en contraste con la reducción de las víctimas en Sierra Leona, Liberia y Guinea a simples cifras en aumento: 6000, 10.000, qué más da en ese universo simbólico occidental, racista, elitista y, lo peor, aterrado. De pronto, en esas representaciones del otro o la otra, ya no hay seres humanos, hay números, riesgo. En los discursos, las medidas “preventivas”, los memes, los chistes, su vida tiene sentido en tanto no afecte “la mía”, en tanto pueda controlar su miseria y “se quede bien lejos”, en ese continente extraño.

images-cms-image-000032238

Tomado de confidencialcolombia.com

Por fin, llega a mí una noticia alentadora, “Cuba lidera la lucha contra el Ébola en África mientras occidente se preocupa por la seguridad en las fronteras”, mi piel se eriza al ver tan evidentes visiones de mundo tan opuestas. No me malinterpreten, aquí no quiero hablar de izquierdas ni derechas. Sí, lo social del socialismo es lo que me atrae más hacia ese polo, pero las embarradas históricas me alejan. Yo siempre en la frontera, estoy y no estoy, atenta. Mis preguntas rebasan esas inquietudes de la comprensión tradicional de la política, tan infortunadamente generalizada. Conciernen la manipulación del sentido más básico de la vida, la solidaridad y la humanidad: ¿cuáles versiones toman más fuerza en la gran industria mediática?, ¿qué cuento nos estamos echando?

Cuan inmenso espejismo miedoso logran construir las grandes cadenas de medios, difundiendo una lectura limitada y egoísta de estas tres cuestiones básicas. La vida segmentada, con unas existencias más “mostrables” que otras, reforzando una vez más, el lugar subordinado que históricamente se le ha dado a África y lo que ésta representa, bien sea por su pasado colonial como “despensa” de materias primas y esclavos, su territorio repartido a voluntad entre los imperios europeos del siglo XVIII y XIX y, en consecuencia, plagado de conflictos en el siglo XX, o por las etiquetas raciales de sus habitantes, negros, árabes, marcados por estigmas negativos.

La solidaridad parcializada, en una lógica de ayuda con prevención, a la defensiva, cuando otras visiones de mundo intervienen para cuidar lo que realmente está en juego: la vida de miles de personas, no una nación, o la soberanía o un grupo de ciudadanos. La humanidad vista desde el lugar de unos cuantos, con sus lógicas de doble moral donde una enfermedad es pandemia porque mata a miles y requiere intervención para que no se expanda, pero el hambre y la pobreza conciernen acciones dispersas para alimentar indicadores y retórica de políticos.

Todas esas representaciones se expanden como virus y yo pregunto: ¿qué ocurre con el sentido crítico de algunos medios y periodistas?, ¿la reflexión ética?, ¿la búsqueda de voces distintas para contrastar y dar la posibilidad a la audiencia de construir un criterio propio?. Y como ser humano me digo, ¿qué hacer?, ¿usted qué haría? Vaya pregunta para nosotros y nosotras, simples ciudadanos de un país Latinoamericano. No se resolverá en estas líneas y seguro dará para largas conversaciones y debate. El problema, apreciados lectores y lectoras, es que ese miedo des-humanizante del que hablo al inicio, paraliza y ni siquiera deja hacerse esas preguntas. Como el avestruz que en los dibujos animados mete su cabeza en un hueco en el suelo, no deja ver más allá, maximiza los riesgos, minimiza las posibilidades de las acciones de cuidado. Elimina los puntos medios, las opciones.

Así quién se anima a ayudar a otros sin esperar algo a cambio. O quien reconoce que puede hacerlo sin dejar a un lado su bienestar, porque sí es posible ayudar con autocuidado. Menos mal hay otras voces, otras versiones del mundo más compasivas y solidarias, aunque menos visibles. Va siendo tiempo de buscarlas, comprenderlas y visibilizarlas, a ver si vamos curando ese síntoma tan disperso en la sociedad contemporánea: el miedo a otros, que a la final, es el miedo a lo que nos dicen de nosotros mismos.

@caroroatta

(Visited 206 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista, editora audiovisual y Activista #ProVida #ProDiversidad #EnfermedadesRaras #WilsonDisease #MaladieWilson

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Amazonía: ¿Cómo conservar el conocimiento indígena ?

    Un estudio de la Universidad Javeriana (28 de enero) evaluó los cambios del conocimiento ecológico tradicional (TEK por sus(...)

  • Vida

    A Colombia le falta tristeza

    A Colombia le falta tristeza, de esa que paraliza ante la perdida de un ser querido. De esa que(...)

  • Colombia

    Abstención de abstenerse

    La Historia lo ha demostrado: "De tout temps la politique a été la science de l'absurdité", desde siempre, la política(...)

  • Vida

    Escenas en femenino

    I «¡Quiero cogerle esas teticas!», le gritó el hombre desde un camión. ¿Teticas?, se dijo, mientras miraba su pecho.(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Han pasado ya más de dos semanas desde la llegada a(...)

2

[caption id="attachment_227" align="aligncenter" width="300"] Caro Monroy[/caption] Esa fue mi primera navidad(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar