Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hoy, en medio del décimo mes del año maestro 2020, podemos preguntarnos: ¿qué ha sido esta experiencia?

Claro, no sin antes preguntarte si te permites calificar como experiencia estas vivencias que nos ha traído este visitante, que llegó al planeta para detener nuestro frenesí cotidiano.

Sí, el covid es tan sólo un visitante que insiste en quedarse y con el que tendremos que aprender a convivir.

Llegó amenazante y sacudió nuestras armas de defensa; y ahí comenzamos a descubrir que no estábamos preparados para defendernos sin atacar. Ahí entonces descubrimos que nuestra conciencia no estaba lista para actuar, si no para reaccionar.

Y justo eso era lo que necesitaba el enemigo; que reaccionáramos con miedo. Pero luego de 200 días debemos mirarnos a los ojos todos, y preguntarnos a través de la mirada, sin descubrirnos del tapabocas y, si quieres, con una alzada de cuello como parte del lenguaje corporal, si hemos aprendido la lección y si ya estamos en modo aceptación, qué es parte del ABC del manual de resiliencia.

Pero como somos especialistas en gastar las palabras no te afanes, que no te hablaré de ella ni te preguntaré si ya te re inventaste en esta cuarentena. La palabra que te propongo hoy para que revisemos nuestro estado es renovac1ón.

Sí, leíste bien; renovac1ón con 1 y no con “i”.  Porque la renovación comienza con uno mismo. Somos nosotros mismos los que debemos comenzar a renovar nuestra forma de ver la vida, como si constantemente nos estuviera amenazando; y de ver a los demás como si anduvieran en permanente competencia con nosotros.

Te invito a renovar la perspectiva y a llenarte de razones verdaderas, reales y coherentes que te lleven a definir el verdadero estado en el que nos encontramos todos.

Y con ese todos, incluyo a un planeta entero que creía estar superando y venciendo las amenazas de un virus que vino a probar nuestras fuerzas y nuestra inteligencia emocional. Pero hoy es momento de preguntarnos conscientemente si esta prueba la hemos asumido con responsabilidad, o si aún seguimos pensando que es un juego pasajero que ha cobrado vidas de familiares que amamos.

Es hora de reflexionar si nuestra conciencia ha estado en su máximo nivel, o si ha sido más influyente el afán de la economía y la creencia de que si no volvemos a la normalidad pronto nos vamos a terminar enloqueciendo.

Y si eres de los que alguna vez en medio de esta experiencia te has sentido de esta manera, pues te quiero decir que no te juzgo ni te señalo. Por el contrario, te comprendo, pero te invito también a no ser parte de la ola creciente de los que para sentirse cómodos con sus emociones necesitan cómplices y aprobación de otros, generando una conciencia colectiva que nos justifique ante la queja permanente y que nos lleve, por demás, a actuar irresponsablemente como lo hemos visto en diferentes partes del mundo. Y sin ir más allá, en diferentes regiones y ciudades de nuestro país donde folclóricamente ya andan por la calle sin cubrirse, sin protegerse y sin proteger a los demás.

Basta ver las imágenes de los restaurantes y cafés en Europa llenos de gente, sin distanciamiento social prudente y sin tapabocas.

Podemos ser más inteligentes y ver en esas conductas el reflejo de lo que no se debe hacer y la muestra de lo que seguirá a continuación, que es volver a un confinamiento obligatorio, a que se frene de nuevo la economía, a que aquel oxígeno que hemos recobrado se termine y nuevamente volvamos a sentirnos ahogados por el miedo.

Invito a los jóvenes a elevar al máximo su conciencia y dejar de pensar que una fiesta clandestina, o una rumba de amigos sin tapabocas, les va a solucionar el estado temporal de su psicología emocional.

Invito a todos a ser conscientes de que esas decisiones irresponsables podrán ser la culpa con la que vivirán por el resto de sus días al haber llevado a la muerte a sus padres, abuelos o hermanos.

Te invito a construir un país desde una conciencia colectiva y a unirnos como hermanos, pero a separarlos como personas inteligentes.

Ahora viene un segundo pico de brote de virus y luego un tercero. Esa es una realidad.

Con estas líneas hago mi aporte a que controlemos el frenesí con el que estamos queriendo volver a una normalidad que nunca será normal. Por eso invito a renovar el pensamiento, a reflexionar sobre toda esta verdad, a reinventar sistemas de economía revisando costos y presupuestos, analizando la realidad del mundo.

Invito a reiniciar una relación personal y a llenarse de amor propio para que podamos dar amor a los demás. De esta manera, se me ocurre que podríamos ser el país diferente, ese que da ejemplo al mundo y que aprendió a ver esta experiencia como una oportunidad.

Porque de eso estamos hechos, de experiencias. Unas más positivas que otras. Todo está en la perspectiva que le quieras dar y en el grado de optimismo que le quieras poner a las enseñanzas que te trae la vida.

Juan Manuel Correal

#hakunamatata

https://www.instagram.com/juanpapuchis/?hl=es-la

 

(Visited 350 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Publicista y Comunicador, con mas de 25 años de experiencia en los medios de comunicación, televisión y radio. Periodista y Autor de los libros “Sonríe, Todo Está Bien (2013)” , “La Escalera al Cielo (2014)” y “ Las Puertas están abiertas (2018)”. Conferencista motivacional Colombiano, experto en Felicidad personal y laboral, Productividad sin estrés y psicología positiva. Con su testimonio y experiencia de vida, a través de sus libros, conferencias, seminarios y talleres, Juan Manuel Correal, expone su teoría HAKUNA MATATA, que consiste en aprender a vivir desde lo simple, con lo mucho o poco que tengamos, alcanzando el éxito sin sacrificar la felicidad, recuperando la Actitud, Fé y Alegría, como herramientas de vida. “En la vida ocurren cambios inesperados que desatan nuestros miedos alterando nuestro estado de equilibrio y llevándonos a la frustración, la desesperación y la angustia provocando un caos depresivo que opaca nuestros sueños. La Solución está en ti: Actitud, Fe y Alegría como herramientas de empoderamiento para superar las adversidades y convertir las tragedias en anécdotas y las amenazas en oportunidades. Así superé un derrame cerebral y volví a nacer para ser feliz desde lo simple”

Más posts de este Blog

  • bienestar

    De eso estamos hechos, de experiencias

    Hoy, en medio del décimo mes del año maestro 2020, podemos preguntarnos: ¿qué ha sido esta experiencia? Claro, no(...)

  • Vida

    El camino de la vida

    El camino de la vida es ese por el que andamos. Siempre estaremos sobre el camino de la vida.(...)

  • bienestar

    Gracias, covid

    Con seguridad este título despertará emociones encontradas. Muchos, con dolor en su corazón por la pérdida de un ser(...)

  • bienestar

    Crisis u oportunidad

    Hola, ¿como está tu vida hoy? Sí; en plena cuarentena. En esta pandemia histórica que quedará registrada en el(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_227" align="aligncenter" width="300"] Caro Monroy[/caption] Esa fue mi primera navidad(...)

2

Siempre llego tarde. Es un vicio. No puedo evitarlo. Hay algo(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar