Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

De pronto lo tuviste a tu lado mucho tiempo. Pero para ti era solo un empleado más. O si tú eras el empleado, siempre creías que tu jefe no era más que otro millonario de mierda.

Cada vez que vas a ese supermercado, te quedabas mirando los precios y murmurabas para ti que esos bandidos se enriquecen a costa tuya.

Cuando hablabas con tu hijo al llegar del trabajo, enfurecías porque ese profesor siempre le llamaba la atención y le ponía notas que para ti no eran justas. ¡Esos profesores son todos comunistas!, solías estallar.

No podías ver que tu alcalde aparecía en televisión porque lo primero que salía por tu boca era una frase de desconfianza. “Todos son la misma vaina. La diferencia es que unos roban y hacen y otros solo roban”. Y cuando el que aparece es el Presidente, era como si vieras al diablo. “De verdad que cualquiera puede ser presidente”, sentenciabas pensando que este es más malo que los otros.

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

Cuando te reunías con tus amigos mirabas de reojo a ese, el que siempre hablaba más, sonreía más y llegaba siempre en esos seis metros de automóvil que tú envidias. “Quién sabe de dónde habrá venido esa plata”, rumiabas para tus adentros.

Agarrabas el periódico con indiferencia y ya no querías escuchar la radio ni ver la televisión porque para ti, siempre, todos esos periodistas estaban vendidos. “Solo informan lo que les conviene”, repetías a los cuatro vientos.

Renegabas cuando tu EPS te daba cita con un médico general porque para ti, “…esos principiantes no saben nada. Ni siquiera te miran la cara cuando uno va a consulta. A los médicos solo les importa la plata”, recitabas muy convencido.

Y es que para ti, y para muchos de los que ahora están leyendo esta columna, Colombia es un país cuya desgracia, precisamente,  son los colombianos. Eres de los que se acostumbró a ver el vaso medio vacío y a encontrar siempre la maldad en el rostro de los otros.

Se te olvidó que en Colombia -y en el mundo- también hay gente buena. Esa misma gente que hoy le está haciendo frente a la pandemia más grande de los últimos cien años y que tiene contra las cuerdas al mundo entero. Esa misma que pensaste que solo le daba a los ricos pero que ahora ves con terror que todos se pueden contagiar.

Ese empleado al que ni le conoces el nombre, o ese jefe al que desprecias, han puesto un grano de arena para mitigar el dolor. Tu jefe mantiene tu sueldo mientras te cuidas en tu casa y además, donó mercados y ayudas a los más pobres. Juan, el empleado, se unió con amigos para promover ayuda a los que la necesitan.

El supermercado del que despotricas armó más de treinta mil ayudas para los más pobres, mientras que los profesores, a los que insultabas a diario, siguen enseñando desde sus casas durante horas y horas a tu hijo y a los de todos, mientras tú ves televisión comiendo papas fritas con Coca cola.

El joven médico del que mal hablas está dispuesto a dar su vida por la de los otros, a costa de un sueldo irrisorio para su profesión. Él se expone a diario atendiendo a todos los que sientan los síntomas de esa enfermedad a la que tanto le temes y de la que ya no quieres ni decir su nombre. Tú, ahí en el sofá, mientras que médicos y personal de enfermería y auxiliares, se la juegan por todos.

Si no te das cuenta, la prensa no se ha detenido. Los periodistas están ahí afuera para que tú puedas estar informado de, entre otras cosas, cómo va la enfermedad y cómo ese alcalde y ese presidente a los que sigues cuestionando en medio de una crisis que debe unirnos, no se detienen en tomar todas las medidas posibles para los que no tienen un sueldo seguro y una alacena llena, como tú, puedan sobrevivir en medio de la tragedia.

Lo mismo que hace ese amigo del automóvil caro y ropa de lino: sin que tú lo sepas dona, ayuda, promueve solidaridad y recauda fondos para ayudar a otros.

No es el momento para rencores. Es la hora de construir. Es la hora de celebrar la amistad. De respetar al otro. De apoyarnos. No importa si eres santista, petrista o uribista: lo que Colombia necesita no son fanáticos de partidos o apolíticos blasfemadores. Lo que necesita son colombianos: sí. Colombianos con el corazón así de grande que sean capaces de encender una luz de esperanza en medio de la tragedia que está enlutando al mundo.

Ellos, los buenos, están ahí tratando de mitigar la desgracia. Esos mismos que están demostrando que la solidaridad, la sensibilidad y la vocación de servir, sí puede cambiar al mundo.

Lástima que tuvimos que esperar que un virus microscópico se metiera dentro de nosotros, para que pudiéramos valorarlo.

(Visited 472 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi estilo narrativo tiene una identidad lograda a través de 35 años de ejercicio del periodismo y de la docencia universitaria. Me desempeñé durante nueve años como Jefe de Redacción de El Heraldo. Actualmente soy columnista del portal web Zonacero.com de gran lecturabilidad en la costa caribe colombiana y me desempeño como Profesor de tiempo Completo de la Universidad Autónoma donde dirijo, además, la Escuela de periodismo Álvaro Cepeda Samudio de la misma institución, una actividad extracurricular que pretende formar un semillero de nuevos periodistas con los estudiantes que tengan más vocación para ello.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Las Cajas de Compensación son grupos económicos privados que se enriquecen(...)

2

Cuando se elaboran proyectos de ley como el de reforma tributaria,(...)

3

Hace  poco se intentó, por enésima  vez, prohibir el consumo  de(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. como profesora que fui compre unos pequeños apartamentos para vivir de su arriendo creyeron que si
    no se pagaba el agua menos arriendos, a quien se acudepara que se cumpla esta obligacion como se
    habia hecho hasta ahora? de lo contrario de que vivir y como cumplir compromisos a los que jamas falto como me lo indica mi conciencia ?

  2. que hacemos los que vivimos de unos apartamentos que arrendamos y ahora creen los que los habitan que no tienen que pagar el arriendo cuando supieron que no se pagaria agua y otros servicios

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar