Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
nomansland-djuric-bitorajac

En tierra de nadie

Twitter: @jeronimorivera

Ayer se desarrolló en Cartagena un evento histórico. Independientemente de lo que cada uno piense (y no quiero hacer proselitismo con este post) es significativo que la guerrilla más antigua del mundo haya firmado un acuerdo con el gobierno colombiano.  Lo que sí ha dejado en evidencia este proceso es la polarización del país por cuenta de las acciones de los violentos que, es importante anotarlo, no son solo los que empuñan las armas sino también los que usan sus redes, contactos y posiciones privilegiadas para promover el odio (los hay en ambos bandos). Este blog es de cine y de cine hablaremos, no sin antes invitarlos a votar a conciencia el próximo domingo en las que quizás serán las elecciones más importantes de la historia reciente del país.
Presento a continuación, sin un orden específico, algunas películas que hablan de perdón y reconciliación. Llama la atención que a este mensaje antibélico lo acompañan, en algunos casos, coproducciones entre varios países. Comenta este post si tienes alguna otra película que crees que merezca ser incluida en el listado (yo dejé en el camino más de 30, pero de pronto no tuve en cuenta alguna importante).

Un pasado imborrable (The railway man. Jonathan Teplitzky-Aus/UK/NZ, 2013).
Esta gran película nos presenta la historia real de un oficial británico que intenta seguir su vida en medio de los tormentosos recuerdos de su captura en la segunda guerra mundial por parte de los japoneses y los vejámenes a los que fue sometido. Al descubrir que su torturador sigue vivo, el protagonista decide buscarlo para cerrar de una vez por todas el capítulo más doloroso de su vida. Una hermosa fábula sobre la lucha interna entre el rencor y el perdón. 

Promesas (B.Z. Goldberg, Justin Shapiro y Carlos Bolado- USA, 2001).
Los directores de este documental viajaron al medio oriente con una idea clara en la cabeza: Los niños son los únicos que pueden parar la guerra entre árabes e israelíes. Esta película presenta las entrevistas y el proceso de investigación en el que los realizadores indagan a los niños sobre sus opiniones e historias con respecto al “enemigo”, para descubrir con gran sorpresa que el odio está arraigado aun en los pequeños, que han soportado grandes dosis de sufrimiento. Un partido de fútbol logra equiparar a los equipos y que los niños descubran que el “otro” es solo un niño como ellos, pero no es tan sencillo como parece.

 Feliz navidad (Joyeux Noël. Cristian Carion- Fra/Ale/UK/Bel/Rum/Nor/Jap, 2005).
Esta película está basada en la increíble historia real de una tregua acordada entre soldados alemanes, franceses y escoceses al inicio de la primera guerra mundial para celebrar la nochebuena de 1914 y enterrar a sus muertos con dignidad en el campo de batalla.  Sin desconocer los rigores de la guerra, esta película pone en evidencia que estas sacan lo mejor y lo peor del ser humano y que, más allá de la contienda, hay bondad en la mayoría de las personas.

joyeux

Feliz navidad

Golpe de Estadio (Sergio Cabrera- Colombia, 1998).
Con un trasfondo similar al de la película anterior, esta cinta de Sergio Cabrera cuenta en tono de comedia la historia de una tregua pactada entre policías y guerrilleros alrededor del fútbol. En septiembre de 1993 Colombia se jugaba su paso al mundial de USA 94 y el país, como suele suceder, se paralizó para verlo. La tregua pactada y respetada por unos caricaturizados combatientes sirve para evidenciar, en la celebración del famoso 5-0 frente a Argentina, como las diferencias entre los guerreros se borran y en el fondo todos somos colombianos. Una hermosa utopía que espero que algún día sea realidad en nuestro país.

Gandhi (Richard Attenborough- UK/India, 1982).
Cuando se habla de paz es imposible no mencionar a una gran figura histórica: Mahatma Gandhi. Esta historia biográfica fue la gran ganadora de los premios Oscar de 1983 gracias al trabajo de Sir Ben Kingsley, con una destacada interpretación del líder pacifista y la acertada dirección de Attenborough. La película pero, sobre todo, la historia del carismático líder de la India es un buen ejemplo de la gran fuerza que tienen los argumentos y la no agresión en la solución de los conflictos. Llama la atención, además, que la historia del líder que logró la independencia de la India del imperio británico haya sido producida justamente por ambos países.

Invictus (Clint Eastwood- USA, 2009).
Otra figura emblemática del perdón y la reconciliación fue el líder sudafricano Nelson Mandela. Después de pasar 27 años de su vida en prisión, Mandela fue elegido presidente del país y se convirtió en el líder de la reconciliación entre blancos y negros, apartando cualquier deseo personal de venganza, y siendo clave en la eliminación del nefasto Apartheid. Esta película de Clint Eastwood presenta un episodio real en el que el presidente convoca a los negros de su país a apoyar a Sudáfrica en el deporte con más figuración internacional y asociado al racismo allí: El rugby.  La unificación del país en torno al deporte es ejemplo de su enorme poder simbólico.

En tierra de nadie (No man’s land. Danis Tanovic- Bos/Fra/Slo/UK/Ita/Bel, 2001).
El conflicto de los Balcanes fue una guerra relativamente corta pero de una gran intensidad y crudeza.  En este marco resultaría casi imposible desarrollar una historia tragicómica que, de fondo, presente un manifiesto pacifista. La anécdota de dos combatientes que quedan atrapados por error entre los dos bandos sirve como detonante para hablar de la posición política de los países en una confrontación, el papel de las Naciones Unidas en los conflictos y la responsabilidad de los medios de comunicación.  A pesar de sus momentos divertidos, la guerra no es un juego y la alegría puede acabar en cualquier momento.

La sombra del caminante (Ciro Guerra- Colombia, 2004).
La ópera prima del exitoso realizador Ciro Guerra (El abrazo de la serpiente) fue este pequeño film que en su momento no tuvo gran repercusión pero se ha convertido en una especie de película de culto del cine colombiano. Con numerosas referencias cinéfilas, esta historia casi amateur nos presenta un retrato de lo que muchos colombianos viven en su cotidianidad: Amistad, necesidad de supervivencia, solidaridad y reconciliación.  Una película que deberíamos ver todos los colombianos en este histórico momento.

Ayer se firmó un documento, pero la paz la hacemos todos.  El perdón sale del corazón de las víctimas, pero la reconciliación la tenemos que lograr todos los colombianos. El gran reto es alcanzar la reconciliación y el perdón por medio del diálogo y el entendimiento.
tirita

Pd: El próximo 14 de octubre será el lanzamiento de mi nuevo libro Cinefilia: Entre el gusto y la calidad en Cine Tonalá Bogotá y el 28 de octubre en el Centro Colombo Americano de Medellín.  Quienes estén interesados en asistir a alguno de los eventos, por favor escríbame a mi cuenta de Twitter. 
Próximo post: El cine infantil y juvenil, más allá de Disney y Pixar.

Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta
Sígueme en Twitter
Suscríbete a mi Canal de Youtube

(Visited 7.011 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jerónimo Rivera Betancur: Doctor en comunicación. Profesor universitario, autor de seis libros sobre cine, investigador en temas de imagen y cultura y fundador de la Red Iberoamericana de Investigadores Audiovisuales pero, antes que nada, cinéfilo. Web: www.jeronimorivera.com Canal de Youtube: Amigos del Cine.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar