Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Día internacional de la mujer: ¿Celebrar, conmemorar, ignorar la fecha?

Imagen de Pixabay (Free for commercial use  No attribution required) https://pixabay.com/photos/woman-umbrella-floating-jumping-1245817/

Siempre que llega el 8 de marzo renace el debate sobre si los hombres deberíamos celebrar, conmemorar o callar. Incluso leí a alguien en redes que decía “las mujeres no merecen celebraciones”.

Los hombres en general somos torpes para actuar, para hablar, para existir, entonces ¿cómo no ser torpes para comportarnos en una fecha como la del día internacional de la mujer?

Los movimientos feministas más fuertes del mundo y sus principales representantes, como Florence Thomas en el caso de Colombia, promueven que a las mujeres no se les celebre, se les felicite o mucho menos se les regalen flores y chocolates.

Como hombre es muy difícil abordar el tema. Trato de entender todas las posturas, he leído la historia de esta fecha, he tratado de ser empático para entender la lucha histórica femenina –y la entiendo, la comparto y la defiendo como puedo-.

Entiendo que somos diferentes y que ustedes, mujeres, no buscan ser iguales a nosotros sino tener los mismos derechos y oportunidades que los hombres sin dejar de ser mujeres.

Entiendo, apoyo y promuevo como puedo (seguramente con la innata torpeza masculina), todo lo que le aporte a la reivindicación de su papel en el mundo, en la historia. Rechazo con toda firmeza cualquier acto que las transgreda por el simple hecho de ser mujeres, como lo que está pasando con la liga femenina de fútbol en Colombia.

Aplaudo y celebro también cualquier acto que le aporte a la lucha feminista, como las leyes diferenciadas. La ley del feminicidio por ejemplo, es un triunfo que siento como propio porque es un triunfo de ustedes, pero para mí es un paso adelante que puede aportar y eso me alegra la vida. Ahora debemos ser firmes en su difusión y su implementación.

Conmemoro la lucha por sus derechos y honro a las mujeres que han dado sus vidas por esa lucha.

Me sumo a todos los esfuerzos que se requieran para erradicar cualquier tipo de violencia hacia las mujeres y por construir un mundo justo y equitativo; un mundo en el que se puedan cumplir los sueños sin importar qué tan grandes sean y sin importar si quien los sueña nació mujer o nació hombre.

Entonces ¿Celebrar o no?, ¿felicitar o no?, ¿flores y chocolates o no?

Ese es el punto en el que a veces discrepo porque me surgen muchas preguntas:

¿Por qué no celebrar el simple hecho de su existencia si está más que probado que el mundo es un lugar mejor gracias a ellas?

Creo que el hecho de celebrar la feminidad no es excluyente con conmemorar lo logrado y apoyar todo lo que falta.

No sé si a ustedes les pase, colegas hombres, pero por lo menos mi mundo siempre ha sido mejor gracias a todas las mujeres de mi vida y yo suelo celebrar lo que hace más bonita la vida.

Día de la mujer, por Naciones Unidas

¿Por qué no felicitarlas por el hecho de ser mujeres en un mundo hecho, no a la medida de los hombres, sino a la medida del machismo cavernícola?

Yo no solo las felicito sino que les aplaudo, les hago la venia, me les quito el sombrero, les admiro su resistencia, su perseverancia, su sagacidad. Debo confesar que hasta les envidio tanta valentía.

Todos los días de mi vida me enorgullezco viendo a mi esposa trabajar con la tenacidad que nos falta a muchos hombres. Veo con fascinación y orgullo a mi mamá estudiando y trabajando con toda la energía porque sabe que el mundo la necesita. Veo con una felicidad enorme cómo mi hija tiene grandes sueños y se prepara para cumplirlos. Entonces cómo no felicitarles todo eso si lo logran en medio de una sociedad patriarcal.

¿Y las flores y los chocolates?

Bueno, eso es un “clichecito” que por sí solo no aporta, no soluciona, pero creo que tampoco hace daño si va acompañado de conciencia.

Me explico: si uno como hombre por fin entiende medianamente lo que significa el día internacional de la mujer y de alguna manera se suma a la conmemoración y a la lucha, creo que se ha ganado el derecho a endulzarles la vida con un saludo o un chocolate a riesgo de parecer un completo ignorante.

Pero un día como hoy mejor limítese a respirar si usted como hombre llega con flores y chocolates porque es el día de la mujer y el resto del año le apuesta al machismo, las maltrata, permite el maltrato, se cree superior a ellas en cualquier aspecto, les pone género -o sexo- a las profesiones, a las cosas, a los colores, a los salarios, a las labores de la casa, a los juguetes.

Hoy limítese a respirar si cree que las mujeres violadas o asesinadas “se lo buscaron”; si cree que la culpa no es del violador sino de la víctima “por vestirse provocativa”, si cree que lavar la loza “no es cosa de hombres”, si cree que está bien que la liga femenina se acabe porque las futbolistas denunciaron los acosos y los atropellos, si cree que su compañera de trabajo gana más que usted “porque fijo se acuesta con el jefe”, si se siente con derecho a decirle “piropos” a una desconocida en la calle y cree que la está halagando, si cree que cambiar pañales y educar hijos “es cosa de mujeres”, si aún es de los cree que la libertad en las mujeres “es pura vagabundería”.

Por todo este contexto creo que las mujeres sí merecen celebraciones. Simplemente no debemos confundir todo lo que hay detrás de esta fecha para que no se siga tomando como una “simple celebración de un día”. Esa es la diferencia.

(Visited 480 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Colombiano. Comunicador social de la Javeriana de Bogotá (eso dice el cartón). Fui creador, productor, periodista y locutor del programa radial "Expreso 14-26" y coordinador de comunicaciones de la Gerencia de Juventud. Autor de artículos y reportajes para el Portal de la Participación de Bogotá y medios alternativos juveniles. Pensador de fotografía (No digo que fotógrafo porque ahora así se autodenomina todo el que tiene cámara), realizador audiovisual, escritor aficionado (muy aficionado) y productor de algunos problemas. Actualmente productor de contenido en Foto Play Producciones. También soy admirador de los animales pero me sigo alimentando con ellos; no he podido pasarme al veganismo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En este sistema nos hacen creer que solo existe una sola(...)

2

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

3

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar