Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Captura de pantalla 2016-02-22 a las 11.08.22 a.m.

La vida es dura. Levantarse. Ir a un lugar de mierda lleno de gente. Rendir cuentas. Tener obligaciones y deberes. Tener que estar sentado unas horas en un maldito puesto con temor de que si pasas mucho tiempo fuera de él llegue un cabrón o cabrona a regañarte y hasta despedirte.
Hace dos años, ebrio, le pedí a gritos en la fiesta de la empresa al último que me empleó con contrato indefinido que me echara. No fue uno de mis mejores momentos pero no me arrepiento. Hacer rico a otro hijo de puta y rendirle honor y pleitesía no era lo mío.
Aunque después tuve un trabajo por prestación de servicio, desde mi casa, al año y medio volví a renunciar. Caí en la cuenta de que no podía creer que mi vida, mi estabilidad, dependía de unos pendejos a los que debía llamar “jefes”.

Siempre supe, desde el primer día que comencé mi práctica en el portal de entretenimiento vive.in, que tarde o temprano terminaría acostado en mi cama y que me valería verga todo. Quizás no vivo tan bien como quisiera, ni soy todo lo exitoso que pudiera ser si hubiera seguido en una oficina, pero vivo tranquilo, relajado y eso es lo más importante. Obvio ya tengo claro que no tendré hijos ni una relación estable, ni llegaré a casarme. Tampoco tengo muchas metas y sueños. Pero eso me importa poco. Mucho menos quiero crear mi propia empresa y emprender, me da pereza. No quiero hacer parte de esa gente que lucha. Algunos me dicen que me rendí muy rápido, les respondo que sí, pero que qué le vamos a hacer. Tocó sacrificar ciertas cosas para no tener que volarme la cabeza.

Hace un año conocí al «maestro» @odiomistweets. Otro cabrón con la misma condición de insatisfacción hacia el sistema que yo. Comenzamos a hacer negocios juntos, trabajando con marcas desde nuestro perfiles en redes sociales —más que todo Twitter—, o generando las estrategias con influenciadores, y entonces vi un poco la luz. En una hora nos podíamos hacer lo que yo me podía ganar normalmente trabajando quince días. Incluso algunas veces en ese mismo tiempo cada uno se podía hacer mi cochino salario mensual de periodista Clase C de El Tiempo. Esto no era todos los días o meses. Así que durante todo el 2015 hubo momentos donde nos iba muy bien y derrochábamos como si fuéramos Pablo Escobar y otros donde nos tocaba almorzar atún con pan. Pero seguíamos cagados de la risa. Total teníamos como premio de consolación que podíamos levantarnos tarde y pasar todo el día echados viendo series o leyendo.

Captura de pantalla 2016-02-22 a las 11.08.52 a.m.

Con uno de los primeros negocios que hicimos fui y me compré un televisor de 50 pulgadas, una buena cantidad de ropa y un Wii U. Así de aburrido estaba en mi vida que tuve que volver a Nintendo. Me hacía falta Mario Kart. «El maestro» se compró un montón de libros, drogas, mucho trago, un iPad y un tiquete a otro país para visitar a su novia. Recuerdo que ese día íbamos caminando por la calle y se nos acercó un indigente a pedirnos plata. “Odio” sacó 50.000 pesos y se los dio. El hecho me sorprendió un poco y le dije que dejara de botar la plata. Que hacer trending tópics no era algo de todos los días y que ahorrara porque quién sabe cuándo nos iban a volver a llamar. Pero él me respondió que dejara la bobada. Que la plata era para regalarla, gastarla y que si uno ayudaba a ese tipo de gente el universo te la iba a multiplicar. Me quedé pensando por un momento. Saqué un billete de 20.000 pesos, me devolví donde el indigente y le dije que se fumara todo ese bazuco por los dos. El indigente me chocó las cinco y se cagó de la risa.

Desde ese momento entendí que habían pequeñas acciones, que para muchos egocéntricos podían ser insignificantes, pero que para ciertas personas eran valiosas y que quizás el cabrón que juega con nosotros en el universo podía llegar a valorar y hasta premiar. Así que comencé a darle propina a los de los domicilios. Compartirle una rodaja de pizza y un vaso de Coca Cola al portero del edifico donde vivo por temporadas en Bogotá, y al vigilante de la cuadra donde vivo en Cali. Empecé a darle sus billetes a los viejitos que venden dulces, a las putas que veía por ahí en la calle y a las empleadas de mi mamá. A los drogadictos y “locos”, y a esos peladitos que mandan a trabajar en los semáforos. A prestarle mi clave de NetFlix a los tipos con los que trabajo que no tienen tarjeta de crédito y hasta a pagarles a algunos el Spotify. Llevé a comer a la empleada de mi casa a McDonald’s –le encanta pero nunca va porque le parece caro–. A mandar en Uber a esos conocidos que les toca montarse en el cochino MÍO/Transmilenio porque no les alcanza para más. Y empecé a alcahuetearle —cuando tengo— la vagabundería a toda esa gente que vive porque le toca. A toda esa gente que se la rebusca.

La vida es dura, pero solo piensa que 10.000 pesos que te gastas en una cerveza en Baum, Blues o cualquier bar de mierda, para otros pueden ser varios días de una habitación; una aplicación que los entretiene un mes, sus tres comidas diarias o la droga necesaria para calmar su angustia. No cuento esto para que digan “qué tipo tan caritativo”, no. Cuento esto porque desde ese día, al «maestro» @Odiomisweets y a mí nos empezó a ir mucho mejor.

@dani_matamoros

Captura de pantalla 2016-02-22 a las 11.09.11 a.m.
(Visited 3.086 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Twitter: @dani_matamoros. Comunicador de la Javeriana de Cali. Periodista y estratega digital. 30 años. Ahora entre Cali y Bogotá. Director de la agencia proveedora de influenciadores #BrandMen www.brandmen.org. En 2009 llegó a la capital colombiana buscando fama y fortuna. Aún sigue en la búsqueda. Tras cuatro años en diferentes medios como vive.in, Go Guía del Ocio, la revista BOCAS y la agencia de publicidad 3lemon, decidió abandonar la vida laboral convencional. Sus dioses: Tyler Durden, Octave Parango, Henry Chinaski y Hunter S. Thompson.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

FOGO BISTRO BAR El restaurante Fogo es de los últimos sorprendentes(...)

2

[caption id="attachment_132" align="aligncenter" width="1024"] Cueva de glaciar Vatnajökull - Islandia[/caption] Desde(...)

3

Hace unos días, en el marco del Festival Centro, que se(...)

16 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. juanchopecastrol

    Excelente, magnifico, bello escrito. Sensacional, merecedor de premios. Estamos estupefactos con tanta belleza, grandioso, majestuosa forma de expresarse. A ver si este comentario no me lo censuran.

  2. juanchopecastrol

    No lo logro, ¿cómo hago para hablar bien de este ser de la naturaleza dedicado a escribir cosas bellas con la segura anuencia de sus progenitores preocupados por su imparable consumo de cositas que afectan su cabecita? a ver si así no me censuran….

  3. juanchopecastrol

    No lo logro, ¿cómo hago para hablar bien de este ser de la naturaleza dedicado a escribir loqueras con la segura anuencia de sus progenitores preocupados por su imparable consumo de drugs?

  4. juanchopecastrol

    Jajajaj me reí, pero de la censura de mi comentario, dizque, este comentario está pendiente de moderación. Lo único que escribí es que este bloguero es un burro hijo de papi que le consigue estas chanfas para que evite drogarse.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar