Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hace pocos días, una exigencia extraña ocupó el escenario político nacional. El despelote electoral organizado con eficacia por el registrador Vega nos hacía reír a mandíbula batiente, cuando el dichoso mandato hizo su repentina aparición. 

Aunque de tinte uribista, este se dejó examinar. Tras estudiarlo, expertos opinaron que esta exigencia es el grito de un Uribe impotente ante la cruda verdad: que ya no queda nada de la larga eternidad presidencial que le regaló Iván Duque. 

Otros creen que es un tortazo asestado por la mano dura de Uribe; y han sugerido que quizás sea el último, pues la dureza de esa mano se está acabando a la velocidad con que al Centro Democrático se le esfuman votos electorales: dos millones por evento. 

Publicada en Twitter, la exigencia dice: “Dr. Petro, gánese las elecciones, no pretenda robárselas…”. 

Lo dicho: un tortazo dado por Uribe: un hombre cuyos nietecitos, en un alarde de madurez mental y por decisión unánime, optaron por meterlo en la benemérita categoría de abuelito lindo. Y todo ello con la intención precoz de apartarlo de la política. 

El mandato llegó al fin a su destino. La mejilla izquierda de Petro acusó el golpe. Como fue incapaz de poner la otra, él determinó que, en respuesta, alguien debía propinarle una firme lección de humildad a Uribe. 

Al cabo de una larga búsqueda dentro de la Colombia Humana, Petro acabó por escogerse a sí mismo para dar la lección, y empezó a prepararla. 

Se enteró de que precisaba de de humildad y de cinismo, dos virtudes que se han negado siempre a servir de adorno de su personalidad política. Las consiguió, sin embargo. Gustavo Bolívar le cedió parte de su humildad, y Roy Barreras, su cinismo. Ambos en calidad de préstamo. 

La lección no va más allá de esta breve declaración pública de Petro: 

“El doctor Uribe se quedó corto esta vez. Examiné los más de cuatro millones de votos que obtuve en las elecciones pasadas, y hallé algo que debo aceptar en forma humilde: todos ellos muestran ese semblante triste y taciturno de las cosas robadas. 

“Luego, doctor Uribe, yo fui capaz de ir más lejos; no pretendí robarme las elecciones, como usted cree, yo sí me las robé. 

“Para que mi sencilla confesión no le quite el sueño, le ruego aceptar que, en este caso, lo que hice fue aplicar ese principio democrático y muy colombiano según el cual ‘Si es posible robar unas elecciones, ¿por qué molestarse en ganarlas?’ 

“Con modestia franciscana confieso que le debo mucho al Centro Democrático. Sin la ayuda de Iván Duque no hubiera podido llevar a cabo el patriótico asalto. Así las cosas, creo que es de la más elevada justicia compartir con usted, doctor Uribe, los frutos del honorable robo. 

“Como contribución mía a la futura carrera presidencial de su hijo Tomás, ya ordené el traslado a su partido político de dos millones de esos votos. 

“Estarán bajo el cuidado del registrador Vega, quien me aseguró que los hará rendir. Tanto, que, si él logra convencer a algunos muertos de que voten, esa cifra podría llegar a la no despreciable cantidad de tres millones. 

“No será un mal comienzo para Tomás, el joven que habrá de sucederme en la Presidencia de la República”. 

(Visited 1.050 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

En vida laboral, Hugo Molano Rojas hizo a veces de ingeniero industrial y a veces de periodista. Hoy en día es un ciudadano a sueldo de una de las pocas empresas que patrocinan el último ocio: Colpensiones.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Mientras que el presidente de Colombia, el exguerrillero del M-19 Gustavo(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

El panorama cinematográfico, televisivo y fotográfico en Colombia avanza de manera(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Pateticos estos mamertos escribidores. Aun recuerdo hace unos años, cuando ser Mamerto producía vergüenza, antes de los Ríos de millones gastados en desprestigiar a Uribe.

  2. Este descarado es tan mentiroso o mas que Petro, lo único que sabe hacer es dañar a la juventud de este país, desde los tales sindicatos que deberían desaparecer se ha lucrado toda la vida.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar