Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Mi padre Rubén Darío Jiménez Pabón, ‘El Japonés’ (QEPD) 1954 – 2020

No creo que exista un momento oportuno para perder a alguien que se ha amado desde toda la vida. La gente puede decir que, al destino, las leyes naturales o a los designios divinos no hay que buscarles una razón; sin embargo, la muerte trae más preguntas que respuestas y nuestra humilde capacidad de comprensión no da para tanto. Además, cómo podríamos entender la muerte de un padre si a fin de cuentas era él quien se encargaba de brindarnos fortaleza y sabiduría. Es como si a mitad de un bosque oscuro, de un momento a otro, perdiéramos la brújula que nos señala el norte y quedáramos fulminados, sentados mirando al infinito esperando de nuevo una señal, una palabra, un consejo….

Mi papá se llamaba Rubén Darío Jiménez Pabón y le decían El Japonés. Era un hombre fuerte, humilde y con el carácter de un samurái. Su serenidad siempre estuvo acompañada de una tenacidad idílica que lo escoltó en sus mejores batallas, como construir una familia y sacarla adelante a pesar de las dificultades económicas. Hoy estaría cumpliendo 67 años de vida; 37 años de ser padre, 38 años de casado con mi madre, Martha García, y más de 40 años al servicio de la educación. Y aunque tenía un carácter fuerte, una mirada pequeña e intimidante y el cuerpo de un gigante luchador de sumo, cargaba también con un corazón noble, un amor desmesurado por el prójimo y una risa bonachona y estrepitosa; la cual, para envidia de mis amigos de infancia, sonaba idéntica a la de Papá Noel. ¿Qué hijo no presumiría esto?

Han pasado varios meses desde que se fue, pero su vacío hace que a veces todo esto parezca un día muy largo en el que soy un niño que espera al final de la tarde a que su padre regrese del trabajo para abrazarlo, colgarse de su cuello y sentir que todo está bien. Pero ese jamás ocurre, la muerte es una de las pocas cosas que gozan del aplastante poder de la infinidad. Por eso hoy trato de encontrarlo en sus rituales más pequeños, como el café cargado por la mañana, la música de cantos tibetanos que escuchaba antes de salir a caminar, la meditación y la poesía. También lo encuentro en cada anécdota que sus amigos más íntimos me comparten con tanto amor y nostalgia, porque ellos igual lo perdieron para siempre y sé que también lo deben buscar en sus recuerdos. Así nos acompañamos entre todos, reviviéndolo cada vez que podemos compartir una de sus locuras.

Mi padre Rubén Darío, mi madre Martha Cecilia, mi hermano Miguel Ángel y yo.

La gente que sabe de estas penas dice que la muerte es un acto que revela la eternidad de la cual goza el amor real y que, por eso, la omnipresencia que alcanza alguien al partir es única por el poder que le otorga el universo de acompañarnos con su energía en cualquier lugar y circunstancia en la que nos encontremos. Eso da algo de alivio, saber que él está ahí, mirándonos desde arriba con sus ojos achinados, pendiente de nuestros actos y comprobando que su legado y sus enseñanzas continúan en cada corazón en el que habitó durante su paso por este plano. Mi mamá, mi hermano Miguel Ángel y yo, nos sentimos cada vez más honrados por su obra. Y cómo no, mi padre fue un samurái, un japonés de los que se transforman en leyenda. Te extraño papá.

 

Jorge Jiménez.

(Visited 1.657 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Sobreviviente de tres novias santandereanas, catador de dramas cotidianos y fenómeno internacional de la autoayuda.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Mi padre, 'El Japonés'

    [caption id="attachment_933" align="alignleft" width="1024"] Mi padre Rubén Darío Jiménez Pabón, 'El Japonés' (QEPD) 1954 - 2020[/caption] No creo que(...)

  • Opinión

    Todo pierde sentido

    Cuando crecemos la vida pierde sentido y no hablo de existir, que es grandioso, sino de la vida que(...)

  • Vida

    Comenzar de nuevo

    Hoy siento que estoy mejor que hace algunos años y no hablo de la situación económica sino de la(...)

  • Vida

    Gabriela

    Lo  más triste de alejarse de alguien es que se convierte de nuevo en un extraño. Un día estamos(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

2

Cuando Julio Verne escribió "Viaje al centro de la tierra", Islandia(...)

3

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. juannarvaez0531

    De donde venimos y por qué estamos aquí: de factores que luego se encontraron,
    que hicieron posible la vida.
    A donde vamos después de morir: a integrarnos nuevamente al universo (el todo), como materia.

  2. enrique.pulido.52

    Las preguntas terribles, de donde venimos, por qué estamos aqui y a donde vamos después de morir. Antes de venir a esta tierra ya vivíamos como espíritus en la presencia de Dios. Vinimos aquí para heredar cuerpos físicos y aprender, después de morir resucitaremos y tendremos la oportunidad de re-encontrarnos con seres queridos. La Iglesia de Jesucristo SUD tiene más información al respecto.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar