Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Si volviera a nacer, elegiría ser Sacerdote nuevamente. Solo tenía 17 años cuando inició su formación, en el Seminario Mayor de los Padres Eudistas en Usaquén, para ser sacerdote eudista.  Hoy con 80 años ha sido elegido por el papa Francisco para ser cardenal de la Iglesia católica y así reafirma su vocación: “Vale la pena entregar toda la vida al servicio de los demás! A la manera de Jesús! Es un don inmenso de Dios, poder hacerlo! ”

Hay una profunda coherencia entre su pensamiento, su sentir y sus actos. Y es la coherencia, lo que define nuestro paso por este mundo. Así que sin duda, estar frente a él, es estar frente a esas personas que son inspiración, que producen admiración.

Los tres grandes pilares de su vida se conectan con el sentimiento universal: el amor. El mismo que para San Juan en su Evangelio, es el verdadero nombre de Dios.

Su familia, el servicio como sacerdote y ayudar a construir el proyecto de Jesús han llenado sus días y sus años, a los que se ha entregado con verdadera pasión.

En el primero, su familia, conoció el amor.  Lo aprendió de la relación diaria con sus padres y hermanos. Lo experimentó en el perdón y en la forma como lo amaron y cuidaron sus padres y lo ha visto extenderse y replicarse continuamente, entre los pobres, los jóvenes, las familia, los sacerdotes, los seminaristas y tantas gentes a las que ha servicio en la vida.  Lo ha brindado con la misma profundidad y devoción entre los nuevos miembros de generación en generación.

El segundo, tiene intrínseco una confianza especial en los jóvenes, a los que considera semillas de transformación y soporte del futuro de la iglesia.  Sus fuerzas se han dirigido a entusiasmarlos, a que conozcan a Jesucristo y con Él, el sentido de la vida. Siendo Arzobispo de Cartagena ayudó a formar y ordenó a más de 70 sacerdotes y aunque afirma que hay mucha fe en la costa norte colombiana, no ha sido una tarea menor. En Zipaquirá, donde también pastoreó el rebaño de Jesús, ordenó a más de 60 sacerdotes

“Si no fuera por monseñor Jiménez quien sabe dónde estaría. Yo me había retirado del seminario y el día que me estaba inscribiendo en la universidad, él me llamó y eso fue suficiente para entender cuál era mi camino”. Afirma Esteban Hernández Correa, seminarista de quinto año de formación en el Seminario de Cartagena. “Monseñor se ha preocupado mucho por todos nosotros, los jueves compartía siempre el pan de la palabra y el de la eucaristía. Nos llama por nuestro nombre, eso es muy especial, ese es su gran carisma”. Aseguró.

El tercer pilar en la vida de monseñor Jiménez, es el amor a la persona de Jesús.  Eso puntalmente lo ha conectado con el papa Francisco, “caminamos en la misma línea” enfatiza Jiménez. Se conocieron mucho antes de que se convirtiera en papa, siendo Bergoglio obispo de Buenos Aires y Jiménez presidente del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano). Tuvieron varias oportunidades de compartir, y en la hermosa coincidencia del amor a Jesucristo estrecharon la admiración mutua y una amistad perceptible en pequeños gestos como el saludo, o la mirada que se dirigieron en su reencuentro en la visita del papa a Cartagena, ciudad que encierra otras curiosas coincidencias, como el hecho de ser la arquidiócesis más antigua del continente,  la ciudad a la que monseñor le profesa un profundo amor y que ahora el papa redirige su mirada para tener en ella a uno de sus cardenales.

“Amo a Cartagena, porque aquí hay tantos hombres y tantas mujeres que aman a Jesús y que quisiéramos que lo que Jesús propone para vivir y para convivir fuera una realidad entre nosotros”, manifestó Jiménez.

El 7 de agosto de 2022 fue invitado especial para celebrar la misa de las fiestas patronales de San Cayetano, corregimiento del municipio de San Juan Nepomuceno, departamento de Bolívar. Allí llegó, con la sencillez que lo caracteriza, sin ningún objeto de valor, en un pequeño vehículo conducido por uno de los jóvenes que han crecido bajo sus enseñanzas, impartidas en la pastoral juvenil de la Arquidiócesis de Cartagena.

Osnaider Morales Bello, hoy con 24 años, es docente de un colegio en el barrio el Pozón, Sector 14 de Febrero, uno de los barrios más marginados de la ciudad de Cartagena.  Allí Osnaider enseña en un Colegio de la Arquidiócesis en medio de las más difíciles realidades, donde dolorosamente ha habido pequeños que se suicidan, que les duele tan profundamente la vida y donde es necesario brindar amor, consuelo y la esperanza que solo se consigue con fe. “Conozco a monseñor desde los 12 años, gracias a él hoy soy quien soy, conozco las necesidades de mi entorno y contribuyo a superarlas, él es una persona admirable, que donde llega, conquista, él es poseedor de un gran carisma”, comenta con gran entusiasmo.

Al llegar a San Cayetano, lo reciben en uno de los afamados negocios de chicharrones del lugar.  Sin sotana, con traje eclesiástico básico, compuesto de pantalón negro, camisa blanca y cuello clerical, se funde entre la muchedumbre, sin rimbombancia ni protocolos.  Ahí quieren que pruebe todo.  Le llenan las manos de yuca, chicharrón, bollo de mazorca, queso, suero y un picante que hacen a base de huevo que se conoce como “machucado”. Luis Guillermo Díaz, persona de confianza de monseñor dice: “él sabe que la mística del cariño de las personas está en los alimentos que le brindan, así que aunque no pueda comerlos, él lo hace en un compartir que va más allá de lo que se ve”.

El templo de San Cayetano está colmado. Todos quieren recibir la bendición de Monseñor. Le presentan a los más pequeños, ponen en sus oraciones sus necesidades y sufrimientos, sienten que pueden depositar sus cargas en él, siguen sus recomendaciones, lo escuchan con atención y le ruegan con fervor.

Su gran obra está en la atención que él da a los otros.  Se entrega, más allá de la palabra. Una parte de su ser se impregna en los demás, su presencia se siente en su mirada al otro, él se esparce en los demás al entrar en contacto con ellos, los toca  de algún modo y allí todos vuelven su mirada a él y se nota cómo se conectan  con su palabra y su oración.

De todo lo que ha hecho en 80 años de vida, no hay discusión que en su trato a los demás está su obra más significativa. Es exactamente haber depositado semillas en cada persona que conoce, las cuales germinan y hace que su mensaje se multiplique y llegue a más lugares de los que permiten sus fuerzas.  En los más de 19 municipios de la Arquidiócesis de Cartagena visitados permanentemente, en su trasegar como obispo de Zipaquirá, o como presidente del CELAM, o en cualquier otro lugar que su ministerio sacerdotal y su ministerio episcopal lo ha llevado, ha conquistado corazones con el mensaje y ejemplo de Jesucristo, quien ha sido toda su guía, inspiración, su verdad, su palabra y el sustento de toda su obra.

Este es monseñor Jorge Enrique Jiménez, quien el pasado 27 de agosto fue nombrado cardenal de la Iglesia católica, convirtiéndose en el décimo colombiano que ha recibido esta distinción en el caminar de más de 500 años de la Iglesia católica en Colombia. Confiamos en que su influencia ahora supere las fronteras de nuestro territorio para que el impacto del evangelio de Jesús sea mucho más global, dando esperanza a todos los hombres y mujeres que se hagan sus discípulos y en quienes el centro de su mirada y de su corazón sean los pobres.

(Visited 128 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Otro sitio más de Sitios de Blogs El Tiempo

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar