Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La Historia lo ha demostrado: “De tout temps la politique a été la science de l’absurdité“, desde siempre, la política ha sido la ciencia del absurdo, decía entre las dos guerras mundiales el escritor Stefan Zweig (1881-1942). Absurda, porque a muchos ciudadanos pareciera que les gustara lanzarse a los extremos, como se lanza uno a un pozo, buscando tocar fondo.

Y solo cuando se toca fondo, con una dictadura de izquierda o derecha, con un gobierno ultra liberal e individualista u otro benefactor y asistencialista, o cuando se vive la guerra en el patio de la casa, comienzan a surgir las preguntas y las opciones moderadas se hacen más visibles. Pero con todo y eso, los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales no me dan miedo e iré a votar.

No me da miedo, porque me siento parte de un proceso. Como país, por primera vez en nuestra Historia estamos viviendo lo que es la Democracia. Más de diez y nueve millones de personas votaron, algo nunca antes visto. Por primera vez, la izquierda y la derecha son rivales en las urnas y no con las armas. Es cierto, aún hay fallas y hubiera querido que ganara el centro. Pero no fue así, y al “ser parte” de dicho proceso, el cuento no es solo conmigo, involucra a todo un colectivo.

Para ver las opciones, sequémonos las lágrimas, pasemos la tusa y volvamos a las preguntas básicas: ¿qué es la política? En su definición amplia, refiere a toda actividad, arte, doctrina u opinión, cortesía o diplomacia tendiente a la búsqueda, ejercicio, modificación o mantenimiento del poder público, necesario para el funcionamiento de cualquier grupo social.

¿Qué montón de palabras, no? Llamo la atención sobre dos aspectos cruciales para lo que se avecina: la Acción o el hecho de actuar, idea que subyace a esta definición y el poder público como la capacidad que tiene el Estado para obligar a alguien a realizar un acto determinado.

Colombia es un Estado de Derecho, nos guste o no, y si somos consecuentes y jugamos el juego de la Democracia saliendo a votar en primera vuelta, no vamos a irnos a la banca antes de que termine el partido. Hay una responsabilidad a asumir más allá de nuestra decepción y lamentaciones. Hace parte del contrato social que como seres humanos, con la intención de convivir en sociedad, establecemos de manera implícita. Es un deber ciudadano. No caigamos en el extremo de defender solo nuestros intereses.

Siempre he pensado que, en toda elección presidencial, la primera vuelta corresponde al voto auténtico dónde la intención se acerca al objetivo, lo acaricia, lo seduce. Podemos manifestar nuestra opinión sin reparos, haciendo política en lo cotidiano, soñando un país diferente.

Pero en segunda vuelta la cosa se complica si no pasa nuestro candidato. Es allí donde la política no puede quedarse solo en la manifestación de una opinión. Lo vemos bien en la definición más arriba, es eso y otras cosas. En segunda vuelta, el voto tiene que ser estratégico. Y hoy, el sistema que le permitió a usted participar en esa primera vuelta, está en riesgo.

La frustración puede llevar a algunos a preferir quedarse en casa. O incluso a votar en blanco*, postura que respeto profundamente, pero, como dicen los populares dichos: “de nada sirve llorar sobre la leche derramada” y “el palo no está pa´ cucharas”. Así sea doloroso, lo que está en juego ya no es su opinión, lo que está en juego es el bien común. Lo que está en juego es el mismo Estado de Derecho. 

No hay que ir muy lejos en el análisis para darse cuenta que los dos candidatos representan dos visiones de mundo muy distintas y sus ideas del “bien común” son radicalmente opuestas. La propuesta de poner la Biblia por encima de la Constitución y de eliminar la corte constitucional  son supremamente peligrosas. En este contexto, su voto ya no es suyo, es el voto de un colectivo. ¡Es absurdo pero así es la política! Y si por emocionales, jugamos a ser dignos y no votamos, estamos pecando por ingenuos.

Aunque no se sienta representado o representada, no olvide que, gane el que gane, será el líder del Estado, al cual usted pertenece, así no esté de acuerdo, y dónde usted también tiene un poder. Porque la Democracia no se reduce solo a unas elecciones.

Hay que actuar, no hay de otra. Hay que votar por el “menos pior”, sí, pero es votar también por aquel que garantice la continuidad del Estado de Derecho, que nos da el derecho a manifestar nuestro desacuerdo y garantiza que seamos gobernados por leyes y una Constitución, y no por la arbitrariedad.

*No es claro si el voto en blanco será valido en segunda vuelta. Según expertos, técnicamente no tiene validez.
Ver el artículo:  ¿Sirve de algo votar en blanco en la segunda vuelta a la Presidencia?

@caroroatta

 

 

(Visited 2.630 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista, editora audiovisual y Activista #ProVida #ProDiversidad #EnfermedadesRaras #WilsonDisease #MaladieWilson

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Amazonía: ¿Cómo conservar el conocimiento indígena ?

    Un estudio de la Universidad Javeriana (28 de enero) evaluó los cambios del conocimiento ecológico tradicional (TEK por sus(...)

  • Vida

    A Colombia le falta tristeza

    A Colombia le falta tristeza, de esa que paraliza ante la perdida de un ser querido. De esa que(...)

  • Colombia

    Abstención de abstenerse

    La Historia lo ha demostrado: "De tout temps la politique a été la science de l'absurdité", desde siempre, la política(...)

  • Vida

    Escenas en femenino

    I «¡Quiero cogerle esas teticas!», le gritó el hombre desde un camión. ¿Teticas?, se dijo, mientras miraba su pecho.(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Quiero sacarme una espinita con esta nueva entrega de los 500(...)

2

El hijo mayor de Luis Carlos Galán es Luis Alfonso Galán(...)

3

Desde Texas, USA... Una frase muy de moda por estos días(...)

12 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. sanjacintera

    La que escribe se apega a la practica inveterada del comunismo, que no del socialismo, de desinformar para ganar adeptos. Peligro grande que los jovenes son los mas permeables a estas teorias y por lo tanto mas facil de convencer. Salvemos a Colombia: DUQUE PRESIDENTE.

  2. joseaugusto2425

    como andará de despistada esta pobre mujer, si afirma que más de nueve millones asistimos a las urnas, cuando realmente fuimos más de 19 millones, por ahí nomás nos damos cuenta de que solo escribe basura…

  3. Lo que Duque quiere es cambiar las cortes para que no juzguen a su jefe. Bajar impuestos para que los ricos sigan siendo más ricos y acabar el proceso de paz por qué sin guerra ellos pierden su audiencia.

  4. Lo que Duque propone es abrir el debate de cara al país, para la urgente reforma a la justicia, como corresponde al talante de un verdadero demócrata, creer que un déspota hará las reformas a la justicia que requiere este país es una utopía. No escuchar la voz de la prudencia que indica no arriesgarse a parecernos aunque sea poco, a Venezuela, Nicaragua, o Bolivia, es una absoluta irresponsabilidad.

  5. La democracia también se arriesga, y mas, cuando un candidato promete hacer una consituyente como primer acto de gobierno y afirma que su obra de gobierno requiere mínimo diez años.

  6. juangranda1939

    No hay que deformar la verdad.El Dr.Duque, propone, en derecho, sustituir las actuales cirtes, en una sola corte suprema fe Justicia, como existen en paises europeos y Estados Unidos.

  7. jaime951098

    La democracia no puede pasar por encima de la libertad del individuo.Esta libertad es suprema.Si las opciones que da la democracia en Colombia en este momento no son válidas pues nadie está obligado a participar.Estos señores están invalidados por lo que representan.No es culpa de uno si no ellos no tienen altura de estadistas , y si los movimientos que los respalda son muy cuestionables.

  8. martha124511

    Muy bien para el que tiene candidato lo segira apoyando, pero en nuestro caso los votos fueron para Fajardo y votamos por conviccion, y nos opusimos al pesimo gobierno de Petro y nos opusimos al odio a los acuerdos de paz de Uribe, tanto odio, tanta mentira. Por tanto si vamos a votar eso es un deber, pero lo haremos en Blanco.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar