Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando crecemos la vida pierde sentido y no hablo de existir, que es grandioso, sino de la vida que llevamos de lunes a domingo y que está más cargada de fantasías que de realización. Por eso cuando lo notamos entramos en pánico y sentimos que no hay forma de recuperar todo ese tiempo que perdimos durmiendo, pegados al celular o manteniendo una relación tóxica por miedo a quedarnos solos y sin coger. Al final es lo que buscamos, una buena compañía pero también un gran polvo.

Pasa de un día para otro, despertamos un jueves sin genio ni ganas de responder el WhatsApp, cocinar, bañarnos o trabajar. Ni siquiera nos llama la atención la idea de quedarnos en la cama o salir de compras. No aguantamos mirarnos al espejo porque nos vemos gordos, flacos, viejos o idiotas; incluso dudamos porqué la gente nos aprecia si lo único que hacemos es trabajar, comer y dormir. No andamos de activistas en la Cruz Roja ni encadenados a un árbol tratando de salvar el Páramo de Santurbán. Somos gente normal, que podría morir en un accidente cruzando la calle, arrollada por un motopirata y en las noticias no nos dedicarían más de 10 segundos. Eso sería todo, una nota judicial es lo más cercano a una biografía a lo que podemos aspirar con la vida que llevamos.

Crecer nos lleva a ver la vida desde una perspectiva más cruda y por eso uno se fastidia consigo mismo y también con los demás. La clave es no llenarse de odio contra el mundo sino aceptar lo que está mal. En mi caso, cuando termino con una pareja siempre me pregunto las razones que podría darle para que se quede y lo intentemos una vez más pero la verdad es que termino aceptando que lo mejor es mandar todo a la mierda. No porque ambos seamos malas personas sino porque ser buena gente no es suficiente para darle la lucha a la rutina, las deudas o la falta de proyección que podamos tener como seres humanos. Si ser bueno alcanzara para lograr el éxito a los que cargamos con cara de huevas nos iría mejor que a Bill Gates.

Muchas de nuestras decisiones de adulto están enfocadas en huir de lo que construimos durante años, fíjense cómo nos cruzamos de calle cuando vemos a algún excompañero de la universidad o le sacamos el cuerpo a las reuniones familiares y a los cumpleaños en la oficina. No es que carguemos con resentimiento solo creemos que esos rituales perdieron sentido porque llevamos repitiéndolos durante años y décadas. Todo es divertido en un inicio, como las video llamadas y las reuniones por Zoom cuando comenzó la cuarentena, pero ahora sacamos excusas para no responder el teléfono. Se supone que la casa era nuestro refugio cuando no queríamos verle la cara a nadie pero ahora hay que contestar así uno esté cagando o quedamos como groseros.

Cuando nos damos cuenta de que nada nos entusiasma vamos al psicólogo, nos matriculamos en bailoterapia y meditamos pero no tomamos decisiones para cortar el mal de raíz. Somos lo mismo que un estudiante universitario que se aburre en clases de lunes a jueves pero el fin de semana se libera de todo a punta de trago y de drogas, la diferencia es que nosotros lo hacemos con la bicicleta, el running o el yoga.

Para recuperar el sentido y las ganas de continuar con esto tenemos que dejar de hacer lo que no queremos y cada uno ya sabe qué es, lo que pasa es que tenemos miedo de defraudar a los demás. Así estemos quebrados por dentro nos importa más el qué dirán, en resumidas somos unos hijos de puta con nosotros mismos.

Jorge Jiménez

(Visited 410 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Sobreviviente de tres novias santandereanas, catador de dramas cotidianos y fenómeno internacional de la autoayuda.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Mi padre, 'El Japonés'

    [caption id="attachment_933" align="alignleft" width="1024"] Mi padre Rubén Darío Jiménez Pabón, 'El Japonés' (QEPD) 1954 - 2020[/caption] No creo que(...)

  • Opinión

    Todo pierde sentido

    Cuando crecemos la vida pierde sentido y no hablo de existir, que es grandioso, sino de la vida que(...)

  • Vida

    Comenzar de nuevo

    Hoy siento que estoy mejor que hace algunos años y no hablo de la situación económica sino de la(...)

  • Vida

    Gabriela

    Lo  más triste de alejarse de alguien es que se convierte de nuevo en un extraño. Un día estamos(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El ex gobernador de Boyacá ha hecho una campaña resaltable. Amaya(...)

2

The Morning Show estrena hoy su segunda temporada en Apple TV+.(...)

3

La importancia de saber lo que no funciona.

El control con la comida nos hace biológica y psicológicamente, sentir descontrol. En este espacio les damos una mirada a esas prácticas culturales que pasan por “saludables” con respecto a la comida, pero que alimentan un distanciamiento con la sabiduría innata del cuerpo. Este episodio es una invitación a reconfigurar la forma en la que hablamos sobre la comida y a desaprender ideales culturales y comportamientos que controlan cada bocado que damos para hacernos encajar en los moldes de la sociedad.

¿Crees que un viaje le puede cambiar la vida a alguien?

En este episodio te cuento sobre una aventura gastronómica y turística, en la cual recibí una invitación a ver mi comida con nuevos ojos y a recibirla con sus elementos emocionales e intuitivos, desprovista de idealizaciones y expectativas sobre un comer puro o perfecto. Puedes ver el episodio acá. O en Spotify acá. Camila Serna, coach, escritora, autora www.francamaravilla.com IG: franca.maravilla

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. aguijon919215

    Hombre Jorge. Creo que no le gasto tiempo a preocuparme porque defraudo a los demás. Me intereso más en descubrir lo que quiero para mí, lo que me gusta, y le tiro todo el esfuerzo a eso. Soy mayor que tu, pero creo que también le puede funcionar a los más jóvenes.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar