Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

I. Había una vez, un horizonte lindo.  Cuando subías el puente que une Canapote con Crespo, podías ver el mar juntándose con el cielo, en una línea que parecía interminable.  Un día una mole de cemento comenzó a tapar el paisaje.  Una alharaca unos días, una orden de “suspensión” de la obra cuando prácticamente estaba terminada y al rato, el edificio inaugurado en todo su esplendor, encima de la arena del mar, en la propia playa.  Así pasó con el Hilton, con Las Américas, Las Velas y con casi todas las construcciones en las inmediaciones del mar,  las órdenes de restitución parecen un saludo a la bandera y las persecuciones judiciales muy selectivas.

II.El San Lázaro Distrito Artes está en medio de una polémica porque el Ministerio de Cultura dice que sus constructores no le solicitaron permiso y me pregunto: ¿Si lo hubieran solicitado se lo habrían dado? ¿Un permiso es lo que legaliza lo ilegal? Ya después de construido y basada en la experiencia no lo van a demoler. ¿Qué van a hacer entonces?  ¿Una negociación es lo que hace legal sobrepasar la altura permitida?  O es que una “sanción” pecuniaria resarce los  “daños” al “patrimonio”, permitirá que desde el Centro no se perturbe la visual del monumento o dejará de violar lo reglamentado en el POT?

Pareciera que las declaraciones patrimoniales antes de preservar sirvieran de pretexto para intromisiones hambrientas de mermelada.  Serían positivas si evitan que un alcalde venda, negocie, afecte o destruya el “patrimonio”. Sería positiva en este caso si hubiera actuado a tiempo. En el mismo sentido, hay dos obras que a la vista de todos se hacían, pero sólo cuando están a punto de terminarse el IPCC las objeta.  Por paquidérmico o por sospechoso, el IPCC debería ser investigado.

III. Había una vez una playa hermosa.  Un ferry la hacía parecer lejana, un puente la acercó y mucha gente la visitó.  Había más gente que agua de mar y granos de arena. La basura y depredación presentes. Era el hombre acariciando la virginidad de Playa Blanca.

La forma más original que encontraron para protegerla fue ponerle precio, cual prostituta, pagar para que la disfrute cualquiera menos quien no tenga.  El mar, considero yo, el más público y democrático de los espacios nos permite no sólo entretenimiento y disfrute, sino la contemplación a una perfección que ejercita nuestra espiritualidad.

Planear, innovar e involucrar a la comunidad de Barú en un esquema de desarrollo participativo local,  al menos, nos alegraría el alma, aunque cueste más, pagaríamos con gusto la entrada a un verdadero parque natural y no a los despojos de la gente indolente.

Proteger lo bello debería estar exento de los intereses mezquinos de gobernantes y particulares que cercenan lo público y lo reducen a estadios de exclusión que exacerban la desigualdad y fragmenta aún más una sociedad sin cohesión social y por ende, anárquica.

(Visited 71 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Otro sitio más de Sitios de Blogs El Tiempo

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Recuerdo claramente la noche previa a saltar en paracaídas. Vivía en(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Por Álvaro Rodríguez Hernández, docente de la Escuela de Comunicación, Artes Visuales(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar