Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Resulta inevitable cruzar al menos unas cortas palabras con los vecinos de puesto en un avión, sobre todo durante vuelos largos. En algún punto del viaje, hasta por la más insólita de las razones, alguno de los vecinos decide romper el hielo y empezar una conversación frívola. Usualmente el incómodo silencio previo puede durar horas.

Esta vez no fue así. Mi vecina de vuelo, sin el más mínimo rastro de timidez, decidió preguntarme por mi nacionalidad desde antes de que el avión despegara. Luego de responderle le devolví la pregunta.

Mi vecina nació en la ciudad de Blackpool poco tiempo después de la Segunda Guerra Mundial, en medio de un paradójico entorno que se vivía en el Reino Unido, victorioso tras el conflicto pero devastado por los bombardeos alemanes y la muerte de cientos de miles de jóvenes caídos en combate. Y divagando sobre sus años de juventud, de los que hablaba como si hubieran pasado hace una eternidad, me contó que en su adolescencia vio a los Beatles en concierto en Blackpool en dos ocasiones. Con eso logró llevarse toda mi atención.

La casualidad más insólita, según ella, resultó ocurrir casi cinco décadas después, cuando la Reina Isabel le entregó el título de Miembro del Imperio Británico (en inglés MBE) en reconocimiento por su labor como líder de un grupo de voluntarios en las cárceles de Reino Unido. Los Beatles habían recibido la misma orden en 1965 y ella, con mucho orgullo me mostraba en su celular las imágenes que mostraban a la Reina condecorándola con el mismo título.

Sobre su trabajo me contó que había avanzado contra viento y marea durante más de dos décadas, organizando grupos de voluntarios para realizar trabajos de acompañamiento y educación en prisiones de máxima seguridad en su país. Durante los primeros años había tenido que presenciar las numerosas huelgas de varios miembros de la guerrilla IRA de Irlanda del Norte, que por entonces desataba una violenta ola de ataques terroristas en todo el Reino Unido.

Caí en cuenta en ese momento que mi vecina había presenciado desde varias cárceles británicas las protestas organizadas por los combatientes del IRA que buscaban mantener su estatus como prisioneros políticos, luego de que Margaret Thatcher decidiera retirarles los privilegios que los diferenciaban de los criminales comunes. En rechazo a la nueva regla que los obligaba a vestir trajes de rayas, los presos del IRA comenzaron a vestirse con las sábanas de sus celdas, iniciando a los pocos meses una huelga de hambre que alcanzó los titulares de todo el mundo.

Mi vecina me explicó que era muy poco lo que ella y sus compañeros de voluntariado tenían en común con los presos del IRA, a quienes en varias ocasiones habían tenido que ofrecer apoyo psicológico y de acompañamiento. Sin embargo, durante las jornadas en la cárcel alcanzaron un trato cordial, a pesar de pertenecer a nacionalidades y religiones enfrentadas a muerte durante más de cincuenta años. Todos los reclusos del IRA salieron de la cárcel luego de la firma del histórico acuerdo del Viernes Santo de 1998 y muchos de ellos se dedicaron a la política desde el partido Sinn Féin, que aún defiende la causa nacionalista irlandesa y que llegó a convertirse en una de las mayores fuerzas políticas de Irlanda del Norte.

Le expliqué que Colombia enfrenta en la actualidad un difícil proceso, similar al que ella había conocido de cerca en el Reino Unido y que muchos ciudadanos observan escépticos, con toda razón, la posibilidad de que las Farc participen en política.

“Nosotros tampoco queríamos que el IRA participara en política”, me dijo, haciendo énfasis en los crímenes cometidos por esa guerrilla durante más de veinte años, que incluyen algunos de los ataques terroristas más crueles de la historia. Luego agregó: “pero su participación en política ha sido fundamental para la estabilidad de la paz en todo el Reino Unido. Y hay que reconocer que han sido muy juiciosos y serios desde su ejercicio de cargos públicos”.

Es mucho lo que las experiencias de otros países que recorrieron caminos similares le pueden enseñar a Colombia en medio de estos tiempos difíciles. Entender que problemas como los que amenazan a Colombia también han sido enfrentados y solucionados en otras naciones es el primer paso para entender que no estamos condenados al fracaso perpetuo.

(Visited 581 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Politólogo de la Universidad de los Andes. Analista de temas políticos y activista por la paz. Creo en un país de jóvenes empoderados, críticos y comprometidos con el futuro colectivo. Músico de tiempo completo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Y REGIONAL PARA SACAR A SUCRE DEL AISLAMIENTO AÉREO. Érase una(...)

2

Si han escuchado de aplicativos como ChatGPT y cómo representa un(...)

3

Después de un enero que no se quería acabar y que(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Estoy de acuerdo con el proceso de paz, pero esto es Colombia, acá somos diferentes, tenemos una cultura de egoísmo, corrupción y odio. No sé cómo vayan a resultar las cosas, pero el problema no sólo es la clase política ni la guerrilla, somos todos.

  2. De verdad señor Posada?? de verdad usted compara al IRA con las farc??? de verdad usted compara un conflicto como el irlandés con un componente principalmente étnico y religioso, con el conflicto del estado colombiano con un grupo inicialmente comunista radical y finalmente simplemente criminal???. Lo suyo es ignorancia sobre el tema o simplemente una justificación para aceptar que criminales de lesa humanidad participen en política sin cumplir ningún castigo??………

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar