Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Querer evitar un spoiler es querer salvaguardar un secreto hueco. La mayoría de los giros de trama que tanto se protegen son si acaso banales. Pero, por sobre todas las cosas, son predecibles: quién se muere, si es un amor no correspondido, si de la enemistad surge la amistad o el amor, quién es el padre… El miedo a tales revelaciones sólo puede encontrar suelo fértil en el corazón de un tibio. Y quien sólo consigue hablar de una película aludiendo a los giros de la trama es un espectador distraído. “No te la quiero dañar”, consigue articular con orgullo, sin embargo. 

Quizás antes de Netflix, pero especialmente con su ayuda, consumimos mucho y no digerimos nada. Al parecer, lo único que puede satisfacer nuestra hambre son giros inesperados y pesados, ilógicos incluso; cuentos desabridos y llenos de aire que se apilan en la palma de la mano como palomitas de maíz y que nos causan la misma distensión estomacal que aquellas.

“No te lo quiero arruinar”, espeta altivo el devorador de películas, el cuentero sin palabras. Pero no hace falta mucho para adivinar que las palomitas vienen con sal, que el padre es el villano, que el héroe sobrevive, que la heroína también ama.  

Así, la agonía de la revelación ya se cose en la hechura de la película, consomé bajo en nutrientes. Y este problema se amplifica con nuestra incapacidad para contar historias -o nuestra capacidad para contar historias sólo a partir del cordón grueso y doloroso de una trama predecible. La guerra de las galaxias es una película sobre la soledad, la amistad y el parentesco. Y es, como todas las películas, una película sobre la identidad y la esencia. No obstante, el desprolijo se verá obligado a debatir el matiz de los ojos azules del obtuso Luke Skywalker, la dirección del amor de Leia Organa y a reservarse dos giros finales de la trilogía. Hasta ahora, no sabemos resumir historias, ni pensar en las historias, ni contar historias. A duras penas logramos seguir a tientas una trama que se erige ante nosotros como una sombra bajo la que estamos condenados a habitar.  

Además de lo anterior, parece contundente que la agonía que causan los tales spoilers sólo puede provenir de una sociedad que lo único que alcanza a leer son los escasos caracteres que le permiten las entradas de las redes sociales. ¿Libros? Se lee cada vez más poco. ¿Y cómo se sabe eso? Entre otras cosas, el impulso de la lectura es el anhelo del spoiler de los entramados más vitales: conocer que hay después del mar antes de siquiera haber salido de nuestra pequeña ciudad; sentir la trémula vejez aún gozando de la fugitiva juventud; llorar el amor antes de que acabe; amar mucho antes de conocer siquiera el nombre de la amada. Es posible que para leer sea imperativo tanto aceptar la infinitud de la existencia y la confusión universal como sentirse abatido e impulsado por la pregunta que supera nuestra experiencia. Leer es anhelar la revelación; leer es pedir el berraco spoiler. 

Así las cosas, camaradas, esta vez la revelación expone al verdadero enemigo.

(Visited 182 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Graduada de Literatura de la Universidad de los Andes, traductora freelancer, migrante, escritora y florista.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No hubo que esperar mucho. Solo unos cuantos meses después de(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar