Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Poco se ha discutido sobre el otro bando ganador del decepcionante plebiscito del 2 de octubre, hoy alcanzando su primer aniversario, que trascendió a los actores políticos y logró apoderarse del ánimo cotidiano de los colombianos.

Ese día los escépticos, los inconformes y los radicales lograron vencer, imponiendo de paso su visión del vaso medio vacío en el panorama nacional. Y de la mano llegó el clima de decepción, que se tomó la mayoría de esferas de la vida de los colombianos, cada vez más incapaces de reconocer los innegables beneficios del acuerdo de paz en materia de reducción de la violencia.

Pero la creciente posición crítica de los colombianos está lejos de definirlos como perfeccionistas. La obsesión de quienes señalan las imperfecciones antes de reconocer los esfuerzos, sumada a la falta de propuestas tangibles a la hora de construir una mejor realidad, coherente con sus tesis, solo tiene un nombre: fanatismo. Y pocas veces habíamos conocido a una Colombia tan fanática, enardecida por líderes dichosos de arrojar la leña al fuego.

Lo cierto es que durante este año de decepciones y esperanzas, el nuevo acuerdo de paz avanza contra viento y marea, enfrentándose al escepticismo de los ciudadanos y a los poco confiables políticos, quienes sin problema cambian de posición frente al proceso de paz de acuerdo con sus cálculos para las elecciones de 2018. Y en este primer año la realidad política y social colombiana, absorbida por debates mezquinos y poco visionarios, no ha logrado darle la talla a la expectativa internacional, ansiosa por conocer los resultados históricos de un proceso de paz que bien podría ser el más exitoso en la historia de América Latina.

Porque los indicadores, en su mayoría, hablan por sí solos y resultan, cuando menos, alentadores. 2017 ha sido el año con menores indicadores de violencia por cuenta del conflicto armado desde su inicio, en 1964. La totalidad de las armas de la desaparecida guerrilla fue destruida, mientras que fue entregada una lista de bienes que triplica la cantidad de posesiones entregadas por los paramilitares entre 2005 y 2016.

Y de paso, el fin de las Farc como guerrilla lentamente permite a los colombianos llegar a una de las conclusiones más necesarias a la hora de entender la realidad del país: que Colombia enfrenta un sinfín de retos monumentales, que durante décadas fueron opacados por el conflicto armado, muchas veces de manera intencional, como la necesidad de luchar contra la corrupción y las maquinarias electorales.

Hoy, a un año del plebiscito por la paz, es momento para recordar la principal enseñanza de la noche del 2 de abril, cuando el país entero conoció el decepcionante resultado de la decisión popular, que amenazó la posibilidad de alcanzar la paz. Esa noche, por primera vez en años, los colombianos enfrentados por la polarización del sí y el no, entendieron que no hay manera de construir la paz desde la división. Sin embargo, poco se logró a la hora de interiorizar la lección.

Es por eso que el proceso político y jurídico, que avanza considerablemente hacia la transición de la violencia al debate político, necesariamente debe venir acompañado por un proceso planteado simultáneamente desde la ciudadanía, en donde el perdón y la visión del futuro sean discutidos permanentemente, alejándose de los incendiarios políticos y sus discursos de polarización.

A un año del plebiscito me atrevo a afirmar que aunque el camino hacia la paz es incierto, los caminos del miedo, la obsesión por el fracaso y el escepticismo solo nos alejan más del destino soñado.

(Visited 1.201 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Politólogo de la Universidad de los Andes. Analista de temas políticos y activista por la paz. Creo en un país de jóvenes empoderados, críticos y comprometidos con el futuro colectivo. Músico de tiempo completo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. No es posible hablar de “paz” en un país donde hay personajes como el sujeto que firma “sapoquesoy”. Esos detestables personajes propiciaron y seguirán propiciando guerras fratricidas como La Violencia bipartidista o los más de 50 años de conflicto con las Farc, siempre aupados, enceguecidos, por políticos expertos en “emberracar” a estos peligrosos borregos.

  2. Pregunta:
    ¿Cuál Paz?
    Me gustaría que el señor Fernando explicara a qué paz se refiere, la frase “Activista por la Paz” suena muy bonito pero, vamos a la cruda realidad.
    Este comentario es el reflejo de la intolerancia del país llamando escépticos, inconformes, radicales y fanáticos a los que queremos paz sin impunidad.
    Isaías 32:17 dice claramente: Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre.

  3. fernando741422

    Organización guerrillera FARC –de Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia a Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común– su cúpula abandonó la palabra “armada”, lo cual es un sine qua non de su permanencia en Colombia. Pero el otro gran cambio es que también abandonaron la palabra “Colombia” sustituyéndola por “el Común”, lo cual es indicativo de que su estrategia es cobijar en su momento a Venezuela y Ecuador creando su objetivo final: La Gran Colombia Revolucionaria Siglo 21. Hay que llamar la atención sobre el hecho de que en la formulación del nuevo nombre la geografía vecina les ha estado quedando pequeña. La razón no es semántica, es estratégica. Y ello debe mantener al mundo, no solo a Colombia, en situación de alerta. Las Farc han demostrado su apoyo incondicional al régimen de Maduro y su Socialismo siglo 21 recientemente, aunque la gran prensa ha paso por alto este cerrado apoyo.

  4. La impunidad nunca reduce la violencia. Desde 1953, con cada impunidad firmada, los crímenes atroces se han multiplicado, lo mismo que los disidentes, los narcos, los colados y los cultivos de coca. Hoy mismo EL TIEMPO trae noticias sobre masacre contra policías, pero no hay peor ciego…

  5. Hay que respetar lo que cada uno piensa!! Que agresivo comentario el de sapoquesoy, no lea a éste blogger si no puede respetar la diferencia de ideas.
    A mí en cambio me parece que es una radiografía de lo que está pasando. “la guerra con las Farc se desactico, pero en las mentes de los colombianos siguen vigentes todos los prejuicios que alentaron el conflicto”

  6. Lo que este Blogger o escribe es una cortina de humo de los que realmente sucedió. .. fue un robo. Y se nota que a Fernando Posada no le duele las muertes de los policías. .. ojala me lo encontrará en la calle para escupirle la cara

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar