Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Tablas de ruta

Frente al cementerio del sur, abrimos de 8 a 5 y media.

Así rezaba la leyenda que se podía leer en las tarjetas de presentación impresas en tinta verde del legendario taller de don Florentino Novoa en el barrio Matatigres, uno de los pocos que conocí en donde no habían perros de taller. Allí hace unos 20 años me dedicaba al exclusivo pero poco rentable arte de la decoración de buses y busetas en el taller de don Floro, mítico lugar que llegó a convertirse en referente obligado para las grandes empresas transportadoras que movían sus rutas por el sur de la ciudad. Este era un lugar feo y polvoriento, atiborrado de plantillas de cartón con nombres como Maicol Estiven, Zuli Yefrenia, o Leidi Johana, números de orden para taxis, buses, colectivos, placas y calcomanías de quelo sexo y si el niño es del conductor no paga. Pero para ser un taller tenía una atmosfera especial, un ambiente que no he encontrado en ningún otro trabajo por el que haya pasado. Y al igual que Buitraguito, he pasado por muchos.

Físicamente el sitio encaja a la perfección dentro de la oscura imagen de un taller de barrio: sucio, desordenado y lleno de gañanes dispuestos a chiflar románticos silbidos de amor a las incautas damas que se atreven a cruzar frente a su fachada.

Una vez adentro, se tropieza uno con todo tipo de tarros y pistolas chorreantes de pintura que con tan solo mirarlas arruinan la ropa, un par de compresores ruidosos y grasientos que le dan al interior del taller una especie de voz, un ronquido incesante que solo se puede acallar subiéndole el volumen a la golpeada grabadora que se oculta bajo un forro de computador caído en desgracia. Para acabar de completar la escena solo faltan los perros de taller, cuya indispensable presencia era suplida por Jairo -la loca-, pintor ocasional que de noche cuidaba el lugar. Antes habían intentado dejar un perro, pero todos los intentos por dejar un can a cuidar el chuzo terminaban con el pobre animal enfermo debido a la delicadeza de su nariz. Afortunadamente, Jairo no era muy exigente en cuanto a su salud refería. Ninguno de nosotros lo era.

Mas que un taller ese lugar era una fábrica de personajes irreales, desde Edgar y Richie, los primos santandereanos, camelladores incansables e invulnerables a las adversas circunstancias que rodeaban la vida en la loma donde vivían, hasta Alonso “el ñerito”, tipo flaco, feo, dejado y alcohólico, pero imbatible a la hora de marcar buses, busetas y taxis con avisos en pintura. Con ellos, con el mono, guarnizo, pocha, y otros mas que iban y venían desordenadamente gracias al sistema económico que nos rige y a su falta de juicio, nos deshacíamos del dinero que no nos sobraba en “la última lagrima”. Esta es -o era- una cigarrería-cacharrería-rockola, restaurante y cafetería ubicada en inmediaciones del cementerio del sur y en donde los alegres comensales nos divertíamos al son de la música popular, la rana y la cerveza, mientras que en la mesa de al lado los visitantes del cementerio lloraban amargamente e invitaban interminables rondas conmovidos por el sentimiento nacido de haber despedido en aquel sombrío lugar a algún ser amado.

El mundo de los talleres está lleno de contrastes. Así como celebrábamos un ranazo o una moñona mientras los cabizbajos dolientes mascullaban sus penas, nadie se imaginaba que don Floro con su empolvado overol, su camiseta de philaac y su tapabocas reciclado, era en realidad un marinero con más de 30 años de experiencia que viajaba cada dos años a bordo de los más exclusivos cruceros italianos como jefe de máquinas. Nadie se imaginaria tampoco que Jairo, a quien a quien cariñosamente llamaban la loca, y quien dejaba media vida en los bingos de la 24 y la otra mitad en el cambuche del taller, se fue de joven a ayudar como voluntario durante la tragedia de Armero y fue la persona que encontró y socorrió a la niña Omaira Sánchez, quien finalmente falleciera atrapada en el barro. De no ser por los amarillentos recortes de prensa que conserva como si fueran un tesoro no le hubiera creído.

Hoy en día recuerdo aquellos difíciles días de tablas de ruta y avisos en cinta reflectiva desde la comodidad de la oficina, un lugar frío y gris, en donde el aire no sabe a thinner, donde al sonarse la nariz el producto recogido no es multicolor debido a la carga de pintura en el ambiente, en donde no nos sentimos como perros de taller cuando nos quedamos hasta tarde. Lugar en donde los jóvenes gomelos, promesas de la publicidad, hablan con propiedad acerca de esa increíble aventura que vivieron la única vez que jugaron tejo o subieron a Monserrate con alguien del común. Y por sobre todo, donde uno está solo a pesar de la gente que lo rodea. La amistad, así como el odio sinceros eran vitales para estos amigos de quienes no volví a tener noticia hace mucho tiempo.

Siempre creí que la vida laboral mejoraba en la misma proporción en la que aumenta el salario, y eso me motivó a estudiar y buscar trabajos mas relajados cada vez. Pero nunca, en ninguna empresa o proyecto por el que haya pasado volví a toparme con personas tan llenas de vida como las que conocí en el taller de don Floro. Frente al cementerio del sur, abrimos de 8 a 5 y media .

Jorgito Macumba

PS Hace poco recuperé un disco con archivos importantes y encontré algunos de los escritos que borraron cuando tenía mi blog en la revista Don Juan. Poco a poco los iré compartiendo en este espacio nuevamente, alternándolos con los nuevos que estoy preparando.

(Visited 401 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jorgito Macumba es escritor amateur y mamagallista consumado. A sus años, y sin saber ya si es rolo, costeño, valluno o camarita juzga desde su ignorancia todo lo que se le cruza enfrente. Bienvenidos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    La coherencia del carpintero

    Rob chifla como chiflan los ñeros, con ese sonido punzante y ronco que usa el cotero ya encarrerado en(...)

  • Colombia

    Vivir con dolor

    El uribista que viene a brillar toilets en Miami dice que el sistema de salud colombiano es tan bueno(...)

  • Bogotá

    Perros de taller

    Frente al cementerio del sur, abrimos de 8 a 5 y media. Así rezaba la leyenda que se podía(...)

  • Bogotá

    Con el ataúd bocabajo

    Hay gente que no sabe dar consejos. Lo sé porque durante el último año, cuando he necesitado una palabra(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si han escuchado de aplicativos como ChatGPT y cómo representa un(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Y REGIONAL PARA SACAR A SUCRE DEL AISLAMIENTO AÉREO. Érase una(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar