Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Paloma Valencia, la senadora y veterana de 585 marchas infructuosas contra Petro, confesó que la lectura del fallo de la Corte de la Haya le causó una molesta indigestión intestinocerebral y “me inhabilitó, según el médico, para toda clase de lecturas durante los próximos seis años”.

Así comenzó ella su arenga a los veteranos reunidos en la Plaza de Bolívar el pasado 19 de julio. Mejor dicho, estaba allí, frente a ella, lo poco de carne y hueso que quedó de estos hombres después de su lucha a muerte en la guerra de los Mil Días, hace más de 120 años.

Sin embargo, no exhibían una avanzada antigüedad. Parecían, más bien, jóvenes recién resucitados y dispuestos a salir airosos de 120 años de inacción y de falta de guerras, y a inmolarse en la contienda que ella les dijera, y contra el enemigo que ella les indicara.

Envalentonada, Paloma retomó su tono veintejuliero y continuó vociferando:

“Compañeros veteranos: he decidido borrar del mapa a la Corte de la Haya. Y lo lograré si ustedes aceptan el siguiente cambio de nombre: el de Corte de la Haya… ¡Por el de Corte de la Haiga!”.

“A esto siguió el usual rosario de alaridos de aprobación. Para comenzar, los veteranos, emocionados, rugieron: ¡Así se le habla al pueblo! ¡Viva la Corte de la Haiga!”.

De nuevo la enardecida Paloma: “Este infortunado fallo sobre San Andrés intenta socavar el honesto y generoso principio que preside mi vida y mi ejercicio político, y es que nada bueno y alegre puede haber bajo el gobierno de Petro”.

Luego los veteranos, a grito entero: “¡Fuera Petro! ¡Que el excandidato Rodolfo Hérnandez traiga sus lisas nalgas y las meta en la Casa de Nariño, y con ellas adorne la silla presidencial!”.

Otra vez Paloma, encarnizada: “¿Con qué derecho viene esta bendita Corte a poner optimismo en el corazón de los colombianos, cuando yo he dedicado mi vida a la siembra en ellos del más negro y áspero de los pesimismos?

Ahora, los veteranos exaltados: ¡Muera el optimismo nacional! ¡Viva la oposición a Petro!

Finalmente, Paloma, frenética: “Si yo misma debo ir a Nicaragua y con mis pocas fuerzas extender su mar más allá de las 200 millas, yo lo haría. Por difamar aún más el gobierno de Petro, yo iría… ¡y lo haría!”.

Enseguida los veteranos con los puños en alto: “!Marchemos, que Paloma y la gloria nos llaman! !En lo militar, hoy somos el grandioso futuro de Colombia, como ayer nosotros mismos fuimos su más brillante pasado!”.

Con esto terminó la arenga. Los veteranos se retiraron con la esperanza de que cualquier día de estos serán llamados a morir en la guerra santa que les prometió Paloma contra la Corte de La Haiga.

Y ella, como política ejemplar y por el natural respeto que profesa a sus escasos electores, se esfumó de allí con la firme intención de incumplir la promesa que acababa de hacer al más que longevo puñado de veteranos.

(Visited 686 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

En vida laboral, Hugo Molano Rojas hizo a veces de ingeniero industrial y a veces de periodista. Hoy en día es un ciudadano a sueldo de una de las pocas empresas que patrocinan el último ocio: Colpensiones.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La Perla de América se posiciona, cada vez con mayor fuerza,(...)

2

Duran Duran Grupo de Rock-Pop Británico, creado en 1980 y está(...)

3

En un mundo cada vez más competitivo y tecnificado, notamos con(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar