Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La historia de la OEA respecto de los derechos humanos y la defensa de la democracia está plagada de ambigüedades y contradicciones. Ahora bien, en las últimas décadas había logrado defender con acierto la democracia. En eso tuvo mucho que ver la aprobación en 2001 de la Carta Democrática Interamericana que reemplazó otros mecanismos como la Resolución 1080 o el Protocolo de Washington que en el pasado buscaban sancionar a Estados donde se viven interrupciones al orden constitucional.

La OEA tuvo un papel clave para el restablecimiento de la democracia en Honduras tras el golpe de Estado a Manuel Zelaya en 2009. No obstante, siempre se le recriminó que justo cuando se estaba estrenando dicha Carta, en abril de 2002, Hugo Chávez fuese depuesto y el presidente interino, Pedro Carmona derogase la Constitución de 1999, sin reacción por parte del organismo. Valga decir, Colombia y Estados Unidos tuvieron que ver en ello.

El problema actual no tiene tanto que ver con el consenso entre los Estados, una situación propia de la institucionalidad internacional, sino de su secretario general Luis Almagro quien ha convertido la agenda hemisférica en la de sus intereses ideológicos. El actual secretario se hizo relegir en 2020 (su mandato se extenderá hasta 2025) muy a pesar del evidente desgaste de su legitimidad. La terquedad de los gobiernos de la derecha latinoamericana impidió la renovación y que, por primera vez una mujer, la ecuatoriana María Fernanda Espinosa llegara al cargo. Espinosa, de amplio recorrido en temas de diplomacia y defensa, tenía todos los méritos, pero fue descartada por el sectarismo de varios gobiernos de la zona.

Almagro se ha centrado en criticar y demandar condenas por las evidentes violaciones a los derechos humanos en Nicaragua y Venezuela.  Sin embargo, extraña la poca actividad y los injustificables silencios o pálidas alusiones a la calma en situaciones de graves violaciones en Haití desde 2015 por parte del asesinado Jovenel Moïse, quien lideró un viraje autoritario que incluyó destitución de jueces y cierre del Congreso.  De igual forma, causó desconcierto la falta de solidaridad con las víctimas de la represión por los abusos de la fuerza pública en Bolivia, Chile, Colombia y Ecuador mientras estaban gobernados por conservadores. En el primero, sucedieron las masacres de Sacaba y Senkata tras la llegada de Jeanine Áñez, responsable de graves violaciones a los derechos humanos y quien siempre contó con el respaldo no solo de Almagro sino de sus pares Iván Duque, Sebastián Piñera y Lenín Moreno. Con una mano se condenaba justificadamente la represión en Managua y con otra se apoyaba a quienes abusaban de la fuerza con el pretexto de mantener el orden público.

Nadie puede justificar el arresto y privación de la libertad de opositores de conciencia, pues se trata de una práctica condenable que no merece ninguna contemplación. Solo se trata de abrir el debate para preguntarnos ¿por qué el secretario general de la OEA en nombre de 35 Estados puede condenar a Hamas sin haber tenido nunca la iniciativa de solidarizarse con el pueblo palestino víctima del apartheid?, ¿Puede seguir ejerciendo como secretario general quien ha descartado el diálogo en Venezuela y solo apuesta por salidas a la fuerza?, ¿Cómo justifica la OEA los silencios frente a las graves violaciones a los derechos humanos en varios gobiernos ocurridos durante las protestas de los últimos años?

La presión regional es clave en la promoción de los derechos humanos y la democracia, pero estos deben defenderse sin distingo. Basta asomarse a la historia latinoamericana donde selectivamente se ha hablado de democracia y derechos humanos, para saber el precio que se paga por ideologizar su defensa. Ojalá esto sirva para revivir el debate entre las doctrinas Estrada (no injerencia) y Betancourt (defensa de los DD. HH. en todos los contextos) y salir de los lugares comunes y la doble moral.

twitter: @mauricio181212

(Visited 362 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesor de Estudios de América y Latina y el Caribe e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario. Doctor en Ciencia Política de la Universidad de Toulouse I.

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Una victoria amarga para Lula

    El resultado de las elecciones en Brasil confirmó parcialmente las proyecciones de buena parte de las encuestas. La mayoría(...)

  • Mundo

    Irán, la hora de las mujeres

    Las protestas multitudinarias en Irán parecen escapar al control del gobierno y ponen en evidencia, una vez más, las(...)

  • Mundo

    Brasil a las urnas

    El domingo 2 de octubre, Brasil asiste a las urnas para elegir Congreso y presidente. La constante en los(...)

  • Mundo

    El legado de la Reina y el futuro incierto de la monarquía

    La muerte de la reina Isabel II confirma la desaparición de los líderes del siglo XX. Hace poco había(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En este post una revisión a la película que emplea el(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Por: Diego Hernan Calderón Urrego  Al escuchar “El Guavio”, la comunidad(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. nuestro querido profesor pasa de lado por el tema de Cuba que vive una persecución a los jóvenes y artistas que de manera pacifica, (no aqui como algunos con vandalismo que ud defiende al tener que intervenir la fuerza publica). Y que nos cuenta de los burócratas de la ONU? sesgados hacia las guerrillas colombianas?.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar