Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
La guerra en Colombia no es virtual, ficción, ni tampoco es un juego: la estamos viviendo en carne propia. Bogotá, Cali y Medellín registran índices absurdos y vergonzosos de criminalidad, violencia e inseguridad urbana. Esto sin contar la guerra interna que vivimos desde hace más de medio siglo contra los grupos armados ilegales. De esa guerra no hablaré, pero sí de la que nos desangra día a día. No nos queda mucho tiempo. Estamos muy cerca del game over.
Por Camilo Montoya Yepes
No sólo nos hemos acostumbrado a las guerras, lo preocupante es que las disfrutamos: películas, series de televisión, caricaturas, debates, vídeos, convenciones, dibujos animados, reality shows, páginas web, fotografías, novelas, todas sobre beligerancia y destrucción. ¡Nos encantan! Pregúnteles a los niños qué tipo de videojuegos compran. La respuesta será unánime.
Hemos perdido la capacidad de asombro ante cualquier cosa: nada nos conmueve, nada nos parece extraño o fuera de lo común. Tampoco podemos negar que en Colombia a los guerreros se les dañó el corazón hace rato. ¡A todos! Y esto incluyendo al Ejército. Los más de tres mil casos de crímenes de Estado o ejecuciones extrajudiciales (mal llamados ‘falsos positivos’) son una verdadera escoria y vergüenza de la cual los colombianos jamás nos repondremos ni tampoco perdonaremos (mucho menos sus familias). 
En el caso de Cali, por ejemplo, en el último puente festivo -del 13 al 16 de agosto- se registraron 103 personas heridas (32 de ellas por arma de fuego y arma blanca, según las autoridades). El domingo 22 de agosto, una semana después, se registraron 1.612 casos de riñas en la ciudad en tan sólo 12 horas. Pero ahí no termina todo. En ese mismo fin de semana, el sábado 21, un hombre asesinó a cinco personas en una fiesta del barrio Terrón Colorado. Pero hay más, hace algunos días un hombre le disparó a su esposa y posteriormente se suicidó en el bario Chapinero. Y aunque no lo crean, hay más: hace poco un hombre amenazó con degollarse o lanzarse de una torre ubicada en la Terminal de Transportes de Cali. ¿Hasta qué punto hemos llegado? Como dice el título de una película: ¿dónde está el policía?
Bien sea por la falta de presencia de la Policía o por el incontrolable desbordamiento de  este problema, los hurtos callejeros también son el pan de cada día en Cali. La inseguridad reina. Los caleños caminan en la calle con miedo, con terror.
Un Consejo de Seguridad convocado por la Alcaldía de Santiago de Cali y la Gobernación del Valle realizado hace unas semanas, dio como resultado cuatro decisiones fundamentales con respecto a este tema: la primera tiene que ver con la conformación de un comité técnico interinstitucional que se encargará de evaluar el marco legal del porte de armas en la ciudad, según el Alcalde de Cali. La segunda es un plan de desarme ciudadano: la idea es desarmar a todos los caleños. La tercera tiene que ver con la gestión que se hará con la bancada de congresistas para coordinar con el gobierno nacional acciones que permitan asegurar y blindar los resultados en la ciudad. Y  la cuarta se centra en la decisión de hacer un acompañamiento expreso a los temas que tienen que ver con la articulación de porte de armas,  licor y las sustancias alucinógenas.
Sí, todo parece ser muy bonito. Son buenas iniciativas. Pero ¿cómo desarmar a los caleños? ¿Cómo se van a realizar estos cuatro proyectos? ¿Sí son viables? Por ejemplo: ¿cómo desarmar a un menor de edad que por homicidio recibe como pago entre 300 y  400 mil pesos? ¿Querrá desarmarse? No lo creo. Es una propuesta  inocente e ilusa.
Tenemos que aceptarlo: las Farc no están derrotadas. Ellas son las que, a pesar de los recientes golpes y abatimientos, por estos días están arreciando y arreciando (sobre todo en el Cauca y en otros departamentos marginados y desprotegidos). También hay que dejar en claro que las Farc no son el  mayor  problema  del país. Las bandas criminales, los ‘combos’, las pandillas juveniles y las nuevas bandas paramilitares (conformadas en su mayoría también por menores de edad) son el cáncer creciente que ya hizo metástasis en todos los rincones del país.
Debemos reconocer que los menores de edad se nos ‘salieron de las manos’ desde hace mucho rato. Son utilizados para realizar crímenes porque no son judicializados o encarcelados. Por eso hay que reformar la Ley de Infancia y Adolescencia para aumentar las penas y disminuir la edad de imputabilidad penal. Si son capaces de delinquir como mayores, deberían responder de igual manera. Pero hay un gran inconveniente con la reclusión de menores: por cada uno que ingresa a algunos centros de rehabilitación, unos manejados por el sector privado y otros por algunas ONG, el ICBF les paga cerca de un millón quinientos mil pesos. Es todo un ‘carrusel’. En conclusión: a estas empresas u ONG, que son dueñas de estos centros de reclusión juvenil, les conviene más que los menores ‘se vuelen’ para que cada día ingrese uno nuevo y, poder así, recibir este pago. Como dicen por ahí, “ese es el negocio, socio”.
Hay que quitarles el negocio redondo a estas organizaciones.  Lo ideal es que todo  lo maneje el Estado. De igual manera, es vital crear una especie de Inpec de Infancia y Adolescencia que controle los centros de reclusión juvenil. Es la única manera de controlarlos y  evitar que se escapen y sean utilizados  por  la delincuencia y  las organizaciones criminales.
La pregunta es: si se modifica esta Ley, ¿en dónde se recluirían  los  menores  procesados? Obviamente tendría que haber más centros penitenciarios pues  la mayoría tiene sobrecupo.
Entonces ¿qué va a hacer el gobierno? ¡Lo que quiera que se haga debe hacerse ya! ¡Las propuestas o proyectos de ley que vayan a ser presentados al Congreso deben hacerse ya!
Presidente Juan Manuel Santos, ministro Rodrigo Rivera, administraciones departamentales y municipales, tienen ustedes la palabra.
Camilo Montoya Yepes
Periodista LA LUPA
camilomontoyayepes@hotmail.com
(Visited 113 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Director ejecutivo de Clout, agencia de influence marketing. Más de diez años de experiencia en consultoría de opinión pública y manejo reputacional para empresas en Colombia y Ecuador.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Cualquier amante de la economía o en general de cualquier ciencia(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. ¿Acaso crees que Barranquilla o Cartagena son más seguras? No sea tan ridículamente regionalista, despierte y entérese de las estadísticas de crímenes en las ciudades de la costa.

  2. El principal problema de Cali, es la cultura yo veo como tratan a los niños desde pequeños, a las patadas, como esperan que se comporten de mayores. Las palabra porfavor, gracias y similares son desconocidas en Cali y alrededores.

  3. En el Consejo de Seguridad no se tomaron decisiones, menos fundamentales: “Conformar un comité para evaluar el marco legal del porte de armas en la ciudad”: De comités vivimos, si quieres que algo no funcione … Forma un comité. Además, el marco legal del porte de armas es igual en Cali que en la Guajira, así que para quien será esa platica del comité. Esa platica se perdió. Del resto … Usted solo propone represión, ignorando que estudios serios concluyen que por su idiosincrasia, los jóvenes caleños no se comprometen con empresas criminales grandes (como si ocurre en Antioquia), y dejan la delincuencia ante la primera oferta de trabajo legal. Proponga generación de trabajo y una vida en condiciones dignas para todos los que vivimos en Cali, entornos saludables, educación en lugar de rejas y bala para los menores infractores, deje de pensar sólo en su patrimonio y quiera a Cali.

  4. Aunque estoy de acuerdo con sus diagnósticos, no comparto su posición en la mayoría de sus propuestas. No es disminuyendo la edad de imputabilidad que se arregla el problema porque la delincuencia irá bajándola en el reclutamiento; por ese camino tendremos sicarios de hasta menos de 10 años. Existen responsables legales que se nos está olvidando: Los padres. Todos estos problemas se evitarían si se recuperan valores y principios básicos. En lugar de gastar recursos en universidades del crimen, que es lo que son en realidad las cárceles y centros juveniles de detención, hay que multiplicar esfuerzos reforzar la unidad básica de la sociedad: la familia. Otro aspecto a trabajar es la recuperación del campo para el campesino. Hay que apoyar proyectos del agro que generen empleo permanente y no, como se ha hecho últimamente, los de ganadería, palmicultura o minería, que no generan casi empleo, sus ganancias son para muy pocos, pero cuyos costos de impacto ambiental los pagamos todos. Hay que hacer una reforma tributaria que castigue con altos impuestos los latifundios improductivos y que subvencione los que requieran mano de obra estable. Con la repoblación del campo, el problema del cordón de miseria en las ciudades empezaría a resolverse…

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar