Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Llevo dos semanas pensando que ya es 3 de octubre. Con mucha ansiedad deseo que el próximo lunes sea como un día cualquiera, con los mismos trancones, la misma indecisión a la hora de elegir qué almorzar o las ganas de hacer un crucigrama. Anhelo un poco de normalidad, de ese “modo piloto automático” que trae el fin de año.

¿Por qué? Vivo desde hace meses en un país tan polarizado, donde unas personas creen ser dueñas de la verdad absoluta y otras abandonan sus razones personales por las mentiras o señalamientos de los demás. Después del extraño momento de ayer, en donde víctimas, victimarios y espectadores confluían en un aún más extraño sentimiento, mezcla de esperanza con recelo, ahora nos vemos abocados a tomar partido en un acuerdo pactado durante meses, resuelto en 297 páginas y repartido a mansalva con la advertencia de si no se leía tendríamos en la frente el letrero de ignorantes.

Desde luego, aprobarlo o no jamás resolverá el asunto de fondo. La violencia ha estado y estará siempre en nuestras vidas. Convivimos con ella en formas explícitas, verbales y simbólicas. Y ahora convertimos la refrendación de un pacto entre el gobierno y un actor al margen de la ley en un asunto de vida o muerte, trazando una línea de batalla entre los que votarán sí, los que votarán no y los que no piensan salir de casa este domingo.  Ese ambiente de confrontación, y no de deliberación, es el que me tiene hastiado. ¿Teníamos que llegar a ese nivel?

El acuerdo con uno de los actores de esa violencia es un paso importante en el desarrollo de nuestra sociedad, a mi juicio  más incrédula que optimista frente a la idea de “un país en paz”. Y no solo por la incertidumbre del cumplimiento de lo pactado tanto por el gobierno como por las FARC-EP, sino por nuestra falta de argumentos y costumbres para hacer de esa “paz” un asunto cotidiano donde el respeto y la verdadera intención de compartir se traduzca en acciones efectivas.

Los que son empresarios ¿realmente darán empleo a los ex combatientes? ¿Han preparado a sus empleados para esa posibilidad? Los que son familiares de los ex combatientes, ¿apoyarán sinceramente a sus hijos, hermanos, tíos o sobrinos que solo aprendieron a empuñar un arma y a seguir órdenes sin mayor criterio? Los que alucinan con la toma del poder por parte de los dirigentes del nuevo partido político en que se conviertan las FARC-EP ¿no sería mejor esperar a ver con qué salen, a que estructuren una propuesta y la promuevan por una vía distinta a la de las armas y el terror? La reintegración depende en buena parte del entorno al que regresan y aún se oyen reproches del tipo “si no saben decir o hacer nada ¿por qué no vuelven al monte?”

La guerra que hemos vivido -y que está lejos de acabarse- es la que vivimos a diario con el presente y todas las pretensiones de un futuro incierto. Estamos acostumbrados a la envidia, a la desconfianza, a la sospecha, y los que ganan en ese río revuelto son los que finalmente tomarán las riendas de nuestra nación. Señores: el problema es nuestra actitud. No basta con perdonar si en el fondo esperamos que el guerrillero que participó de la masacre reciba su merecido en el infierno. Seguramente algunos ex combatientes, pasada la euforia, se aburrirán del asistencialismo estatal y la inquina del vecino para reconsiderar la delincuencia como alternativa. Esto sí es posible, y lo importante es evitar que ocurra, tratando de ser coherentes con nuestro sentir y manifestarlo para empezar a sanar heridas. Aquí sí será fundamental un trabajo desde el hogar, las instituciones educativas y el sector productivo para animar un escenario de convivencia con esa realidad que no es nueva, pues los procesos de reintegración se vienen llevando a cabo desde inicios de este milenio y continúan perfeccionándose para que la incorporación a la vida civil de los ex combatientes sea justamente un encuentro con esa nueva vida que desean llevar.

Durante este tiempo he compartido la información y toda clase de herramientas pedagógicas creadas para comprender los vericuetos de ese complejo acuerdo. Dicen que el papel lo soporta todo, así que hubiera deseado que la espectacularidad de su firma viniera acompañada de auténticas muestras de cambio de las partes involucradas, no solo de “ofrecimientos” de perdón o  anunciar “una guerra menos” en el mundo. Con la tradición de incumplimiento, de falta de responsabilidad que traemos en los genes sí me preocupa validar o rechazar algo que necesita hechos concretos para corroborar su genuino interés de “hacer la paz”.

Por esa razón Si van a votar con miedo o hipocresía mejor no voten. Si van a votar No con rabia, mejor quédense en la casa. En este momento yo no lo tengo claro. El domingo espero despejar esa duda. Si alguien se encuentra en la misma posición puede compartir su opinión en los comentarios.

@juanchoparada

juanchopara@gmail.com

(Visited 376 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y filósofo. Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Web 2.0. Social Media Manager. Escritor cine, cultura, televisión, entretenimiento, sexualidad y tecnología.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aquella tarde el punto de encuentro fue el Policentro, un tradicional(...)

2

Por si las dudas, valdría la pena especificar cuáles son algunos(...)

3

La primera: una astuta crítica al cine y a los espectadores(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. albertolopez257489

    Guerra? no siga confundiendo a la gente, la mayoria de las victimas, fueron muertas en estado de indefension, la cobardia de la emboscada, bombas y minas, no hubo confrontacion hombre a hombre. eso se llama socariato, no guerra.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar